Negaron que la cocaína que había en una fiesta fuera suya

Policías federales encontraron, en una quinta de Villa Mercedes, droga fraccionada y preparada como para ser vendida.

Marianela Aballay, su pareja,  Carlos Roldán, y su cuñado, Elías Roldán, tomaron la primera oportunidad que la Justicia les da para defenderse: declararon cuando fueron indagados. Reconocieron que hicieron una fiesta en una quinta del este de Villa Mercedes, pero negaron que haya sido de ellos la cocaína que los policías federales encontraron fraccionada y preparada como para ser vendida.

Las indagatorias empezaron el lunes a las 17 y terminaron cuatro horas después. A su turno, tanto Aballay, de 29 años, como los mellizos Roldán, de 19, coincidieron en sus declaraciones. Según explicaron, en la casaquinta situada en Francia y Amaro Galán vive la pareja.

Dijeron que el viernes 3 pasadas las 20:30, festejaban un cumple-años cuando los efectivos irrumpieron en el domicilio. Habían invitado solo a parientes, pero después llegó gente que no pertenecía a la familia, comentó Felipe Díaz Lanes, secretario del Juzgado Federal de Villa Mercedes, con base en las declaraciones. En la vivienda eran alrededor de 15 personas. Con lo que manifestaron, los imputados quisieron dar a entender que la droga hallada habría sido llevada por otra persona.

Una fuente recordó, sin embargo, que Aballay tenía entre sus prendas gran parte de los 36 gramos de cocaína que secuestraron, que estaba en bochitas. Y Elías Roldán, por su lado, tenía otro de los pequeños envoltorios.

El secretario federal dijo que la mujer permanecerá con prisión domiciliaria durante los diez días que el juez Juan Carlos Nacul tiene para definir si los procesa por violar la ley de tenencia y tráfico de estupefacientes. Primero porque es madre de un hijo lactante y, segundo, por el aislamiento, para evitar el contagio de coronavirus.

Su novio fue enviado a la Penitenciaría de San Luis, mientras que el otro Roldán continuará en un calabozo de Villa Mercedes. En la semana volverá a ser indagado por el juez Federal por otra causa por tenencia de drogas, por la que tenía pedido de captura desde el año pasado.

El viernes, cuando los policías llegaron a lo de Aballay y Roldán pensaron que se toparían con una fiesta que violaba la cuarentena. Pero además de la cocaína, se incautaron de cerca de 100 mil pesos, una balanza con la que pesaban la sustancia y tres motos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Negaron que la cocaína que había en una fiesta fuera suya

Policías federales encontraron, en una quinta de Villa Mercedes, droga fraccionada y preparada como para ser vendida.

Viernes. La Policía retira a uno de los hermanos Roldán del domicilio. Foto: Héctor Portela.

Marianela Aballay, su pareja,  Carlos Roldán, y su cuñado, Elías Roldán, tomaron la primera oportunidad que la Justicia les da para defenderse: declararon cuando fueron indagados. Reconocieron que hicieron una fiesta en una quinta del este de Villa Mercedes, pero negaron que haya sido de ellos la cocaína que los policías federales encontraron fraccionada y preparada como para ser vendida.

Las indagatorias empezaron el lunes a las 17 y terminaron cuatro horas después. A su turno, tanto Aballay, de 29 años, como los mellizos Roldán, de 19, coincidieron en sus declaraciones. Según explicaron, en la casaquinta situada en Francia y Amaro Galán vive la pareja.

Dijeron que el viernes 3 pasadas las 20:30, festejaban un cumple-años cuando los efectivos irrumpieron en el domicilio. Habían invitado solo a parientes, pero después llegó gente que no pertenecía a la familia, comentó Felipe Díaz Lanes, secretario del Juzgado Federal de Villa Mercedes, con base en las declaraciones. En la vivienda eran alrededor de 15 personas. Con lo que manifestaron, los imputados quisieron dar a entender que la droga hallada habría sido llevada por otra persona.

Una fuente recordó, sin embargo, que Aballay tenía entre sus prendas gran parte de los 36 gramos de cocaína que secuestraron, que estaba en bochitas. Y Elías Roldán, por su lado, tenía otro de los pequeños envoltorios.

El secretario federal dijo que la mujer permanecerá con prisión domiciliaria durante los diez días que el juez Juan Carlos Nacul tiene para definir si los procesa por violar la ley de tenencia y tráfico de estupefacientes. Primero porque es madre de un hijo lactante y, segundo, por el aislamiento, para evitar el contagio de coronavirus.

Su novio fue enviado a la Penitenciaría de San Luis, mientras que el otro Roldán continuará en un calabozo de Villa Mercedes. En la semana volverá a ser indagado por el juez Federal por otra causa por tenencia de drogas, por la que tenía pedido de captura desde el año pasado.

El viernes, cuando los policías llegaron a lo de Aballay y Roldán pensaron que se toparían con una fiesta que violaba la cuarentena. Pero además de la cocaína, se incautaron de cerca de 100 mil pesos, una balanza con la que pesaban la sustancia y tres motos.

Logín