SAN LUIS - Martes 28 de Junio de 2022

SAN LUIS - Martes 28 de Junio de 2022

EN VIVO

Una división especial profundizará la investigación por el caso Bolotti

La jueza Patricia Besso designó a policías de Homicidios de la UR III. Revisarán lo realizado y aportarán nuevos datos. 

Por redacción
| 11 de octubre de 2020
Luquitas. Al joven lo buscaron con perros entrenados por distintos sitios. No hallaron nada, ni sus juguetes. Foto: El Diario.

En todas las fotos Lucas Bolotti sonríe. Siempre sonríe. Su alegría perenne la transmite desde cualquiera de las imágenes que guardan sus familiares. Esa dulzura que Luquitas contagiaba al resto de la gente quedó congelada el 19 de julio de 2017. Desde ese día, para sus parientes, la angustia es enorme y con el paso del tiempo se agiganta. El chico desapareció de un loteo ubicado en el paraje El Recuerdo, a pocos kilómetros de Papagayos. Ahora, esos retratos en los que Lucas se ve siempre contento los miran una y otra vez los policías que profundizan la investigación por su desaparición. Desde el 28 de agosto pasado, por orden de la jueza penal Patricia Besso, una comisión policial está dedicada al caso. Además de repasar lo hecho hasta ahora, hurgarán en busca de nuevas pistas y apoyarán su labor en las nuevas tecnologías.   

 

Profundizar la pesquisa, atar nuevos cabos, buscar y buscar son las metas que, por ahora, desarrollan policías que pertenecen a la división Homicidios de la Unidad Regional III (UR III), con base en Concarán.

 

El expediente en torno a la causa es enorme. Son cientos de fojas, miles de carillas con documentación, pericias, datos y más datos. Además de releerlos en busca de un "gris", los pesquisas trazan nuevos planes para aplicar. Más allá de repasar lo hecho por sus colegas, repetirán pasos, pero ahora acompañados por nuevos software y equipos. Policías de la división Delitos Complejos los apoyarán en esa tarea.

 

Luquitas es un chico de 26 años, pero con la inocencia de un pequeño de 5 años raíz de un retraso madurativo. Es un chiquito sin maldad al que le gusta jugar y pintar.

 

La mañana del 19 de julio de 2017, cerca de las 10:30, caminaba  por el loteo en el que su mamá y su padrastro construían una cabaña. El chico, con una piola, tiraba un camioncito de juguete.

 

Según el relato de Estela Vicondoa, la mamá del joven, el predio ese día no presentaba riesgos: estaba cerrado y no circulaban vehículos. Por eso lo dejó caminar solo unos metros. Ella, desde dentro de la construcción se asomó y vio que Lucas jugaba sin problemas. Es el último recuerdo que tiene de su hijo. A los pocos minutos la mujer levantó la mirada y Luquitas ya no estaba. Nunca más volvieron a verlo.

 

A pesar de los rastrillajes aquí o allá jamás hallaron sus anteojos, sus zapatillas o alguna ropa. Nunca surgió algún indicio sobre lo que pudo pasar o adónde fue.

 

“Decidimos designar una comisión policial abocada especialmente a esta causa. Ahora estamos revisando absolutamente todo el expediente, repasando por dónde no buscamos. En esta época de pandemia se nos imposibilitaron algunas situaciones en el lugar, pero la comisión policial designada analiza todo el expediente. Observamos la factibilidad de hacer más rastrillajes para revisar los terrenos. Tal vez, con el tiempo, algo se modificó y eso nos ayude”, afirmó la jueza Patricia Besso en diálogo con El Diario.

 

“Los investigadores revisan el expediente minuciosamente para ahondar en distintos aspectos de la pesquisa. Ellos hace más de un mes comenzaron su labor. Es mucho el material para repasar, por ejemplo, ver por dónde anduvo cada perro rastreador, qué señaló y tras ello ver dónde revisar próximamente. O determinar qué faltó mirar y analizar a qué lugares tenemos que volver”, añadió la magistrada.

 

“Es una comisión policial de la división Homicidios dedicada a este caso. En la revisión del expediente también veremos si faltó pedir informes de algún teléfono. Ellos revisan el expediente desde otra mirada. En su momento tomamos un montón de medidas. Buscamos con geo radares, con perros entrenados, en los espejos de agua y no pudimos dar con Lucas. También requisamos casas, vehículos y no hallamos rastros”, recordó Besso.

 

En torno a las solicitudes realizadas por los padres del chico desaparecido, la magistrada contó qué medidas pidieron y las respuestas que les dio desde su Juzgado.

 

“El papá pidió que se haga otro rastrillaje con los perros. Veremos en qué zona se lo buscó para determinar nuevas áreas y dónde podemos repasar la medida. La mamá solicitó ver el cruzamiento de llamadas de celulares y también se pidió ese material. No es que no se hizo lugar al pedido, sino que las demoras, a veces, provienen de las empresas de telefonía. Nunca dejamos de trabajar, ahora profundizamos la tarea”, señaló Besso.

 

Al margen de lo actuado, la jueza se comunicó con el Ministerio de Seguridad de la Nación. Allí existe una área específica dedicada a la búsqueda de personas. Besso adelantó que renovó el contacto con ellos. “Al asumir nuevas autoridades nosotros enviamos todo el material de nuevo porque allí hay gente especializada en trata de personas y demás. Eso pertenece al gobierno nacional”, explicó.

 

La comisión policial abocada casi con exclusividad al caso Bolotti está a cargo del oficial principal Claudio Ortiz. El investigador que pertenece a la división Homicidios de la UR III opinó sobre la tarea que emprendió hace unas semanas.

 

“Estamos abocados a estudiar los cinco cuerpos del expediente. Es amplio lo que se ha hecho, pero estamos buscando detalles. Participé en la investigación de la causa desde un primer momento y ahora con esta comisión vamos a repasar y profundizar el trabajo. Hay cuestiones que ya conozco de la causa y además de la labor de campo, se harán otras tareas investigativas. Hay que destacar que cumpliremos tareas con la gente de Delitos Complejos de nuestra institución”, señaló Ortiz a El Diario.

 

 

La tecnología, aliada valiosa

 

Tanto para los policías que ahora están abocados específicamente al caso Bolotti, como para la jueza Besso, el uso de nuevas tecnologías puede ser vital en el repaso de muchas medidas ya tomadas y de nuevas pericias que podrían concretarse en el futuro.

 

“La causa nunca se detuvo. A pesar de la pandemia seguimos adelante, continuamos haciendo trámites. Si bien ahora estamos en una etapa de estudio y revisión, veremos qué nos faltó y qué revisar. Gracias al avance de la tecnología, las pericias y medidas que ya tomamos podremos observarlas nuevamente mediante nuevas plataformas. Ya reunimos material y volveremos a estudiarlo con nuevos software”, aseveró.

 

 

Una duda despejada

 

Un interrogante sobre la desaparición de Lucas Bolotti se instaló a partir de las dudas sobre si el chico estuvo o no en el Valle del Conlara por esos días de julio de 2017. En la charla con El Diario, la jueza Besso despejó esa duda. “Lucas estuvo en Papagayos. Las cámaras de un corralón de materiales de construcción lo captaron y también unos amigos de la familia lo vieron y estuvieron con él. Incluso otra gente que construía en el loteo, lo vio. Eran las 17 y vieron al chico. También unos albañiles lo vieron. Lucas estuvo en San Luis”, afirmó.

 

Comentá vos tambien...