26.1°SAN LUIS - Sabado 23 de Enero de 2021

26.1°SAN LUIS - Sabado 23 de Enero de 2021

EN VIVO

Las formas de fortalecer una alianza triunfadora

Por redacción
| 01 de noviembre de 2020

Cuesta interpretar la realidad política argentina. Hacerlo no es un ejercicio sencillo. Es notorio que no existe una práctica aceitada en el Gobierno de una alianza política. Si bien el signo de quienes se aliaron para triunfar es claramente peronista, no todas las partes profesan exactamente el mismo credo. Lejos de limitarse a ligeros ciento cuarenta caracteres, la actual vicepresidenta se permitió redactar nueve carillas para dejar algunas precisiones. Su afirmación más concreta sirvió para recordar que “en realidad, lo que no aceptan es que el peronismo volvió al gobierno y que la apuesta política y mediática de un gobierno de empresarios con Mauricio Macri a la cabeza fracasó”. Este señalamiento puede sonar innecesario, pero claramente no lo es. Hay muchos sectores de la oposición que no terminan de aceptar el resultado de las elecciones de 2019. Claro que en la misma misiva la expresidenta realiza un fuerte llamado a una unidad que a esta altura suena imprescindible, convoca a “un acuerdo que abarque al conjunto de los sectores políticos, económicos, mediáticos y sociales de la República Argentina” para resolver el problema de la economía bimonetaria, al que definió como el más grave del país. Aunque se preste a variadas interpretaciones, cierto sacudón a algunos funcionarios no deja de resultar útil en esta idea de apuntalar al Gobierno. En esa misma línea de cooperación y sostén al actual Presidente de la República debería inscribirse el lanzamiento de la candidatura del Gobernador de San Luis a la presidencia del Partido Justicialista en las elecciones internas de diciembre próximo. Sería de suma utilidad que la estructura partidaria se exprese en plenitud. Vale la pena que se constituya en un puntal del actual gobierno, del que es parte, y al cual le cuesta fijar agenda y mostrarse sólido y compacto a la hora de tomar decisiones cruciales. Sería un aire fresco y un nutriente importante la expresión genuina de quienes contribuyeron de un modo decisivo para alcanzar la conducción del país. En momentos de tanta dificultad, es un error encerrarse y recelar de expresiones de apoyo que provengan de fuentes diversas. Nada mejor que un partido activo, renovado y con amplia participación para fortalecer y empoderar al Gobierno.

 

Hay signos preocupantes en el panorama político. A las tristes declaraciones de una diputada provincial por Córdoba perteneciente al radicalismo, se suma una legisladora provincial mendocina integrante del PRO que maliciosamente manifiesta (en relación a los muertos en Argentina por coronavirus): “Son 30 mil, no como los otros 30 mil". Realmente irrita y cuesta aceptar que representantes del pueblo sean capaces de expresar bajezas semejantes. Y no son enérgicas las expresiones de repudio, que deberían provenir del mismo sector. No cabe admitir estos disparates, y estas peligrosas insinuaciones. Luego una madre y sus hijos totalmente enfrentados exponen orgullosos la codicia que los llevó al enfrentamiento y a la disgregación. Lo que resulta ser un suceso lamentable, pero de estricto orden privado, se convierte en un escándalo público. Lo cierto es que queda en evidencia que miles de familias argentinas carecen de un lugar donde vivir dignamente. Y está claramente vulnerado su derecho al acceso a una vivienda digna, aunque a algunos solo les preocupe la defensa estricta de la propiedad privada. Si bien se debe respetar la propiedad privada, es imprescindible generar políticas públicas que apunten a resolver necesidades básicas insatisfechas. Y los fallos judiciales deben acatarse siempre. Se trate de quien se trate. Mal haría el propio Gobierno en desconocer los mandatos de la Justicia. No se debe emular la incalificable actitud de un fiscal de la Nación que, citado por un juez, no se presentó a declarar en tiempo y forma. Es muy pintoresco recitar el Preámbulo en el recinto de la Cámara de Diputados de la Nación y homenajear a prestigiosos líderes democráticos, pero más saludable es respetar la Constitución Nacional y la memoria de quienes se pretende honrar, con acciones concretas y serias.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...