25.7°SAN LUIS - Miércoles 25 de Noviembre de 2020

25.7°SAN LUIS - Miércoles 25 de Noviembre de 2020

EN VIVO

Este lunes dará su versión un joven acusado de intentar matar a otro

El detenido será trasladado a tribunales desde La Toma, donde ocurrió la agresión. Ante la Policía, el imputado se justificó diciendo que apuñaló a la víctima porque le había sacado mil pesos. 

Por redacción
| 19 de enero de 2020
Policía de La Toma. Aunque rastrilló baldíos, no encontró cuchillo alguno. Foto. Archivo.

Habían llegado a La Toma hace unos días desde la ciudad de Paraná, Entre Ríos, y tenían como destino Mendoza, con el propósito de buscar trabajo en la cosecha. Pero ninguno de los jóvenes pudo cumplir con lo planeado: uno de ellos fue detenido por intentar matar al otro. Este lunes el imputado será trasladado desde la Comisaría 16ª, en donde está alojado, a tribunales para una ampliación de la declaración indagatoria, a horas de que el juez Ariel Parrillis resuelva su situación procesal. 

 

El jefe de la Seccional 16ª, oficial principal Emilio Beira, contó ayer cómo fue que supieron del hecho y comenzaron con las averiguaciones. Precisó que el jueves 9 de enero, a las 18, aproximadamente, recibieron el aviso de que un conductor llevaba a un hombre herido al hospital de la localidad en su Peugeot 207 rojo. Después identificarían al herido: era Nahuel Jesús Coronel, de 23 años. 

 

En el centro de salud “le dieron los primeros auxilios y después fue derivado al Hospital San Luis”, refirió. Inicialmente, el pronóstico no era para nada alentador: no sabían si lograría salvarse. Pero, con el paso de los días, mostró signos de recuperación y le dieron de alta.

 

Los efectivos se abocaron después a obtener mayor información sobre cómo se había suscitado la agresión y quiénes eran los protagonistas.

 

Supieron que tanto Coronel como el sospechoso, Kevin Joel González, de 28 años, esa tarde habían compartido una cerveza en la calle. Ellos habían llegado al pueblo el sábado anterior al hecho, ya que la madre del arrestado reside en la localidad y estaban de visita por unos días, explicó. 

 

Quienes viven en inmediaciones a 20 de Julio y Estanislao del Campo, el lugar donde fue la agresión, indicaron que esta se desencadenó en un santiamén. Declararon que “ellos estaban sentados, luego escucharon gritos de discusión y después vieron al imputado sacar un arma cortante de entre sus ropas, con la que lo hirió; todo fue muy rápido”, sintetizó. 

 

El jefe policial detalló que Coronel tenía una lesión que iba “de la cintura hasta la boca del estómago, y otros cortes en el mentón y la frente “. 

 

Al respecto del móvil del ataque, el principal dijo que el imputado comentó que el problema se generó porque Coronel le había sacado mil pesos. “Es lo que él dice —aclaró—, pero no tenemos la certeza de que haya sido así”: 

 

González se fue del lugar, al igual que el herido. “El conductor del 207 dijo que él estaba transitando y que le llamó la atención un muchacho que venía tomándose el abdomen, pidiendo auxilio”, contó. Paró el auto, le preguntó al joven qué le pasaba y al ver que había sido apuñalado, resolvió subirlo a su vehículo y llevarlo al hospital. 

 

Por su parte, el sospechoso corrió y fue localizado por los efectivos que, tras el hecho, habían montado un operativo cerrojo. Lo aprehendieron en el bulevar San Martín intersección con ruta 2, según precisó el principal. Estaba a unas 12 cuadras del lugar donde ocurrió la agresión. 

 

Los uniformados pudieron dar con él ya que habían recogido algunos datos de cómo lucía. Mide 1,80, aproximadamente, tiene cabello ondulado y andaba con el torso desnudo. El joven inicialmente se resistió a la detención. “Después se tranquilizó, dijo ‘ya está, ya perdí”, y lo trasladaron a la seccional, recordó Beira.

 

En la requisa no le hallaron ningún cuchillo o elemento cortante. Tampoco lograron ubicar un objeto así en los rastrillajes que hicieron en inmediaciones al lugar del hecho, un sector del pueblo en el que hay baldíos y descampados. Pero notaron que en sus bermudas de jean tenía manchas de sangre, lo que fue considerado un indicio de su implicación en el ataque. 

 

Al damnificado no le pudieron tomar declaración, al menos hasta el momento. “Primero no fue posible porque del Hospital de La Toma fue trasladado al de San Luis, donde estuvo en el shockroom y después en terapia, y no lo podíamos entrevistar.

 

Estuvimos en contacto con familiares de él que vinieron desde Entre Ríos, les dijimos que tenían que acercarse al juzgado, para hacer la denuncia. Cuando fuimos al hospital nos informaron que ya le habían dado de alta, el jueves. Los parientes se lo llevaron a Entre Ríos sin antes hacer la presentación”, dijo el jefe policial, quien estimó que desde el juzgado lo citarán para que comparezca luego. 
 

 

Comentá vos tambien...