Escuchá acá la 90.9
X

La muerte de un perro terminó con un demorado y el secuestro de ocho armas

Un hombre denunció a su vecino por haber matado a su mascota, pero la Policía finalmente requisó las casas de ambos y halló varias armas largas. La justicia Penal iniciaría una causa paralela.

Un par de chivos muertos, un anciano enfurecido, un perro asesinado a balazos, un joven demorado y el secuestro de 7 armas largas y un revólver. Esos son los ingredientes de una disputa entre vecinos del paraje “El algarrobal”, cerca de San Francisco, que este jueves derivó en dos allanamientos y que podría dar pie a una causa penal, además de la que ya labra el juzgado Correccional y Contravencional de San Luis.

El comisario general Gustavo Ríos, jefe de la Unidad Regional V de la Policía, comentó que el caso comenzó el miércoles, cuando Esteban Barrera, de 80 años, se acercó a la Comisaría Distrito 14 de San Francisco para denunciar que un vecino suyo había asesinado a tiros a su perro.

El hombre dio detalles de dónde había sido ultimado el animal y la Policía le encomendó a un veterinario particular que revisara los restos. Constatado al menos un impacto de bala en el cuerpo de la mascota, los investigadores secuestraron el cuerpo y abrieron una causa por “maltratos y actos de crueldad a los animal”, que recayó en el juzgado Correccional que lidera Marcelo Bustamante Marone.

En el término de 24 horas los policías tomaron varios testimonios, entre ellos el del presunto tirador, Jesús Castillo, de 23 años, que acusó al perro de su vecino por haberle matado un par de chivos de su propiedad y aseguró que Barrera tenía varias armas en su vivienda.

Atento a ello, Bustamante Marone ordenó allanamientos en la casa del denunciado y el denunciante, que se concretaron este jueves pasadas las 14.

Quizás fue casualidad, o tal vez sabían los que se les venía, pero ninguno de los fueron hallados al momento de la requisa.

En la casa de Castillo fueron atendidos por su padre, que les permitió ingresar e indicó dónde estaban la pistola calibre 22 largo marca Bersa Thunder; un rifle calibre 22 Magnum con mira telescópica; un rifle calibre 22 tipo carabina, automática; una escopeta doble caño calibre 16 con culata de madera marrón doble gatillo; y una escopeta calibre 12 marca Centauro.

En la vivienda de Barrera los investigadores fueron atendidos por el hijo y secuestraron dos rifles: uno calibre 22 largo con la inscripción Burextra modelo 084 y otro del mismo calibre marca Mecheli; también una escopeta.

En los procedimientos fue demorado un joven de 22 años de apellido Coria, vecino del paraje “La botija”, aunque Ríos no aclaró de qué manera estaría involucrado en la causa.

Bustamante Marone ordenó el secuestro del armamento y una autopsia al perro muerto con la finalidad de dar con algún proyectil que pueda ser cotejado con los rifles hallados.

Más allá de lo que suceda con la causa por maltrato animal, Ríos adelantó que seguramente inicien una causa paralela por tenencia ilegal de armas de fuego de uso civil condicional, en el caso de que los involucrados no acrediten los permisos pertinentes como usuarios legítimos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La muerte de un perro terminó con un demorado y el secuestro de ocho armas

Un hombre denunció a su vecino por haber matado a su mascota, pero la Policía finalmente requisó las casas de ambos y halló varias armas largas. La justicia Penal iniciaría una causa paralela.

Un par de chivos muertos, un anciano enfurecido, un perro asesinado a balazos, un joven demorado y el secuestro de 7 armas largas y un revólver. Esos son los ingredientes de una disputa entre vecinos del paraje “El algarrobal”, cerca de San Francisco, que este jueves derivó en dos allanamientos y que podría dar pie a una causa penal, además de la que ya labra el juzgado Correccional y Contravencional de San Luis.

El comisario general Gustavo Ríos, jefe de la Unidad Regional V de la Policía, comentó que el caso comenzó el miércoles, cuando Esteban Barrera, de 80 años, se acercó a la Comisaría Distrito 14 de San Francisco para denunciar que un vecino suyo había asesinado a tiros a su perro.

El hombre dio detalles de dónde había sido ultimado el animal y la Policía le encomendó a un veterinario particular que revisara los restos. Constatado al menos un impacto de bala en el cuerpo de la mascota, los investigadores secuestraron el cuerpo y abrieron una causa por “maltratos y actos de crueldad a los animal”, que recayó en el juzgado Correccional que lidera Marcelo Bustamante Marone.

En el término de 24 horas los policías tomaron varios testimonios, entre ellos el del presunto tirador, Jesús Castillo, de 23 años, que acusó al perro de su vecino por haberle matado un par de chivos de su propiedad y aseguró que Barrera tenía varias armas en su vivienda.

Atento a ello, Bustamante Marone ordenó allanamientos en la casa del denunciado y el denunciante, que se concretaron este jueves pasadas las 14.

Quizás fue casualidad, o tal vez sabían los que se les venía, pero ninguno de los fueron hallados al momento de la requisa.

En la casa de Castillo fueron atendidos por su padre, que les permitió ingresar e indicó dónde estaban la pistola calibre 22 largo marca Bersa Thunder; un rifle calibre 22 Magnum con mira telescópica; un rifle calibre 22 tipo carabina, automática; una escopeta doble caño calibre 16 con culata de madera marrón doble gatillo; y una escopeta calibre 12 marca Centauro.

En la vivienda de Barrera los investigadores fueron atendidos por el hijo y secuestraron dos rifles: uno calibre 22 largo con la inscripción Burextra modelo 084 y otro del mismo calibre marca Mecheli; también una escopeta.

En los procedimientos fue demorado un joven de 22 años de apellido Coria, vecino del paraje “La botija”, aunque Ríos no aclaró de qué manera estaría involucrado en la causa.

Bustamante Marone ordenó el secuestro del armamento y una autopsia al perro muerto con la finalidad de dar con algún proyectil que pueda ser cotejado con los rifles hallados.

Más allá de lo que suceda con la causa por maltrato animal, Ríos adelantó que seguramente inicien una causa paralela por tenencia ilegal de armas de fuego de uso civil condicional, en el caso de que los involucrados no acrediten los permisos pertinentes como usuarios legítimos.

Logín