Villa Mercedes: violó la cuarentena, escapó y la detuvieron

En la persecución, que se extendió unas 10 cuadras, la mujer dañó con su auto dos patrullas policiales.

A María Verónica Romero no le bastó un no. Los policías que el mertes controlaban el ingreso de los clientes en el Carrefour de Villa Mercedes le explicaron que, de acuerdo a la terminación de su número de documento, no le correspondía salir de su casa ese día. Pero a ella no le importó. Molesta porque no pudo hacer las compras y porque tampoco quería ser aprehendida por violar la cuarentena para evitar el contagio de coronavirus, se subió a su auto, comenzó a dar vueltas en la playa de estacionamiento y huyó de los efectivos. En la persecución, antes de ser detenida, dañó dos patrullas, comentó el subcomisario Mario Gil, subjefe de la Comisaría 12ª.

En el transcurso de la mañana, la mujer de 47 años será indagada por el juez Leandro Estrada, quien subroga el Juzgado Contravencional y Correccional 2. En principio, es investigada por resistencia a la autoridad, daños a bienes del Estado y por no cumplir con el aislamiento social para evitar la circulación de la COVID-19.

Sucedió cerca de las 10. A metros de la entrada del supermercado, afuera del comercio, en uno de los costados que bordea la playa de estacionamiento, se había formado una fila de más de 150 personas. Los policías del Comando Radioeléctrico revisaron los documentos de cada uno de los clientes, puesto que ayer solo podían salir a comprar quienes tenían DNI que terminara en número impar. No era el caso de Romero.

La mujer estaba consciente de que no le correspondía circular ese día, pero les dijo a los uniformados que "tenía que sí o sí salir porque ya no tenía mercadería en la casa", explicó Gil. Los policías le pidieron que se retirara para evitar así ser trasladada a la comisaría, pero eso, al parecer, no le gustó. "De mala manera salió de la fila, se fue a su auto y comenzó a insultar y a reírse de los efectivos. Hizo después un par de maniobras con el coche que no tendría que haber hecho, porque había cerca de 200 personas", detalló el subcomisario.

Luego salió en su Volkswagen Gol. Detrás de ella partieron tres patrullas del Comando, a las que más tarde se sumaron motos de la DRIM. Querían que la mujer se detuviera, pero ella no acató ninguna orden. Todo terminó a 10 cuadras del supermercado, en Sargento Baigorria y 3 de Febrero, cuando a Romero no le quedó otra que frenar el auto.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Villa Mercedes: violó la cuarentena, escapó y la detuvieron

En la persecución, que se extendió unas 10 cuadras, la mujer dañó con su auto dos patrullas policiales.

Donde inició todo. La mujer se ofuscó con la Policía afuera del Carrefour. Foto: Juan Andrés Galli.

A María Verónica Romero no le bastó un no. Los policías que el mertes controlaban el ingreso de los clientes en el Carrefour de Villa Mercedes le explicaron que, de acuerdo a la terminación de su número de documento, no le correspondía salir de su casa ese día. Pero a ella no le importó. Molesta porque no pudo hacer las compras y porque tampoco quería ser aprehendida por violar la cuarentena para evitar el contagio de coronavirus, se subió a su auto, comenzó a dar vueltas en la playa de estacionamiento y huyó de los efectivos. En la persecución, antes de ser detenida, dañó dos patrullas, comentó el subcomisario Mario Gil, subjefe de la Comisaría 12ª.

En el transcurso de la mañana, la mujer de 47 años será indagada por el juez Leandro Estrada, quien subroga el Juzgado Contravencional y Correccional 2. En principio, es investigada por resistencia a la autoridad, daños a bienes del Estado y por no cumplir con el aislamiento social para evitar la circulación de la COVID-19.

Sucedió cerca de las 10. A metros de la entrada del supermercado, afuera del comercio, en uno de los costados que bordea la playa de estacionamiento, se había formado una fila de más de 150 personas. Los policías del Comando Radioeléctrico revisaron los documentos de cada uno de los clientes, puesto que ayer solo podían salir a comprar quienes tenían DNI que terminara en número impar. No era el caso de Romero.

La mujer estaba consciente de que no le correspondía circular ese día, pero les dijo a los uniformados que "tenía que sí o sí salir porque ya no tenía mercadería en la casa", explicó Gil. Los policías le pidieron que se retirara para evitar así ser trasladada a la comisaría, pero eso, al parecer, no le gustó. "De mala manera salió de la fila, se fue a su auto y comenzó a insultar y a reírse de los efectivos. Hizo después un par de maniobras con el coche que no tendría que haber hecho, porque había cerca de 200 personas", detalló el subcomisario.

Luego salió en su Volkswagen Gol. Detrás de ella partieron tres patrullas del Comando, a las que más tarde se sumaron motos de la DRIM. Querían que la mujer se detuviera, pero ella no acató ninguna orden. Todo terminó a 10 cuadras del supermercado, en Sargento Baigorria y 3 de Febrero, cuando a Romero no le quedó otra que frenar el auto.

Logín