26°SAN LUIS - Lunes 03 de Octubre de 2022

26°SAN LUIS - Lunes 03 de Octubre de 2022

EN VIVO

Jazmín Navarro, la joven que decidió ser bombera para honrar a su padre

Comenzó a tomar clases cuando era niña, después de que su papá perdiera la vida tratando de apagar un incendio.

Por redacción
| 13 de abril de 2020
Con la frente en alto. La joven desfila con el uniforme de la institución. Fotos: Gentileza.

Jazmín Navarro es voluntaria de la Asociación de Bomberos “Luis Edgardo Navarro” de Justo Daract, que lleva el nombre de su padre. Desde que era una niña tenía en claro que quería continuar con el oficio para honrar al hombre que falleció en un incendio en el año 2002. También es directora y formadora en la escuela de cadetes “Jorge Saúl Rodríguez”.

 

Hace trece años decidió que quería seguir los pasos de su papá y estar al servicio de la comunidad. A los seis comenzó a pedirle a su mamá que la llevara a la escuela de cadetes. “La idea no la convencía por el miedo que quedó en la familia a raíz del accidente. Pero de a poco fueron aceptándolo y finalmente, a los once, me autorizaron a inscribirme. Si bien era una niña, siempre supe que iba a continuar con el legado que me dejó mi papá en la sangre. Lo más importante para mí es el apoyo de mi familia, que tengo de sobra", indicó.

 

Silvia Mari, su madrina, confirmó que desde chiquita la joven tuvo la chispa de querer ayudar a los demás. “Siempre fue como la maestra de sus compañeros de colegio, y si tiene que dejar sus cosas para ayudar a los demás, lo hace sin pensarlo”, destacó.

 

Para formar parte del cuerpo de bomberos, Navarro debía alcanzar la mayoría de edad, pero como le gustaba estudiar y aprobó todos los cursos sin problemas, la aceptaron a los trece. “Fue una excepción por mi buen desempeño. No salía a emergencias ni a incendios, pero compartía con los más grandes y eso me hizo adquirir mucha experiencia. Estudiábamos los distintos tipos de accidentes, incendios de casas, de campos y de automóviles. Era tan grande mi pasión y me gustaba tanto, que lo leía y lo incorporaba muy rápido”, expresó.

 

La joven recordó que la primera vez que salió a una urgencia fue "de película". "Tenía alrededor de quince años, y era una tarde de lluvia. Como había poca gente en el cuartel, tuve que participar. Resulta que era un gato que estaba sobre un árbol y ni siquiera tuvimos que usar una escalera”, dijo entre risas.

 

Pero el oficio no solo significa estar atenta a la sirena. “Hace unos meses volvía del cuartel hacia mi casa y me llamaron porque mi vecino estaba descompuesto. Cuando llegué a verlo, directamente no respiraba. Fue impactante porque también era mi amigo, así que comencé con las maniobras de reanimación y pude estabilizarlo. Esa fue la situación más complicada que me tocó vivir y resolver”, confesó. 

 

La bombera contó que tuvo que ausentarse por un tiempo de la institución para continuar con la universidad, pero hace tres años volvió y le propusieron ser directora de la escuela de cadetes, la que forma nuevos voluntarios. “También estoy a cargo de las relaciones públicas y soy instructora del cuerpo activo”, explicó. 

 

Además, aseguró que lleva el apellido con orgullo y que está agradecida con los daractenses que siempre tienen presente a su padre.

 

“Creo que mi fin en la vida es ayudar al prójimo. Espero finalizar pronto mi carrera de enfermera para sumar más conocimientos al cuartel”, expresó Jazmín. Su madrina sostuvo que el miedo siempre está, pero igual la acompañan en sus decisiones. “Es nuestro gran orgullo”, valoró la mujer, con emoción.

 

Comentá vos tambien...