13°SAN LUIS - Sabado 19 de Septiembre de 2020

13°SAN LUIS - Sabado 19 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Boleta única papel: advierten que puede generar confusión

Juan Brügge, constitucionalista y diputado nacional, contó la experiencia de Córdoba.

Por Leonardo Kram
| 26 de septiembre de 2019
Dudas. Los apoderados consultaron a Brügge cómo funcionó el sistema en Córdoba y este admitió que hubo una "evolución" para que sea electrónica. Foto: Marianela Sánchez.

El ámbito era una de la salas de conferencia del Palacio de Justicia. Sin embargo el clima que se sentía era el de una clase de secundario. Del lado del atril, Juan Fernando Brügge, diputado nacional por Córdoba, abogado constitucionalista. En los pupitres, los apoderados de los partidos que participarán de las próximas elecciones municipales del 10 de noviembre, para elegir intendente y ocho concejales.

 

Brügge fue invitado por Alejandro Ferrari y Martha Raquel Corvalán, miembros del Tribunal Electoral Municipal, como parte de una capacitación para las elecciones que se valdrán del sistema de boleta única papel, que por primera vez se utilizará en la ciudad y en la provincia. De manera educada y concisa, el diputado puntualizó por poco más de una hora los problemas que atravesó el electorado cordobés, que se valió del voto papel en las elecciones de 2011, 2015 y 2019.

 

Aclaró que no podía decir que sistema es mejor o peor, pero admitió una "lógica evolución” de la provincia vecina, que decidió implementar el voto electrónico para las próximas elecciones. Hay problemas básicos que presenta la papel que, con sorpresa, los apoderados parecieron recién escuchar. “No puedo decir qué sistema le sirve a qué pueblo. Vine a contar una experiencia no a opinar sobre la ordenanza de acá”, remarcó. 

 

Uno de ellos es la cantidad de votos blancos en algunas categorías y en otras no. Como ejemplo directo citó que Juan Schiaretti había obtenido para la gobernación 57 por ciento, pero sus legisladores un 49 por ciento. Los votos en blanco se contabilizaron en 350 mil. De alguna manera el electorado entendía que votando a la categoría de gobernador, ya votaba el resto.

 

“Se puede distorsionar la representación”, admitió el diputado, quien marcó que sospecha que muchos de esos votos en blanco correspondían a los legisladores del actual gobernador. “¿Cómo corregir esto cuando nueve de cada diez votantes no está afiliado y ocho de cada diez tiene una mala imagen de los legisladores?”, preguntó con sinceridad Javier Suárez, apoderado de la UCR y candidato a concejal en primer término por el Frente San Luis Unido.

 

También existen detalles que van del lado más humano. El simple error de querer corregir el voto, como cuando uno llena mal un formulario, puede anular el sufragio. Tampoco habrá cuarto oscuro, sino más bien una “cabina” de votación, lo que puede favorecer al nerviosismo del votante.

 

Allí marcó que el presidente de mesa tampoco puede pedir que el elector complete todas las categorías, ya que se puede interpretar como voto inducido. Brügge subrayó la educación en el electorado: generar mesas de prueba (con candidatos falsos), cartelería y difundir cómo se debe votar, que en el caso de errores se debe pedir otra boleta y recordar las categorías en pugna.

 

Hay tiempo hasta el 11 de octubre para el armado de boletas y aún no se define cómo serán. 

 

El escrutinio era otro punto de preocupación para algunos apoderados. Ángela Gutiérrez de Gatto, del PJ, cuestionó cómo se iban a contabilizar los votos. Desplegando una boleta de las utilizadas en Córdoba, el abogado marcó que el presidente de mesa sería el encargado de hacer público a los fiscales los votos, enunciándolos en voz alta. “No hay manera de verlo”, se acercó Gutiérrez de Gatto, acomodándose los lentes.

 

En cuanto al conteo de votos, el constitucionalista dijo que la práctica indica apilar los votos entre los tipos de categorías que se votaron en la elección, es decir quienes votaron a intendente, a concejales y ambas categorías en el caso de San Luis. Ahí Roberto González Espíndola, candidato a intendente, concejal y apoderado del Frente Independiente por San Luis, corrigió al disertante. Fue veedor de las elecciones en Córdoba, en el Colegio Monserrat y allí indicó que los votos se contabilizaron uno por uno.

 

Otra gran incógnita pasa por cómo se dispondrá a los candidatos en la boleta. Tanto González Espíndola como Sergio Tamayo,  tienen listas de concejales “alternativas” a los frentes que conformaron para las elecciones. El primero tiene cuatro listas, de su frente y tres partidos aliados; mientras que Tamayo, del Frente Justicialista de Todos, tiene tres, de su alianza y dos partidos que la conforman.

 

Como veedor de una elección en Neuquén, el constitucionalista recordó que se barajaron dos opciones. La primera repetir la cara del candidato a intendente en todas las listas, la segunda, hacer una foto más grande que el resto e incluir todas las listas. Prevaleció la primera. “Pero ojo, a la vista, el elector va a ver más a un candidato que a otros”, apuntó.

 

En ese mar de dudas, los apoderados estaban entre preocupados y desconcertados. La mecha para capacitar al electorado es corta: poco más de mes y medio. Ferrari calmó las aguas y marcó que el Tribunal llamará a reuniones para definir esos detalles. Atendiendo una consulta de Gutiérrez de Gatto, Luis “Lucho” Martínez, apoderado del PJ y diputado provincial, abrió su carpeta llena de papeles y releyó el decreto reglamentario de las elecciones. “11 de octubre”, contestó, sobre la fecha en que las boletas ya deben estar listas. Da la sensación que las elecciones municipales ya corren con desventaja.

 

Comentá vos tambien...