16.9°SAN LUIS - Miércoles 02 de Diciembre de 2020

16.9°SAN LUIS - Miércoles 02 de Diciembre de 2020

EN VIVO

Ante la imposibilidad de comprar dólares, sube la demanda del plazo fijo

Aseguran que el incremento se viene registrando desde mayo. 

Por redacción
| 19 de noviembre de 2020

La economía nunca ha sido un factor estable para la Argentina en las últimas décadas. Sin embargo, este año, a los vaivenes derivados de cambios de gestión y factores internos como externos, se sumaron las nefastas consecuencias de la actual pandemia de coronavirus así como las medidas dispuestas tendientes a prevenir el aumento de contagios, tan defendidas como criticadas por diversos sectores.

 

 

Entre los golpes más significativos se destaca el aumento del desempleo. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) la tasa de desempleo llegó al 13,1% en el segundo trimestre del año, 2,5 puntos porcentuales más que lo registrado en el mismo período de 2019. Se trata de la peor cifra desde 2004. Tan solo entre el primer y el segundo trimestre del año más de 3,6 millones de personas que registraban al menos un empleo lo perdieron. A este desalentador panorama debe adicionarse los datos de la inflación que tampoco traen ningún alivio. En el mes de septiembre la suba generalizada de precios fue de 2,8%, lo que acumula una inflación en el año de 22,3%. Interanualmente el índice de variación de precios fue de 36,6%.

 

 

Frente a panoramas como este, el primer mecanismo al que suelen orientarse los argentinos para procurar conservar el valor de sus ahorros siempre ha sido la compra de dólares. Ya sea en el banco o bajo el colchón, los billetes verdes siempre fueron vistos como la forma segura de ahorrar en un país tan volátil. Sin embargo, el mes pasado los depósitos a plazo fijo volvieron a crecer registrando una suba promedio de $122.100 millones, lo que significa un aumento del 6% y un avance interanual del 81,5% conforme lo informado por el Banco Central.

 

 

¿Cómo explicar este comportamiento teniendo en cuenta que no hubo, por ejemplo, suba de tasas considerables? La respuesta es obvia, principalmente la inclinación de los argentinos por los plazos fijos se explica por las limitaciones a la compra de dólares provocadas por un cepo cambiario cada vez más estricto: monto máximo de compra, un nuevo impuesto y restricciones para beneficiarios de créditos UVA, ATP, son solo algunos de los condicionantes que se han ido acumulando a lo largo del año.

 

 

El crecimiento de plazos fijos en el sector minorista (pequeños ahorristas) viene creciendo desde mayo. Quienes contaban con ahorros disponibles, ante la imposibilidad de resguardar su valor en dólares y con las restricciones de la cuarentena optaron por alternativas sencillas y rápidas como contratar un plazo fijo por home banking. No obstante, el mes pasado el fuerte crecimiento se vio impulsado por los grandes depositantes (el sector mayorista).

 

 

Actualmente, la tasa mínima de los plazos fijos para depósitos mayores al millón de pesos es de 30,02% mientras que para los depósitos minoristas es de 33,06%. Esto supone un rendimiento mensual del 2,5% y 2,75% respectivamente. No obstante, a medida que la inflación y el dólar escalan posiciones la tasa de interés en pesos se erosiona si el Banco Central no dispone un incremento. Es de esperarse una actualización de los valores de referencia que deben abonar los bancos a los plazos fijos para evitar que se siga tornando más negativa la tasa.

 

Comentá vos tambien...