Escuchá acá la 96.3
X

Denuncian a un pastor por abusar de una hija de crianza de 14 años

Una pediatra del Poder Judicial detectó signos de acceso carnal de vieja data. Todo inició a los 11 años, dijo la chica.

R. S., un pastor evangélico, es investigado como sospechoso de haber abusado de una hija de crianza que actualmente tiene 14 años, según confirmó ayer una fuente de la Comisaría 7ª de San Luis capital, donde tomaron la denuncia. Por lo que refirió la adolescente, los ataques sexuales comenzaron cuando ella tenía 11 años y habrían sido reiterados en el tiempo, informó la fuente. Una pediatra del Cuerpo Profesional Forense del Poder Judicial determinó, a través de una revisación, que la joven tiene signos de acceso carnal de vieja data.

Si bien la chica no tiene el mismo apellido que el acusado, El Diario no lo identificará de forma completa, para preservar tanto a la menor como a su hermana. R.S. y su esposa se hicieron cargo de ellas hace unos años, por problemas que tenía la familia de las niñas, explicó la fuente policial, quien agregó que ellas no tienen parientes en San Luis.

La presentación que motorizó la investigación fue hecha, en rigor,  por una mujer que es parte de una fundación que desarrolla actividades socio-educativas en distintos ámbitos, a veces de forma conjunta con otras organizaciones.

Justamente, a pedido de otra fundación, participaron en diciembre pasado de la organización un campamento que se hizo en el Salón de Usos Múltiples (SUM) de El Trapiche.

La mujer que después asumiría el rol de denunciante en esta causa estuvo al frente de una charla que les dieron a los chicos que estuvieron en la actividad recreativa. Y fue justamente después de la charla cuando, en un diálogo que tuvieron ellas solas, la adolescente le contó, con mucha angustia y entre lágrimas, que su papá —tal como lo llama y considera— había abusado de ella.

La mujer le hizo algunas preguntas, para saber si estaba comprendiendo de modo exacto lo que ella le refería, y la muchacha le confirmó que así era y le describió qué la obligaba a hacer y qué le hacía su padre. Inclusive le dijo que en una de las ocasiones en las que se comportó de esa forma fue cuando su mamá estaba de viaje en un país vecino.

La interlocutora de la adolescente y su esposo hablaron con una pareja conocida, que son parte de la fundación que les pidió colaboración para organizar el campamento. Ese matrimonio es el que se hizo cargo del cuidado tanto de la adolescente de 14 años como de su hermana, de 17. Y es que la joven, después de la dura revelación, manifestó expresamente que ella no quería volver a la casa donde reside el sospechoso.

Tras la denuncia —que fue hecha en la seccional el 23 de diciembre y ratificada en la Justicia cuatro días después— tomó conocimiento e intervención en el tema el Juzgado de Violencia, a cargo de Alejandra Ponce Navelino.

Desde el juzgado le otorgaron la guardia provisoria al matrimonio y dispusieron algunas medidas, entre ellas, que le tomen declaración a la chica de 14 años en la Cámara Gesell y que fuera examinada por un pediatra del Cuerpo Profesional Forense. También que, acompañadas por efectivos de la Comisaría 7ª, la chica y su hermana fueran al domicilio del denunciado para retirar sus ropas, documentos y pertenencias personales. Luego, además, se ordenó hacer compulsa —copia— de las actuaciones para que se remitiera al Juzgado Penal 3 e investiguen la posible comisión de un delito.

Ayer, El Diario se comunicó telefónicamente con la pareja de la denunciante y con la mujer que está al cuidado de las hermanas y, en ambos casos, explicaron que han decidido no hacer declaraciones, al menos por el momento. A la chica de 14 años “tienen que hacerle la Cámara Gesell y queremos que esté bien, priorizamos eso”, refirió el marido de la denunciante.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS

Denuncian a un pastor por abusar de una hija de crianza de 14 años

Una pediatra del Poder Judicial detectó signos de acceso carnal de vieja data. Todo inició a los 11 años, dijo la chica.

Comisaría 7ª. Allí recibieron la denuncia, el pasado 23 de diciembre.

R. S., un pastor evangélico, es investigado como sospechoso de haber abusado de una hija de crianza que actualmente tiene 14 años, según confirmó ayer una fuente de la Comisaría 7ª de San Luis capital, donde tomaron la denuncia. Por lo que refirió la adolescente, los ataques sexuales comenzaron cuando ella tenía 11 años y habrían sido reiterados en el tiempo, informó la fuente. Una pediatra del Cuerpo Profesional Forense del Poder Judicial determinó, a través de una revisación, que la joven tiene signos de acceso carnal de vieja data.

Si bien la chica no tiene el mismo apellido que el acusado, El Diario no lo identificará de forma completa, para preservar tanto a la menor como a su hermana. R.S. y su esposa se hicieron cargo de ellas hace unos años, por problemas que tenía la familia de las niñas, explicó la fuente policial, quien agregó que ellas no tienen parientes en San Luis.

La presentación que motorizó la investigación fue hecha, en rigor,  por una mujer que es parte de una fundación que desarrolla actividades socio-educativas en distintos ámbitos, a veces de forma conjunta con otras organizaciones.

Justamente, a pedido de otra fundación, participaron en diciembre pasado de la organización un campamento que se hizo en el Salón de Usos Múltiples (SUM) de El Trapiche.

La mujer que después asumiría el rol de denunciante en esta causa estuvo al frente de una charla que les dieron a los chicos que estuvieron en la actividad recreativa. Y fue justamente después de la charla cuando, en un diálogo que tuvieron ellas solas, la adolescente le contó, con mucha angustia y entre lágrimas, que su papá —tal como lo llama y considera— había abusado de ella.

La mujer le hizo algunas preguntas, para saber si estaba comprendiendo de modo exacto lo que ella le refería, y la muchacha le confirmó que así era y le describió qué la obligaba a hacer y qué le hacía su padre. Inclusive le dijo que en una de las ocasiones en las que se comportó de esa forma fue cuando su mamá estaba de viaje en un país vecino.

La interlocutora de la adolescente y su esposo hablaron con una pareja conocida, que son parte de la fundación que les pidió colaboración para organizar el campamento. Ese matrimonio es el que se hizo cargo del cuidado tanto de la adolescente de 14 años como de su hermana, de 17. Y es que la joven, después de la dura revelación, manifestó expresamente que ella no quería volver a la casa donde reside el sospechoso.

Tras la denuncia —que fue hecha en la seccional el 23 de diciembre y ratificada en la Justicia cuatro días después— tomó conocimiento e intervención en el tema el Juzgado de Violencia, a cargo de Alejandra Ponce Navelino.

Desde el juzgado le otorgaron la guardia provisoria al matrimonio y dispusieron algunas medidas, entre ellas, que le tomen declaración a la chica de 14 años en la Cámara Gesell y que fuera examinada por un pediatra del Cuerpo Profesional Forense. También que, acompañadas por efectivos de la Comisaría 7ª, la chica y su hermana fueran al domicilio del denunciado para retirar sus ropas, documentos y pertenencias personales. Luego, además, se ordenó hacer compulsa —copia— de las actuaciones para que se remitiera al Juzgado Penal 3 e investiguen la posible comisión de un delito.

Ayer, El Diario se comunicó telefónicamente con la pareja de la denunciante y con la mujer que está al cuidado de las hermanas y, en ambos casos, explicaron que han decidido no hacer declaraciones, al menos por el momento. A la chica de 14 años “tienen que hacerle la Cámara Gesell y queremos que esté bien, priorizamos eso”, refirió el marido de la denunciante.

Logín