10.2°SAN LUIS - Sabado 06 de Junio de 2020

10.2°SAN LUIS - Sabado 06 de Junio de 2020

EN VIVO

Merlo: sus vecinos la insultaron y apedrearon por su orientación sexual

La víctima dijo que no es la primera vez que la agreden, pero ahora los denunció. En una sentida carta que publicó en Facebook, la joven admitió estar harta de la discriminación.

Por redacción
| 01 de abril de 2020
Compartí la noticia:

“Soy un ser humano que siente, que sufre; que tiene heridas por cada insulto, por cada mirada discriminadora y que siente miedo”, explica Deolinda Dolores Ogas, una vecina de Merlo, en una sentida carta que publicó en su perfil de Facebook luego de ser insultada y apedreada por unos vecinos de Piedra Blanca Arriba que la trataron despectivamente por su elección sexual solo porque arreglaba la calle de ingreso a su vivienda.

Ogas, que tiene 30 años, explicó en su posteo y también en la denuncia policial que radicó en la Comisaría 26ª de Merlo que no es la primera vez que sus vecinos, de apellido Morales, la insultan por ser lesbiana.

La situación volvió a repetirse este lunes, cuando Ogas y un amigo que pasa la cuarentena con ella en su vivienda salieron a arreglar la calle de tierra que pasa frente a su domicilio y que la separa del terreno de la familia Morales.

“Comenzó a increparme (uno de los vecinos) ya que, aún no sabemos por qué motivo, no quieren que la calle se arregle. Como no hice caso a sus palabras comenzó a agredirnos verbalmente y a (literalmente) cagarnos a pedradas con una gomera! Mientras me decía cosas como: “¿Qué hacés en la calle?; ¡No me toqués la calle!; ¡Vaya, vaya adentro!; ¡Eh vos!, ¡macho! Mirá lo que sos! Tus papás querían tener una hija y mirá lo que tuvieron! ¡Un macho!”, contó la joven.

 

 

Ogas y su amigo, de apellido López, tuvieron que meterse a la vivienda y, al seguir recibiendo una lluvia de piedras, tuvieron que llamar a la Policía para que un patrullero la buscara para poder realizar la denuncia.

“Lo que ustedes no saben (les dice a sus lectores en la red social) es lo que a veces me toca lidiar por lo que, para algunas personas, significa mi elección sexual y mi apariencia física”. “Pero hoy siento que me quiebro. Que mis fuerzas se agotan. Que ya no tengo energías para esto”, lamenta Deo, como la llaman.

“Siento indignación, siento impotencia, siento dolor en mi pecho y por sobre todo siento miedo”. “¿Y todo por qué? ¿Por ser real? ¿Por ser transparente? ¿Por no ocultar mi sexualidad? ¿Por vestirme como me gusta y como siento? Realmente no lo sé”, concluye la carta, con una reflexión en la que desea que el caso se haga público para que otros no sean prejuzgados.

 

Comentá vos tambien...