30.8°SAN LUIS - Miércoles 27 de Enero de 2021

30.8°SAN LUIS - Miércoles 27 de Enero de 2021

EN VIVO

Historia gris de una pasión

“Perturbación o afecto desordenado del ánimo”, dice la Real Academia Española (RAE) en una de sus acepciones de la palabra “pasión”. Y para los argentinos, seres pasionales por naturaleza, quizás no haya pasión más grande que el fútbol, incluso para los no devotos.

 

Pero la pasión futbolera es un sentimiento caprichoso que puede mutar de un estado de liviandad, claridad y alegría a, como dice la RAE, una perturbación, densa, oscura y eufórica. Que puede manchar.

 

Hoy se cumplen dos años de la final más polémica de la Copa Libertadores; histórica y lamentablemente manchada por la más opaca de las pasiones: la que River Plate y Boca Juniors tuvieron que disputar en otro continente por un desorden que no se pudo sosegar.

 

La primera final fue disputada en La Bombonera, el 11 de noviembre, con un resultado igualado en 2. En 53 ediciones era la primera vez que los archirrivales se cruzaban en el partido decisivo. La AFA había decidido que los cotejos se jueguen con hinchas locales para evitar conflictos. Ya se había postergado el encuentro, un día antes, por la lluvia torrencial que inundó la cancha "xeneize".

 

El 24 de noviembre se iba a disputar la vuelta, en el estadio de River, pero los jugadores de Boca fueron agredidos por los simpatizantes contrarios cuando viajaban en colectivo hacia el "Antonio Vespucio Liberti".

 

Tal fue el caos que provocó el incidente que la definición debió cruzar el charco y trasladarse al Viejo Continente, a Madrid, España.

 

Para parte de los hinchas millonarios, este 9 de diciembre seguramente sea una fecha de festejo, de cargadas y de burlas, pero para la historia deportiva del país debiera ser un día manchado, al menos, de gris.

 

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...