Escuchá acá la 96.3
X

Más de 80 varones iniciarán el ciclo lectivo 2020 en la Bazán

Fue la última escuela de gestión estatal que tenía estudiantes de un solo sexo. El año pasado ingresaron ocho niños.

El 2 de marzo, el Centro Educativo Nº 2 "Paula Domínguez de Bazán" tendrá su acto de inicio del ciclo lectivo 2020 y el encuentro será histórico, ya que más de 80 varones arrancarán las clases en la institución, que por más de un siglo fue conocida como "Normal de Niñas". Fue la última escuela de gestión estatal que mantuvo la tradición de contar exclusivamente con estudiantes mujeres, pero en febrero de 2019 escribió una nueva página en su historia, con la llegada de 8 varones al nivel inicial.

"Este año el ingreso de varones se implementó para toda la escuela, es decir, ahora abarca al nivel primario y secundario, en todos sus cursos de acuerdo al cupo. Si bien por el momento no tenemos cifras precisas, dado que estamos en plena etapa de organización, se puede decir que en el nivel secundario hay alrededor de 60 varones", señaló el regente a cargo de la escuela, Román Giménez.

Si bien no hay datos específicos, de acuerdo a la información que proporcionó el regente del nivel básico, Cristian Cuevas, el número de chicos en la primaria y en el nivel inicial supera los 20. Así, de alrededor de 1.400 estudiantes que integran toda la institución, hay más de 80 varones.

Según Giménez, se trata de un cambio que marca un antes y un después, que no solo alcanzó al aspecto estadístico, sino que modificó distintas aristas de la escuela.

"Algunos profesores como los de educación física, por ejemplo, tendrán que adaptarse a la nueva modalidad; todo el personal atravesará cambios en algún punto tras el ingreso de los varones. En el plano estructural tuvimos que hacer baños para niños", sostuvo.

Cuevas detalló que muchos se acercaron a inscribir a sus hijos al establecimiento, pero los cupos no alcanzaron a satisfacer el deseo de todos los tutores. Para dimensionar, en el primer año del secundario hay una lista de espera de más de 170 chicos, más allá del sexo. Lo mismo pasa en primaria y jardín.

"Estamos organizándonos, es una escuela que tiene un prestigio y es un deber para nosotros mantener esa relevancia. Esta transformación ha dejado muy contentos a todos, se ve en los docentes, en la maestranza; y es un cambio que llega incluso a los directivos. Vale recordar que la última vez que un varón fue director de esta escuela data de 1970. Desde septiembre de 2019 que estamos con el profesor Cuevas y ello también significó algo nuevo", remarcó.

La tradicional casa de estudios reflejó en sus horas de clase, a lo largo de casi 136 años, miles de guardapolvos femeninos. Ahora a ese contexto se sumarán las camisas blancas, corbatas y pantalones azules que lucirán los chicos.

"En general todos están muy conformes. Los padres que tenían a sus hijos varones en otros establecimientos podrán aunar su educación en esta misma escuela. Es un desafío permanente y tenemos muchas ganas de trabajar quienes integramos el plantel, el recibimiento que se hace aquí es muy lindo", concluyó Giménez.

El 2 de marzo, el Centro Educativo Nº 2 "Paula Domínguez de Bazán" tendrá su acto de inicio del ciclo lectivo 2020 y el encuentro será histórico, ya que más de 80 varones arrancarán las clases en la institución, que por más de un siglo fue conocida como "Normal de Niñas". Fue la última escuela de gestión estatal que mantuvo la tradición de contar exclusivamente con estudiantes mujeres, pero en febrero de 2019 escribió una nueva página en su historia, con la llegada de 8 varones al nivel inicial (Ver "Un cambio para...").

"Este año el ingreso de varones se implementó para toda la escuela, es decir, ahora abarca al nivel primario y secundario, en todos sus cursos de acuerdo al cupo. Si bien por el momento no tenemos cifras precisas, dado que estamos en plena etapa de organización, se puede decir que en el nivel secundario hay alrededor de 60 varones", señaló el regente a cargo de la escuela, Román Giménez.

Si bien no hay datos específicos, de acuerdo a la información que proporcionó el regente del nivel básico, Cristian Cuevas, el número de chicos en la primaria y en el nivel inicial supera los 20. Así, de alrededor de 1.400 estudiantes que integran toda la institución, hay más de 80 varones.

Según Giménez, se trata de un cambio que marca un antes y un después, que no solo alcanzó al aspecto estadístico, sino que modificó distintas aristas de la escuela.

"Algunos profesores como los de educación física, por ejemplo, tendrán que adaptarse a la nueva modalidad; todo el personal atravesará cambios en algún punto tras el ingreso de los varones. En el plano estructural tuvimos que hacer baños para niños", sostuvo.

Cuevas detalló que muchos se acercaron a inscribir a sus hijos al establecimiento, pero los cupos no alcanzaron a satisfacer el deseo de todos los tutores. Para dimensionar, en el primer año del secundario hay una lista de espera de más de 170 chicos, más allá del sexo. Lo mismo pasa en primaria y jardín.

"Estamos organizándonos, es una escuela que tiene un prestigio y es un deber para nosotros mantener esa relevancia. Esta transformación ha dejado muy contentos a todos, se ve en los docentes, en la maestranza; y es un cambio que llega incluso a los directivos. Vale recordar que la última vez que un varón fue director de esta escuela data de 1970. Desde septiembre de 2019 que estamos con el profesor Cuevas y ello también significó algo nuevo", remarcó.

La tradicional casa de estudios reflejó en sus horas de clase, a lo largo de casi 136 años, miles de guardapolvos femeninos. Ahora a ese contexto se sumarán las camisas blancas, corbatas y pantalones azules que lucirán los chicos.

"En general todos están muy conformes. Los padres que tenían a sus hijos varones en otros establecimientos podrán aunar su educación en esta misma escuela. Es un desafío permanente y tenemos muchas ganas de trabajar quienes integramos el plantel, el recibimiento que se hace aquí es muy lindo", concluyó Giménez.

 

Un cambio para la educación sin ninguna barrera de género

En febrero de 2019, el Ministerio de Educación dio lugar al ingreso de varones en el nivel inicial del Centro Educativo Nº 2 "Paula Domínguez de Bazán", a través del decreto 20/19. En principio se diagramó un cambio gradual con la incorporación de chicos en el nivel inicial, sin embargo, este año se dio apertura en cada nivel de acuerdo a los cupos. 
El cambio generó algunas disconformidades de quienes querían seguir con la tradición, pero la tendencia fue la satisfacción de una transformación que fue incluso pedida por las propias alumnas. 
En 2018, las docentes del establecimiento colocaron en el edificio un buzón de sugerencias para mejorar distintos aspectos de cara al 2019; el requerimiento más generalizado fue el de dar apertura a los varones.
El cuerpo docente llevó el pedido a la cartera ministerial y posteriormente se concretó la ejecución del decreto. La "Bazán" fue la última escuela de gestión estatal que tenía estudiantes de un solo sexo. Varias escuelas privadas y confesionales también se sumaron a la modalidad mixta. 

 

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Más de 80 varones iniciarán el ciclo lectivo 2020 en la Bazán

Fue la última escuela de gestión estatal que tenía estudiantes de un solo sexo. El año pasado ingresaron ocho niños.

Cambio histórico. En febrero de 2019, tras un decreto del Ministerio de Educación, se incorporaron ocho niños. Foto: Archivo El Diario.

El 2 de marzo, el Centro Educativo Nº 2 "Paula Domínguez de Bazán" tendrá su acto de inicio del ciclo lectivo 2020 y el encuentro será histórico, ya que más de 80 varones arrancarán las clases en la institución, que por más de un siglo fue conocida como "Normal de Niñas". Fue la última escuela de gestión estatal que mantuvo la tradición de contar exclusivamente con estudiantes mujeres, pero en febrero de 2019 escribió una nueva página en su historia, con la llegada de 8 varones al nivel inicial.

"Este año el ingreso de varones se implementó para toda la escuela, es decir, ahora abarca al nivel primario y secundario, en todos sus cursos de acuerdo al cupo. Si bien por el momento no tenemos cifras precisas, dado que estamos en plena etapa de organización, se puede decir que en el nivel secundario hay alrededor de 60 varones", señaló el regente a cargo de la escuela, Román Giménez.

Si bien no hay datos específicos, de acuerdo a la información que proporcionó el regente del nivel básico, Cristian Cuevas, el número de chicos en la primaria y en el nivel inicial supera los 20. Así, de alrededor de 1.400 estudiantes que integran toda la institución, hay más de 80 varones.

Según Giménez, se trata de un cambio que marca un antes y un después, que no solo alcanzó al aspecto estadístico, sino que modificó distintas aristas de la escuela.

"Algunos profesores como los de educación física, por ejemplo, tendrán que adaptarse a la nueva modalidad; todo el personal atravesará cambios en algún punto tras el ingreso de los varones. En el plano estructural tuvimos que hacer baños para niños", sostuvo.

Cuevas detalló que muchos se acercaron a inscribir a sus hijos al establecimiento, pero los cupos no alcanzaron a satisfacer el deseo de todos los tutores. Para dimensionar, en el primer año del secundario hay una lista de espera de más de 170 chicos, más allá del sexo. Lo mismo pasa en primaria y jardín.

"Estamos organizándonos, es una escuela que tiene un prestigio y es un deber para nosotros mantener esa relevancia. Esta transformación ha dejado muy contentos a todos, se ve en los docentes, en la maestranza; y es un cambio que llega incluso a los directivos. Vale recordar que la última vez que un varón fue director de esta escuela data de 1970. Desde septiembre de 2019 que estamos con el profesor Cuevas y ello también significó algo nuevo", remarcó.

La tradicional casa de estudios reflejó en sus horas de clase, a lo largo de casi 136 años, miles de guardapolvos femeninos. Ahora a ese contexto se sumarán las camisas blancas, corbatas y pantalones azules que lucirán los chicos.

"En general todos están muy conformes. Los padres que tenían a sus hijos varones en otros establecimientos podrán aunar su educación en esta misma escuela. Es un desafío permanente y tenemos muchas ganas de trabajar quienes integramos el plantel, el recibimiento que se hace aquí es muy lindo", concluyó Giménez.

El 2 de marzo, el Centro Educativo Nº 2 "Paula Domínguez de Bazán" tendrá su acto de inicio del ciclo lectivo 2020 y el encuentro será histórico, ya que más de 80 varones arrancarán las clases en la institución, que por más de un siglo fue conocida como "Normal de Niñas". Fue la última escuela de gestión estatal que mantuvo la tradición de contar exclusivamente con estudiantes mujeres, pero en febrero de 2019 escribió una nueva página en su historia, con la llegada de 8 varones al nivel inicial (Ver "Un cambio para...").

"Este año el ingreso de varones se implementó para toda la escuela, es decir, ahora abarca al nivel primario y secundario, en todos sus cursos de acuerdo al cupo. Si bien por el momento no tenemos cifras precisas, dado que estamos en plena etapa de organización, se puede decir que en el nivel secundario hay alrededor de 60 varones", señaló el regente a cargo de la escuela, Román Giménez.

Si bien no hay datos específicos, de acuerdo a la información que proporcionó el regente del nivel básico, Cristian Cuevas, el número de chicos en la primaria y en el nivel inicial supera los 20. Así, de alrededor de 1.400 estudiantes que integran toda la institución, hay más de 80 varones.

Según Giménez, se trata de un cambio que marca un antes y un después, que no solo alcanzó al aspecto estadístico, sino que modificó distintas aristas de la escuela.

"Algunos profesores como los de educación física, por ejemplo, tendrán que adaptarse a la nueva modalidad; todo el personal atravesará cambios en algún punto tras el ingreso de los varones. En el plano estructural tuvimos que hacer baños para niños", sostuvo.

Cuevas detalló que muchos se acercaron a inscribir a sus hijos al establecimiento, pero los cupos no alcanzaron a satisfacer el deseo de todos los tutores. Para dimensionar, en el primer año del secundario hay una lista de espera de más de 170 chicos, más allá del sexo. Lo mismo pasa en primaria y jardín.

"Estamos organizándonos, es una escuela que tiene un prestigio y es un deber para nosotros mantener esa relevancia. Esta transformación ha dejado muy contentos a todos, se ve en los docentes, en la maestranza; y es un cambio que llega incluso a los directivos. Vale recordar que la última vez que un varón fue director de esta escuela data de 1970. Desde septiembre de 2019 que estamos con el profesor Cuevas y ello también significó algo nuevo", remarcó.

La tradicional casa de estudios reflejó en sus horas de clase, a lo largo de casi 136 años, miles de guardapolvos femeninos. Ahora a ese contexto se sumarán las camisas blancas, corbatas y pantalones azules que lucirán los chicos.

"En general todos están muy conformes. Los padres que tenían a sus hijos varones en otros establecimientos podrán aunar su educación en esta misma escuela. Es un desafío permanente y tenemos muchas ganas de trabajar quienes integramos el plantel, el recibimiento que se hace aquí es muy lindo", concluyó Giménez.

 

Un cambio para la educación sin ninguna barrera de género

En febrero de 2019, el Ministerio de Educación dio lugar al ingreso de varones en el nivel inicial del Centro Educativo Nº 2 "Paula Domínguez de Bazán", a través del decreto 20/19. En principio se diagramó un cambio gradual con la incorporación de chicos en el nivel inicial, sin embargo, este año se dio apertura en cada nivel de acuerdo a los cupos. 
El cambio generó algunas disconformidades de quienes querían seguir con la tradición, pero la tendencia fue la satisfacción de una transformación que fue incluso pedida por las propias alumnas. 
En 2018, las docentes del establecimiento colocaron en el edificio un buzón de sugerencias para mejorar distintos aspectos de cara al 2019; el requerimiento más generalizado fue el de dar apertura a los varones.
El cuerpo docente llevó el pedido a la cartera ministerial y posteriormente se concretó la ejecución del decreto. La "Bazán" fue la última escuela de gestión estatal que tenía estudiantes de un solo sexo. Varias escuelas privadas y confesionales también se sumaron a la modalidad mixta. 

 

 

 

Logín