31°SAN LUIS - Martes 06 de Diciembre de 2022

31°SAN LUIS - Martes 06 de Diciembre de 2022

EN VIVO

Vecinos del barrio Amppya piden por la vida de un árbol

Aseguran que quitar el álamo negro es legal, pero buscan alternativas.  El ejemplar está en la propiedad de un jardín maternal que necesita levantar una pared para resguardo de los niños.

Por redacción
| 18 de diciembre de 2020
Dilema. En el jardín quieren preservar a los niños y las niñas que asisten, ya que quedan expuestos a la calle. Foto: Martín Gómez.

Un dilema puso en jaque la vida de un álamo negro que está dentro de la propiedad de un jardín maternal —Arco Iris II— ubicado en la peatonal Hermanas Lucio Lucero y Esteban Adaro, del barrio Amppya de la ciudad de San Luis. La disputa surgió cuando las autoridades del jardín comenzaron a proyectar una medianera para separar el patio de su institución de la calle, ya que quien realiza la obra les planteó la necesidad de quitar el árbol porque sus raíces podrían levantar la construcción poniendo en peligro la integridad física de los niños y las niñas, y de los transeúntes. Sin embargo, los vecinos no están de acuerdo con este planteo y proponen buscar otras vías para separar el jardín del exterior. Por eso, enviaron una nota dirigida a la Secretaría de la Mujer, Diversidad e Igualdad, cartera de la que dependen los jardines maternales, para solicitar que medie en el conflicto.

 

"Para nosotros es muy importante que ese árbol esté ahí. Es grande, da sombra, oxigena, está hace 35 años, es hermoso y tiene un corte maravilloso", expresó la psicóloga y presidenta de la Asociación Israelita, Saada Bentolila, quien junto a otros 13 vecinos escribió la nota pidiendo por la vida del álamo negro.

 

Bentolila manifestó que presentaron la nota a la directora del jardín, pero ella no la quiso firmar como recibida. "Ellos nos ven como el enemigo, pero no tenemos una actitud de enemistad, sino de buscar un diálogo y de pensar otras opciones", expresó.

 

"Tienen que entender que viven en comunidad y que, desde ese punto de vista, lo mejor es llegar a un acuerdo, no plantearse hacer una estructura que resulte odiosa en el lugar donde el resto de los vecinos está viviendo", subrayó.

 

"Esta protesta —agregó— no es solo por este árbol; es en general, por lo que hacemos con los árboles en San Luis. Porque parece que molestan, van a plantar 10 mil y se van a morir 9.999, no se buscan soluciones y pocos se ocupan de eso. En Mendoza no podés tocar un árbol. Si allá es posible ¿por qué acá no?", se preguntó.

 

Pero el dilema no solo mantiene en vilo a los vecinos, ya que en la Secretaría de la Mujer, la jefa del Programa Promoción de la Equidad de Género, Paulina Calderón, está en la búsqueda de una solución que pueda llegar a un punto común. "La realidad es que no tenemos la decisión tomada al cien por ciento", afirmó.

 

 

Pedido comunitario. Colocaron carteles pidiendo la preservación del álamo negro que está junto a la medianera. Foto: Gentileza.

 

 

Explicó que buscan "subir la medianera, porque ahora es una pared de 80 centímetros aproximadamente que tiene un alambrado arriba", eso deja al descubierto parte del patio del jardín. "La idea era subir la medianera y para eso pedimos unos fondos nacionales, que ya llegaron y los tenemos que ejecutar. Pedimos un presupuesto y nos sugirieron que sacáramos el árbol porque las raíces ya están rompiendo la 'paredita' y hasta se ven las raíces que levantaron la vereda", describió Calderón.

 

"Igual, si pudiésemos encontrar otra alternativa a sacar el árbol, sería lo ideal. Creo que sí o sí hay que subir la pared, porque los niños quedan expuestos. La gente de Medio Ambiente nos dijo que se puede hacer la compensación medioambiental plantando más árboles en otro sitio", justificó.

 

Agregó que por parte de la Secretaría de Obras Privadas de la Municipalidad tienen la autorización para hacer la construcción y retirar el árbol e informó que "hay normativas que exigen que cualquier medianera no puede estar a menos de tres metros de distancia de un árbol".

 

"Legalmente todo correspondería para sacarlo, pero si nosotros podemos evitarlo lo vamos a hacer. Estamos buscando las alternativas, pero sí es real que tenemos que cerrar de alguna forma ese espacio. Si los vecinos tienen una alternativa para hacer, estamos abiertos a recibirla", acordó.

 

En la nota que envió a la secretaría, la gente del barrio sugirió que si la premisa de levantar la pared es tener más seguridad se puede colocar "un cerco de siempreverde o grateus, que además de ser muy estético aportando belleza al paisaje barrial, es lo suficientemente entramado y tupido como para constituirse en un excelente cerramiento, mucho más razonable y económico que lo que resulta construir un muro".

 

 

 Redacción - NTV

 

Comentá vos tambien...