18.4°SAN LUIS - Viernes 18 de Septiembre de 2020

18.4°SAN LUIS - Viernes 18 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Piden higienizar a las mascotas para ayudar en la prevención

Hasta el momento los estudios indican que no pueden infectar, pero pueden ser vectores por contaminación.

Por redacción
| 13 de abril de 2020
Cuidados. Recomiendan lavar las patas de las mascotas con agua y jabón cada vez que ingresen a sus hogares. Foto: Shutterstock.

En China los especialistas inocularon (introdujeron) el virus a perros, gallinas, patos, hurones, gatos, entre otros animales, y determinaron que solo se replicó en hurones y gatos. La hipótesis más seria a nivel mundial indica que todo comenzó en murciélagos y, debido a la alta capacidad de mutación del virus, se pasó a las personas. “La gran duda es si existe un animal intermediario. Lo que se sabe es que la COVID-19 vive una cierta cantidad de tiempo en objetos, como puede ser un picaporte. En ese sentido es fundamental higienizar a los animales, sobre todo si conviven con nosotros”, sostuvo el médico veterinario Isidro Ortega.

 

De acuerdo a lo que definió, hasta el momento los estudios advierten que las mascotas no son capaces de infectar a los seres humanos, pero pueden tener el virus por contaminación. Por eso, si un perro, por ejemplo, sale a la calle, a su regreso es indispensable limpiar sus patas con toallas antisépticas o con agua y jabón; no debe hacerse con lavandina ni alcohol porque irrita la piel.

 

“El animal puede ser vector mecánico, trasladar el virus desde una persona infectada a otra, pero si se mantiene la constancia de la higiene se eliminan todos los deshechos como la materia fecal y la orina y, de ese modo, realmente es muy difícil que se transmita. No hay evidencias suficientes para afirmar que el animal pueda transmitirlo”, explicó.

 

 

"La cuarentena es el mejor momento para compartir con las mascotas, pero hay que regular la interacción", Isidro Ortega.

 

 

También manifestó que la duda de los especialistas es el comportamiento del virus dentro del animal, ya que, si se consigue comprender la patogénesis (evolución de una enfermedad), se abre el camino para encontrar una posible cura. Ortega detalló que se han hecho pruebas en ratas, algunas de ellas modificadas genéticamente, pero los experimentos no funcionaron.

 

“La cuarentena es el mejor momento para compartir con la mascota, pero hay que regular la interacción para evitar que el cambio de hábito no sea drástico, ni para el animal ni para la persona. Lo fundamental es la salud, no hay que ‘automedicar’ a las mascotas. Si uno convive con el animal, se debe mantener la higiene y si la persona tiene coronavirus, lo mejor es que su mascota también mantenga la cuarentena”, dijo.

 

Recomendó, basado en las disposiciones nacionales, que las personas que tengan urgencias médicas intenten comunicarse con el veterinario de confianza para mantener un contacto a distancia. Si el caso amerita la atención personal, el profesional evaluará si se acerca al domicilio o si permite que el cliente vaya hacia la clínica (siempre que no integre un grupo de riesgo).

 

 

El gobernador Alberto Rodríguez Saá sumó a un veterinario al Comité de Crisis. 

 

 

La veterinaria y la COVID-19

 

La noticia sobre la tigresa del zoológico del Bronx, Nueva York, que contrajo la enfermedad, motivó al gobernador Alberto Rodríguez Saá a aplicar acciones preventivas en animales. Para ello, sumó al Comité de Crisis al médico veterinario y secretario de San Luis Logística, Sebastián Lavandeira.

 

La medida concuerda con las disposiciones de otros países como Alemania o las Islas Feroe, donde aplicaron el concepto “one health” (una salud), promovido por entidades como la Organización Mundial de la Salud (OMS), que desarrolla la interfaz humano-animal-ambiente (el 75% de las enfermedades emergentes es de naturaleza zoonótica, es decir, transmitidas por animales).

 

Comentá vos tambien...