14°SAN LUIS - Domingo 09 de Agosto de 2020

14°SAN LUIS - Domingo 09 de Agosto de 2020

EN VIVO

Denuncian a una clínica por problemas edilicios

Se trata del Sanatorio Ramos Mejía. Afirman que, por la humedad que emana, una casa contigua sufre daños.

Por redacción
| 15 de enero de 2020
Solución. Apelan a las instituciones públicas para obtener respuestas. Foto: Nicolás Varvara.

Una familia de San Luis denunció al Sanatorio Ramos Mejía por una serie de inconvenientes edilicios que afectaron seriamente a una vivienda contigua a la clínica. Los problemas de humedad de la planta alta del centro médico causaron daños en paredes, estructuras e instalaciones eléctricas, por lo cual las herederas de la casa, María Martha y María Fabiana Garro, advirtieron la situación mediante presentaciones en el Juzgado Contravencional a cargo de María Itatí Zudaire Carricaburu, la Municipalidad y el Ministerio de Salud. 

 


"Hace muchos años atrás la propiedad era un hotel que con el tiempo heredó mi mamá, Martha Beatriz Ciporkin. Por cuestiones económicas se vio obligada a vender la parte de arriba al sanatorio; allí se hicieron algunas habitaciones de la clínica. Desde la década de 1980 mi madre hizo denuncias por problemas de humedad que se generaban en la planta alta y que causaban daños a nuestro hogar", señaló María Martha Garro. 
En 2011 Ciporkin se enfermó y sus hijas continuaron distintas presentaciones. Garro sostiene que el directorio del centro de salud debe hacer frente a las dificultades edilicias, ya que por más arreglos que concreten desde el domicilio, como se trata de una cuestión estructural, la humedad seguirá presente. 

 


  En 2016, tras el fallecimiento de Ciporkin, las herederas trataron de vender la casa, pero las transacciones jamás se concretaron como consecuencia del deterioro. 
"Llamé a un electricista porque no tenía luz en algunos ambientes. El técnico suspendió su agenda para solucionar los inconvenientes de manera urgente. Resultó que una de las paredes poseía alta temperatura, que era ocasionada por un gran cortocircuito", sostuvo el nieto de Ciporkin, Berni Figueroa Garro, que actualmente vive en la casa.

 


La familia aseguró que debe lidiar con focos infecciosos y fumigar contra las ratas que vienen desde el nosocomio. También luchan contra aspectos técnicos como las mensuras; de acuerdo a lo que señalaron, varios años atrás hubo una permuta de metros cuadrados de las propiedades que no quedó exactamente diagramada en los planos. 

 


Según interpretan, lo que quieren los directivos de la clínica es provocar el hartazgo en la familia para comprar a un precio ínfimo la propiedad. "Está valuada en 190 mil dólares y la querían permutar por dos monoambientes", afirmó Garro. 
Desde la Dirección de Obras Privadas de la Municipalidad confirmaron el seguimiento del caso. "Se hicieron presentaciones y a nivel judicial nos pidieron el cruce de información. Le requerimos a la clínica que presentara una serie de documentaciones; al día de hoy materializaron la mitad", aseguraron en la oficina.

 

 

Sin declaraciones

 

El Diario de la República se acercó hasta la clínica para obtener su postura respecto al caso. El equipo directivo informó a través de sus secretarias que no brindarán ningún tipo de declaración.

 

Comentá vos tambien...