8.1°SAN LUIS - Miércoles 15 de Julio de 2020

8.1°SAN LUIS - Miércoles 15 de Julio de 2020

EN VIVO

Silvia Almada volvió a sentir los latidos del corazón de su hijo Ángel

La mujer se reunió con Sergio Rivarola en la terminal de ómnibus de San Luis, el hombre trasplantado que recibió el órgano del muchacho asesinado en 2016 en Bahía Blanca. 

Por Anibal Lorea Guyot
| 17 de febrero de 2020
Un encuentro emotivo, Sergio Rivarola junto a Silvia Almada. Foto: Martín Gómez.

Casi cuatro años pasaron para que Silvia Almada vuelva a escuchar el latido del corazón de su hijo Ángel, un joven presuntamente asesinado en 2016 en la localidad de Ingeniero White, Bahía Blanca, que luego de fallecer se convirtió en donante. La mujer se reunió por primera vez con Sergio Rivarola, el paciente trasplantado que recibió el órgano del muchacho, hoy en el pecho del hombre de 53 años. El emotivo encuentro fue en la terminal de ómnibus de San Luis, donde se fundieron en un abrazo que sirvió como una muralla para contener las lágrimas de los protagonistas de una historia que reúne alegría, dolor, vida y muerte.

 

 

Video: Marina Balbo

 

Tras comenzar una búsqueda mutua, cada uno en paralelo, y de establecer un primer contacto a través de las redes sociales, hace ya más de un año, ayer el gran día finalmente llegó. Luego de recorrer unos 900 kilómetros durante casi doce horas, el micro de dos pisos de la empresa Andesmar que trasladaba a Silvia de 49 años (quien arribó acompañada por su hija y hermana de Ángel, Mía de 11) estacionó en la plataforma número 16 de la Estación de Interconexión Regional de Ómnibus, cerca de las 7:30 de ayer. Abajo, a unos diez andenes de distancia, las esperaba Sergio, con los ojos húmedos por la incontenible emoción de conocer y agradecer en persona a la familia del chico donante.

 

"Al año siguiente de recibir el órgano tuve contacto con los familiares, primero con una tía, después con Silvia y ahora siempre estamos comunicados por mensajes o hablamos por teléfono. Comprendí que quería acercarme y ellos me conocieran a mí porque no tenían ni la menor idea quién había recibido el corazón y si aún estaba viva la persona trasplantada. Fue una alegría inmensa", dijo Sergio, quien vive en La Toma, donde las visitas pasarán unos días en la casa de su anfitrión.

 

Aunque durante toda la bienvenida se gozó de una vibrante emoción, el pico se vivió cuando Silvia se colocó un estetoscopio para escuchar las palpitaciones que afloraban del pecho de Sergio, el sitio simbólico donde Ángel encontró vida luego de su trágica muerte, salpicada de serias sospechas

 

—según la defensa de la víctima— de que se trató de un crimen policial en complicidad con el poder político de Ingeniero White (Ver "Un crimen...").

 

"Era un momento muy delicado y quizá difícil para una mamá tomar una decisión como esta en aquel momento. Lo primero que pensé es que mi hijo amaba la vida y él hubiese querido esto, de seguir viviendo en otra persona", sostuvo la mujer. "Ahora Sergio sigue cuidando su corazón", agregó, invadida de sentimientos encontrados entre la felicidad combinada con la pérdida irreparable de su hijo, por el que pide justicia hace cuatro años.

 

A Ángel lo atacaron el 5 de marzo de 2016 y falleció tres días más tarde. Sergio recibió el órgano mientras se encontraba internado en Córdoba en lista de emergencia nacional. Tras una segunda internación, al vecino de La Toma finalmente le trasplantaron el corazón de Ángel, al que su mamá volvió a escuchar ayer después de una larga espera.

 

 

 

 

 

Comentá vos tambien...