26°SAN LUIS - Miércoles 26 de Enero de 2022

26°SAN LUIS - Miércoles 26 de Enero de 2022

EN VIVO

Serpientes, las “intrusas” no comprendidas del verano

Ante la proliferación en baldíos, el viernes 10 darán una charla en el Salón Azul del Municipio mercedino, donde explicarán sus beneficios y cómo reconocer las especies peligrosas.

Por redacción
| 09 de enero de 2020
En San Luis solo habitan cinco especies de serpientes que son venenosas.

Aparecen sigilosas, con movimientos pausados y en forma de zigzag. Pero basta su presencia, para que el miedo se encienda en los hogares y se apodere de los vecinos. Sin embargo, no todas las serpientes son peligrosas y su estadía no siempre es perjudicial. Por eso el viernes 10, en una época en la que estos animales suelen salir de sus refugios y pasearse por terrenos baldíos o descampados, el especialista Martín Chicahuala dará una charla en el Salón Azul del Municipio, con la intención de "derribar mitos" y ayudar a reconocer las especies a las que sí hay que temer.

 

El ingeniero agrónomo forma parte de la planta de profesionales del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Villa Mercedes y desde hace más de una década se dedica a dictar conferencias para echar luz sobre un tema que considera que necesita mucha difusión.

 

"La idea surgió por la gran desinformación que hay en las redes sociales y por la cantidad de matanzas que hay de estas especies. No hay que matar a cualquier culebra que se mueva", planteó.

 

A través de internet y de una página de Facebook que él mismo creó, le llegan múltiples consultas y fotos de ofidios que se han "entrometido" en las casas, principalmente en los barrios más alejados del centro y más cercanos a las zonas rurales.

 

 

“La idea surgió por la gran desinformación que hay en las redes sociales: no hay que matar cualquier culebra que se mueva”, explicó el ingeniero agrónomo Martín Chicahuala.

 

 

La proliferación en esta época tiene una explicación. Con la llegada de la primavera y en los albores del verano, los reptiles abandonan sus refugios en busca de alimento. "Empiezan a salir con los primeros calores de octubre y noviembre y todavía aparecen muchísimas. Son todas las especies que hibernan, es decir que regulan su temperatura por condiciones externas y no internas como nosotros", detalló. En esa descripción están incluidas las arañas, los alacranes, las ranas, los sapos y lagartijas, entre otros, además de las serpientes.

 

En cambio, durante las temporadas de frío, los reptiles permanecen ocultos bajo tierra, en hormigueros, en vizcacheras, debajo de troncos, piedras o en cualquier resquicio que encuentren para esconderse.

 

Por eso, Chicahuala sostuvo que hay una lectura inversa de la presencia de estos animales en las cercanías de las casas: aunque parezcan intrusas, en realidad son habitantes primitivas de esos lugares. "Generalmente se las ve en los barrios más nuevos, que están construidos en dirección hacia el río, donde ellas estaban desde hace millones de años", aclaró.

 

Para el especialista los ofidios son grandes "incomprendidos", porque se desconoce el rol que cumplen y los beneficios que pueden traer a los ecosistemas. Actúan como depredadores de roedores que pueden transmitir enfermedades, como el caso del hantavirus, y también sirven de alimento para otros animales, ejemplificó.

 

En la charla que dictará mañana desde las 19, con entrada libre y gratuita, ofrecerá algunas pautas para reconocer fácilmente a las únicas cinco especies venenosas que habitan en la provincia (la yarará, tres tipos de coral y una cascabel). Aun así, aseguró que el 90% de los contactos que los humanos tienen con víboras en San Luis se da con las que no revisten peligro, y que solo se registran alrededor de cuatro mordeduras cada 100.000 habitantes. En el 25% de esos ataques, agregó, los animales no lanzan su veneno.

 

Comentá vos tambien...