Escuchá acá la 90.9
X

Fabricio Salas hizo historia en el básquetbol de Bolivia

El entrenador se mostró feliz por el título ganado con Pichincha. También habló sobre su futuro. 

El entrenador villamercedino Fabricio Salas está de fiesta en Bolivia. Y no es para menos, porque su equipo, Pichincha de Potosí, acaba de conquistar su primer campeonato en la Libobásquet, la máxima categoría en el básquet de ese país. Culminó la temporada invicto, con 21 victorias gracias a un altísimo nivel. En la serie final, que cerró el martes, los dirigidos por el ex Alberdi barrieron 3-0 en el "derby" potosino a Nacional.

"Me siento feliz por lo que se logró. Hace 3 años que venía con propuestas de Bolivia y nunca lo había podido concretar, era algo pendiente. Y cuando este año me llamo Pichincha, un club grande con un buen proyecto, arreglé rápido. Hoy puedo decir que la experiencia fue muy buena, más allá del resultado deportivo, el conocer otras culturas, lugares hermosos, gente humilde y de gran corazón fue increíble", contó.

Tras sellar una campaña impecable, alcanzando además la clasificación a la próxima edición de la Liga Sudamericana de Básquetbol, el sanluiseño diálogo con El Diario de la República y realizó un balance de lo que fue su legado en el conjunto Rojo. También adelantó su decisión de dejar el club  (cuando termine la primera fase de la Sudamericana) y regresar al país para sumarse a Ciciclista Juninense, que participa en la Liga Argentina.

—¿Qué fue lo primero que se te cruzó por la mente al ganar el título?

—No recuerdo (risas), solo quería festejar con mi novia, mi asistente y mis jugadores. Al otro día, más tranquilo uno se pone a pensar en todos los seres queridos, especialmente en la familia que siempre están apoyando y quizá son los que pagan el precio más caro por no poder compartir buenos momentos. Yo soy feliz con mi vida, hago lo que amo, pero uno se pierde muchas cosas por estar lejos, tengo la suerte que lo saben y lo aceptan.

—¿Cuáles fueron las claves del éxito?

—El trabajo, la ambición, el compañerismo, el respeto y mantener una filosofía de juego. Estas fueron las claves del equipo para lograr el objetivo final. Además fuimos muy competitivos, nunca nos conformamos y siempre con mentalidad ganadora, sin dudas eso nos llevó a terminar invictos.

—Primera consagración de Pichincha, ¿la dirigencia pidió que te quedaras?

—A lo largo de la liga fuimos conversando, me propusieron continuar la próxima temporada pero no creo que sea el momento ahora de definiciones, ya que tenemos la Liga Sudamericana en poco tiempo y luego me incorporo a Ciclista. Vamos paso a paso, aún falta mucho para la Libobásquet 2020.

—¿Cómo surgió la chance de  volver a dirigir en Argentina?

—Cuando Ciclista confirmó su participación en la Liga Argentina me llamó el presidente. Ahí yo hable con la dirigencia de Pichincha que se ha portado excelente conmigo, y me dieron todo su apoyo para poder cerrar el vínculo.

—¿Qué expectativas tiene el club?

—Son buenas. La dirigencia confía en mí para el proyecto y no puso trabas para que finalice mi contrato con Pichincha. Vamos a trabajar en base al presupuesto para conformar un plantel competitivo. Somos conscientes de la situación económica del país y hay que tener los recaudos necesarios, el club juega 36 años ininterrumpidos en el básquetbol profesional.

Salas tomará las riendas del equipo Verdirrojo el 6 octubre. Hasta que llegue ese momento, continuará en Pichincha enfocado en la Liga Sudamericana (del 1 al 3 de octubre arranca la fase inicial) y un viaje que la próxima semana lo podría traer a San Luis. “Estamos ultimando detalles para confirmar una gira por Villa Mercedes, si todo va bien el martes estaríamos arribando al Parque La Pedrera”, manifestó Fabricio, que se convirtió en el primer entrenador extranjero en ganar la liga de Bolivia.

21 triunfos

El equipo de Potosí finalizó la campaña invicto, alcanzando un récord en la Liga Boliviana de Básquetbol. Estiró su racha positiva a 69 triunfos (con 56 derrotas) y pasó a dominar el historial de los clásico sobre Nacional con 8 victorias y 7 derrotas.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Fabricio Salas hizo historia en el básquetbol de Bolivia

El entrenador se mostró feliz por el título ganado con Pichincha. También habló sobre su futuro. 

El entrenador villamercedino Fabricio Salas está de fiesta en Bolivia. Y no es para menos, porque su equipo, Pichincha de Potosí, acaba de conquistar su primer campeonato en la Libobásquet, la máxima categoría en el básquet de ese país. Culminó la temporada invicto, con 21 victorias gracias a un altísimo nivel. En la serie final, que cerró el martes, los dirigidos por el ex Alberdi barrieron 3-0 en el "derby" potosino a Nacional.

"Me siento feliz por lo que se logró. Hace 3 años que venía con propuestas de Bolivia y nunca lo había podido concretar, era algo pendiente. Y cuando este año me llamo Pichincha, un club grande con un buen proyecto, arreglé rápido. Hoy puedo decir que la experiencia fue muy buena, más allá del resultado deportivo, el conocer otras culturas, lugares hermosos, gente humilde y de gran corazón fue increíble", contó.

Tras sellar una campaña impecable, alcanzando además la clasificación a la próxima edición de la Liga Sudamericana de Básquetbol, el sanluiseño diálogo con El Diario de la República y realizó un balance de lo que fue su legado en el conjunto Rojo. También adelantó su decisión de dejar el club  (cuando termine la primera fase de la Sudamericana) y regresar al país para sumarse a Ciciclista Juninense, que participa en la Liga Argentina.

—¿Qué fue lo primero que se te cruzó por la mente al ganar el título?

—No recuerdo (risas), solo quería festejar con mi novia, mi asistente y mis jugadores. Al otro día, más tranquilo uno se pone a pensar en todos los seres queridos, especialmente en la familia que siempre están apoyando y quizá son los que pagan el precio más caro por no poder compartir buenos momentos. Yo soy feliz con mi vida, hago lo que amo, pero uno se pierde muchas cosas por estar lejos, tengo la suerte que lo saben y lo aceptan.

—¿Cuáles fueron las claves del éxito?

—El trabajo, la ambición, el compañerismo, el respeto y mantener una filosofía de juego. Estas fueron las claves del equipo para lograr el objetivo final. Además fuimos muy competitivos, nunca nos conformamos y siempre con mentalidad ganadora, sin dudas eso nos llevó a terminar invictos.

—Primera consagración de Pichincha, ¿la dirigencia pidió que te quedaras?

—A lo largo de la liga fuimos conversando, me propusieron continuar la próxima temporada pero no creo que sea el momento ahora de definiciones, ya que tenemos la Liga Sudamericana en poco tiempo y luego me incorporo a Ciclista. Vamos paso a paso, aún falta mucho para la Libobásquet 2020.

—¿Cómo surgió la chance de  volver a dirigir en Argentina?

—Cuando Ciclista confirmó su participación en la Liga Argentina me llamó el presidente. Ahí yo hable con la dirigencia de Pichincha que se ha portado excelente conmigo, y me dieron todo su apoyo para poder cerrar el vínculo.

—¿Qué expectativas tiene el club?

—Son buenas. La dirigencia confía en mí para el proyecto y no puso trabas para que finalice mi contrato con Pichincha. Vamos a trabajar en base al presupuesto para conformar un plantel competitivo. Somos conscientes de la situación económica del país y hay que tener los recaudos necesarios, el club juega 36 años ininterrumpidos en el básquetbol profesional.

Salas tomará las riendas del equipo Verdirrojo el 6 octubre. Hasta que llegue ese momento, continuará en Pichincha enfocado en la Liga Sudamericana (del 1 al 3 de octubre arranca la fase inicial) y un viaje que la próxima semana lo podría traer a San Luis. “Estamos ultimando detalles para confirmar una gira por Villa Mercedes, si todo va bien el martes estaríamos arribando al Parque La Pedrera”, manifestó Fabricio, que se convirtió en el primer entrenador extranjero en ganar la liga de Bolivia.

21 triunfos

El equipo de Potosí finalizó la campaña invicto, alcanzando un récord en la Liga Boliviana de Básquetbol. Estiró su racha positiva a 69 triunfos (con 56 derrotas) y pasó a dominar el historial de los clásico sobre Nacional con 8 victorias y 7 derrotas.

 

Logín