Escuchá acá la 90.9
X

Autoahorristas rechazan las últimas medidas de la Nación

Señalaron que la aplicación del pago diferido de la suba de las cuotas no ataca el  problema principal: el valor de los vehículos se dispara. 

 

La batería de medidas que impulsó la semana pasada el gobierno nacional para intentar paliar la crisis económica que atraviesa el país, siguen siendo recibidas con desconfianza. Esta vez fue el turno de los titulares de planes de ahorro de automóviles. Hasta el 31 de diciembre, los autoahorristas podrán pedir pagar los incrementos de las cuotas de manera diferida y hacerlo recién el año que viene. Damnificados a nivel local marcaron a El Diario de la República que la iniciativa no solucionará los problemas que atraviesan para costear sus vehículos. 

El decreto fue emitido por la Inspección General de Justicia (IGJ) el viernes pasado y se hizo efectiva tras la publicación del Boletín Oficial de este martes. Estipula que podrán pagar parte de la cuota, y evitar costear un porcentaje no inferior al 20% por ciento del total, para “congelar” los sucesivos incrementos provocados por la disparada del dólar (Ver Claves)

Establece un par de condiciones. Primero, este pago diferido podrá hacerse por un mínimo de cinco meses. A su vez, una vez terminado el periodo de gracia, automáticamente en la siguiente cuota, se tiene que comenzar a pagar esa diferencia, por un lapso mínimo de un año. Además quedan afuera aquellos que deban más de tres meses de cuotas. 

“Hay que pagarlo a partir de enero y te dan un año para hacerlo. Es una medida más del gobierno que nos sigue perjudicando, porque el valor móvil de la unidad sigue aumentando. Esto nos castiga, con la disparada del dólar, la cuota subió un 35% y una unidad que estaba 700 mil, 800 mil pesos sobrepasa el millón de pesos”, describió Damián Cabáñez, uno de los autoahorristas que se autoconvocaron este año para reclamar por los excesivos incrementos. 

“Todos los aumentos que tengamos de acá a diciembre, nosotros lo vamos a tener que pagar a partir de enero y así también los aumentos que surjan el año que viene. Vamos a pagar cuotas de 25 mil pesos”, remarcó. “Estamos en total disconformidad. La gente necesita una ayuda inmediata para solucionar el valor de la unidad, que sean cuotas pagables, accesibles y que en el lapso del tiempo podamos seguir pagándolo. Esto es un salvavidas de plomo lamentablemente”, resumió. 

Cabáñez recordó que son más de 4 mil damnificados en toda la provincia y que calculan que ya un 80 por ciento comenzó a deber una o dos cuotas. Algunos ya pagan 17 mil pesos por mes. “Es una medida que a mi parecer es para salir al paso, por cuestiones de política y que no tiene nada que ver con solucionar el problema. Van a esperar las nuevas elecciones, pero no va a solucionar nada”, agregó Lucas Gil. Él pagó la última cuota a 13.800 pesos. 

“No se sigue ajustando a lo que nosotros solicitamos. El congelamiento no es para todo el mundo. No se fijan los valores de los vehículos. Lo que no se paga ahora se va a sumar el año que viene con las cuotas, que van a seguir subiendo. Además no es el valor total y todo lo que es gasto administrativo, se sigue pagando”, resumió Luciana -que prefirió no dar su nombre-. Apuntó que la medida no alcanzará, por ejemplo, a quienes tienen prendas en los vehículos que están en ejecución, con los vehículos ya secuestrados para remate. 

Los autoahorristas solicitaron, a través de un amparo enviado a la justicia provincial elaborado por Defensa del Consumidor, que se redefina el plan de ahorro para pagar cuotas accesibles y que se congele el valor final de los vehículos. La jueza en lo laboral María Eugenia Bona, que se abocó al caso, aún no define qué sucederá con el pedido. “La solución es que retrotraigan las cuotas. A mí se me está haciendo imposible seguir pagando”, apuntó Carlos Arce, que paga 15 mil pesos por mes por su Chevrolet Onix. 

“No pedimos que nos regalen nada, sino que nos ayuden a resolver el problema de fondo. En realidad jugaron con los sueños de nosotros, de progresar económicamente y tener algo nuevo para la clase media baja”, resumió Miguel Zárate. Hoy paga cuotas de 15 mil pesos, cuando en abril del año pasado, pagaba 3.500 pesos. Su auto, un Chevrolet Prisma, estaba valuado en 240 mil pesos cuando lo licitó. Hoy cuesta 683 mil pesos. 

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Autoahorristas rechazan las últimas medidas de la Nación

Los autoahorristas dijeron que el valor final de los vehículos sigue en alza. Foto: El Diario.

Señalaron que la aplicación del pago diferido de la suba de las cuotas no ataca el  problema principal: el valor de los vehículos se dispara. 

 

La batería de medidas que impulsó la semana pasada el gobierno nacional para intentar paliar la crisis económica que atraviesa el país, siguen siendo recibidas con desconfianza. Esta vez fue el turno de los titulares de planes de ahorro de automóviles. Hasta el 31 de diciembre, los autoahorristas podrán pedir pagar los incrementos de las cuotas de manera diferida y hacerlo recién el año que viene. Damnificados a nivel local marcaron a El Diario de la República que la iniciativa no solucionará los problemas que atraviesan para costear sus vehículos. 

El decreto fue emitido por la Inspección General de Justicia (IGJ) el viernes pasado y se hizo efectiva tras la publicación del Boletín Oficial de este martes. Estipula que podrán pagar parte de la cuota, y evitar costear un porcentaje no inferior al 20% por ciento del total, para “congelar” los sucesivos incrementos provocados por la disparada del dólar (Ver Claves)

Establece un par de condiciones. Primero, este pago diferido podrá hacerse por un mínimo de cinco meses. A su vez, una vez terminado el periodo de gracia, automáticamente en la siguiente cuota, se tiene que comenzar a pagar esa diferencia, por un lapso mínimo de un año. Además quedan afuera aquellos que deban más de tres meses de cuotas. 

“Hay que pagarlo a partir de enero y te dan un año para hacerlo. Es una medida más del gobierno que nos sigue perjudicando, porque el valor móvil de la unidad sigue aumentando. Esto nos castiga, con la disparada del dólar, la cuota subió un 35% y una unidad que estaba 700 mil, 800 mil pesos sobrepasa el millón de pesos”, describió Damián Cabáñez, uno de los autoahorristas que se autoconvocaron este año para reclamar por los excesivos incrementos. 

“Todos los aumentos que tengamos de acá a diciembre, nosotros lo vamos a tener que pagar a partir de enero y así también los aumentos que surjan el año que viene. Vamos a pagar cuotas de 25 mil pesos”, remarcó. “Estamos en total disconformidad. La gente necesita una ayuda inmediata para solucionar el valor de la unidad, que sean cuotas pagables, accesibles y que en el lapso del tiempo podamos seguir pagándolo. Esto es un salvavidas de plomo lamentablemente”, resumió. 

Cabáñez recordó que son más de 4 mil damnificados en toda la provincia y que calculan que ya un 80 por ciento comenzó a deber una o dos cuotas. Algunos ya pagan 17 mil pesos por mes. “Es una medida que a mi parecer es para salir al paso, por cuestiones de política y que no tiene nada que ver con solucionar el problema. Van a esperar las nuevas elecciones, pero no va a solucionar nada”, agregó Lucas Gil. Él pagó la última cuota a 13.800 pesos. 

“No se sigue ajustando a lo que nosotros solicitamos. El congelamiento no es para todo el mundo. No se fijan los valores de los vehículos. Lo que no se paga ahora se va a sumar el año que viene con las cuotas, que van a seguir subiendo. Además no es el valor total y todo lo que es gasto administrativo, se sigue pagando”, resumió Luciana -que prefirió no dar su nombre-. Apuntó que la medida no alcanzará, por ejemplo, a quienes tienen prendas en los vehículos que están en ejecución, con los vehículos ya secuestrados para remate. 

Los autoahorristas solicitaron, a través de un amparo enviado a la justicia provincial elaborado por Defensa del Consumidor, que se redefina el plan de ahorro para pagar cuotas accesibles y que se congele el valor final de los vehículos. La jueza en lo laboral María Eugenia Bona, que se abocó al caso, aún no define qué sucederá con el pedido. “La solución es que retrotraigan las cuotas. A mí se me está haciendo imposible seguir pagando”, apuntó Carlos Arce, que paga 15 mil pesos por mes por su Chevrolet Onix. 

“No pedimos que nos regalen nada, sino que nos ayuden a resolver el problema de fondo. En realidad jugaron con los sueños de nosotros, de progresar económicamente y tener algo nuevo para la clase media baja”, resumió Miguel Zárate. Hoy paga cuotas de 15 mil pesos, cuando en abril del año pasado, pagaba 3.500 pesos. Su auto, un Chevrolet Prisma, estaba valuado en 240 mil pesos cuando lo licitó. Hoy cuesta 683 mil pesos. 

 

 

Logín