Escuchá acá la 96.3

Escuchá acá la 96.3
X

Hipotecados UVA no pueden escapar a la incertidumbre

No consiguen respuesta  a sus reclamos y han empezado a recibir intimaciones de los bancos.

Los hipotecados UVA de San Luis, como los del resto del país, siguen envueltos en una gran incertidumbre. A la falta de definiciones satisfactorias para los beneficiarios, ahora empezaron a recibir telegramas de los bancos donde han gestionado sus créditos donde se los "invita” a dejar por escrito si van a tomar o no la opción de extender el plazo de su hipoteca, a cambio de que el valor de la cuota mensual no supere el 35 por ciento de sus ingresos.

Luego de que el Banco Central y el Ministerio de Desarrollo Territorial de la Nación dieran a conocer el plan para los tenedores de estos créditos para la vivienda, que pretende amortiguar el aumento del 26 por ciento en las cuotas mensuales debido a que durante cinco meses estuvo congelada, la primera medida de las entidades bancarias fue convocar a los deudores para que confirmen si tomarán la posibilidad de una refinanciación.

Paula Hurtado, una hipotecada UVA de Villa Mercedes, confirmó que fue una de las “invitadas” por el Banco Nación a dejar por escrito la opción. “La semana pasada recibí un telegrama donde me explicaban que ya tenía a disposición la posibilidad de hacer una refinanciación si el valor de mi cuota mensual superaba el 35 por ciento de mis ingresos. Pero al final decía claramente que cualquiera fuera la decisión que tomara, debía ir al banco a comunicarla y dejarlo por escrito”, contó la mujer.

Esta novedad surgió a raíz de que al quedar congelado el valor de la cuota que deben pagar los hipotecados, desde septiembre hasta enero, a partir de febrero se les actualizará un 6 por ciento durante los próximos cuatro meses y a la vez se les irá sumando el valor actualizado de la Unidad de Valor Adquisitivo. Esto puede generar que más de uno alcance un valor de la cuota mensual superior al 35 por ciento de sus ingresos y, por lo tanto, deba pedir una refinanciación. La única posibilidad es estirar los plazos.

Hurtado contó que fue al banco pero la experiencia no fue positiva: “Lo primero que les dije fue que mi situación todavía no contemplaba el tope del valor de la cuota respecto de mis ingresos, por lo que me pareció inadecuado que me manden ese telegrama. Para mí, quieren hacer una suerte de censo para conocer cuántos clientes estarían en situación crítica. Pero lo que más me molestó fue que me querían obligar a firmar ese formulario donde la persona debe tomar la refinanciación o simplemente negarse”.

La hipotecada les aclaró que “si bien no estoy en situación apremiante, tampoco puedo firmar que no voy a tomar una posible refinanciación porque recién he pagado dos años del préstamo y me quedan 28 por delante. Si en cambio me hubieran ofrecido otra opción con fecha a futuro, a lo mejor hubiera firmado. Pero me fui y no lo hice.”

Además, Hurtado lamentó que “los empleados del banco no están debidamente informados, porque el sistema y la situación financiera del país es muy compleja y no es sencillo ni explicarlo, ni entenderlo. Me parece que no debieran invitar a todos sus clientes para hablar de este tema si no pueden contestarnos las dudas e incertidumbres que todavía tenemos. En algunos casos saben menos que nosotros”.

También se quejó porque “hay muchas idas y vueltas con las novedades que se van conociendo y no es sano para los hipotecados que el personal del banco, que debe brindar una información específica, no esté suficientemente capacitado y no hable a ciencia cierta”.

Y se lamentó que “en los medios no se hable del verdadero problema que es la deuda que se va acumulando porque las UVA se ajustan por el valor del dólar y la inflación mensual. Nosotros estamos preocupados por nuestra deuda que se ha hecho exponencial mes a mes y esos intereses se van multiplicando. Esto quiere decir que el mes que viene vamos a pagar 12 por ciento más, en abril será del 18 y en mayo vamos a completar el 26 por ciento hasta  llegar a la cuota real”.

La representante de los hipotecados UVA de San Luis señaló, además, que “con este nuevo gobierno nacional habíamos abrigado alguna esperanza de solución. Nosotros no pedimos que nos regalen nada, pero que al menos sea un crédito que se pueda pagar y que tengamos certezas sobre cómo vamos a terminar”.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Hipotecados UVA no pueden escapar a la incertidumbre

No consiguen respuesta  a sus reclamos y han empezado a recibir intimaciones de los bancos.

Sin solución. Los hipotecados fueron perjudicados por la alta inflación. Foto: El Diario.

Los hipotecados UVA de San Luis, como los del resto del país, siguen envueltos en una gran incertidumbre. A la falta de definiciones satisfactorias para los beneficiarios, ahora empezaron a recibir telegramas de los bancos donde han gestionado sus créditos donde se los "invita” a dejar por escrito si van a tomar o no la opción de extender el plazo de su hipoteca, a cambio de que el valor de la cuota mensual no supere el 35 por ciento de sus ingresos.

Luego de que el Banco Central y el Ministerio de Desarrollo Territorial de la Nación dieran a conocer el plan para los tenedores de estos créditos para la vivienda, que pretende amortiguar el aumento del 26 por ciento en las cuotas mensuales debido a que durante cinco meses estuvo congelada, la primera medida de las entidades bancarias fue convocar a los deudores para que confirmen si tomarán la posibilidad de una refinanciación.

Paula Hurtado, una hipotecada UVA de Villa Mercedes, confirmó que fue una de las “invitadas” por el Banco Nación a dejar por escrito la opción. “La semana pasada recibí un telegrama donde me explicaban que ya tenía a disposición la posibilidad de hacer una refinanciación si el valor de mi cuota mensual superaba el 35 por ciento de mis ingresos. Pero al final decía claramente que cualquiera fuera la decisión que tomara, debía ir al banco a comunicarla y dejarlo por escrito”, contó la mujer.

Esta novedad surgió a raíz de que al quedar congelado el valor de la cuota que deben pagar los hipotecados, desde septiembre hasta enero, a partir de febrero se les actualizará un 6 por ciento durante los próximos cuatro meses y a la vez se les irá sumando el valor actualizado de la Unidad de Valor Adquisitivo. Esto puede generar que más de uno alcance un valor de la cuota mensual superior al 35 por ciento de sus ingresos y, por lo tanto, deba pedir una refinanciación. La única posibilidad es estirar los plazos.

Hurtado contó que fue al banco pero la experiencia no fue positiva: “Lo primero que les dije fue que mi situación todavía no contemplaba el tope del valor de la cuota respecto de mis ingresos, por lo que me pareció inadecuado que me manden ese telegrama. Para mí, quieren hacer una suerte de censo para conocer cuántos clientes estarían en situación crítica. Pero lo que más me molestó fue que me querían obligar a firmar ese formulario donde la persona debe tomar la refinanciación o simplemente negarse”.

La hipotecada les aclaró que “si bien no estoy en situación apremiante, tampoco puedo firmar que no voy a tomar una posible refinanciación porque recién he pagado dos años del préstamo y me quedan 28 por delante. Si en cambio me hubieran ofrecido otra opción con fecha a futuro, a lo mejor hubiera firmado. Pero me fui y no lo hice.”

Además, Hurtado lamentó que “los empleados del banco no están debidamente informados, porque el sistema y la situación financiera del país es muy compleja y no es sencillo ni explicarlo, ni entenderlo. Me parece que no debieran invitar a todos sus clientes para hablar de este tema si no pueden contestarnos las dudas e incertidumbres que todavía tenemos. En algunos casos saben menos que nosotros”.

También se quejó porque “hay muchas idas y vueltas con las novedades que se van conociendo y no es sano para los hipotecados que el personal del banco, que debe brindar una información específica, no esté suficientemente capacitado y no hable a ciencia cierta”.

Y se lamentó que “en los medios no se hable del verdadero problema que es la deuda que se va acumulando porque las UVA se ajustan por el valor del dólar y la inflación mensual. Nosotros estamos preocupados por nuestra deuda que se ha hecho exponencial mes a mes y esos intereses se van multiplicando. Esto quiere decir que el mes que viene vamos a pagar 12 por ciento más, en abril será del 18 y en mayo vamos a completar el 26 por ciento hasta  llegar a la cuota real”.

La representante de los hipotecados UVA de San Luis señaló, además, que “con este nuevo gobierno nacional habíamos abrigado alguna esperanza de solución. Nosotros no pedimos que nos regalen nada, pero que al menos sea un crédito que se pueda pagar y que tengamos certezas sobre cómo vamos a terminar”.

Logín