Un emprendimiento puntano triunfó durante la cuarentena

Nació como una empresa para llevar comida, pero se transformó por la necesidad del mercado.

Que en toda crisis hay una oportunidad es lo que muestran Imanol Pedro y Gonzalo Pedernera, quienes crearon la primera empresa de delivery de la ciudad de San Luis que, a partir de la llegada de la cuarentena, pasó de llevar comida a transportar todo tipo de productos que las personas compraban de manera virtual en los negocios puntanos, que por decreto permanecían cerrados. Además, cuentan con una plataforma desde la que se pueden realizar los pedidos a los negocios que están adheridos a su servicio.

Ágil Delivery Express fue el nombre que eligieron para representar su marca, identificada por las cajas celestes en las motos de los cadetes. Pedernera y Pedro se conocieron por actividades comunes que compartieron en el pasado.

Una vez que terminó su carrera de gestión administrativa, Pedro comenzó la tarea de insertarse en el mundo laboral. Ante la escasez de espacios donde desarrollar su profesión, pensó en una idea que lo ayudaría a él y a otros conocidos a tener una entrada extra de dinero.

“En la ciudad solo teníamos Pedidos Ya, que cubre el rubro de las comidas rápidas. Sin embargo, en otras provincias existen servicios de mensajería que también llevan productos de farmacia o accesorios para celulares y ropa que compran por internet”, contó Imanol al recordar los comienzos, que se materializaron en noviembre de 2019.

Arrancaron con tres choferes y una plataforma de internet que ofrecía algunas ofertas de los primeros clientes que comenzaron a estar vinculados con Ágil. Tuvieron casi cinco meses para practicar en el rubro. “Después del 20 de marzo, cuando se decretó la cuarentena obligatoria, terminamos siendo alrededor de ocho cadetes. Yo también tuve que salir a repartir para poder abastecer la demanda que teníamos. Es decir que para nosotros explotó el negocio. Fue un lindo lío”, recordó uno de los dueños. Aseguró que la gente está en camino de adoptar cada vez más esta nueva forma de consumo. 

En la página agildex.mitiendanube.com tienen algunos de los clientes con los que trabajan. “Son muchos los comercios que nos acompañan, algunos de manera temporal a los que les llevamos cuando necesitan. Después tenemos clientes permanentes, como Dospu, a la que le llevamos medicamentos”, dijo Imanol sobre lo que para ellos recién empieza.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Un emprendimiento puntano triunfó durante la cuarentena

Nació como una empresa para llevar comida, pero se transformó por la necesidad del mercado.

En contacto. Transportan desde remedios hasta accesorios para celulares. Foto: Nicolás Varvara.

Que en toda crisis hay una oportunidad es lo que muestran Imanol Pedro y Gonzalo Pedernera, quienes crearon la primera empresa de delivery de la ciudad de San Luis que, a partir de la llegada de la cuarentena, pasó de llevar comida a transportar todo tipo de productos que las personas compraban de manera virtual en los negocios puntanos, que por decreto permanecían cerrados. Además, cuentan con una plataforma desde la que se pueden realizar los pedidos a los negocios que están adheridos a su servicio.

Ágil Delivery Express fue el nombre que eligieron para representar su marca, identificada por las cajas celestes en las motos de los cadetes. Pedernera y Pedro se conocieron por actividades comunes que compartieron en el pasado.

Una vez que terminó su carrera de gestión administrativa, Pedro comenzó la tarea de insertarse en el mundo laboral. Ante la escasez de espacios donde desarrollar su profesión, pensó en una idea que lo ayudaría a él y a otros conocidos a tener una entrada extra de dinero.

“En la ciudad solo teníamos Pedidos Ya, que cubre el rubro de las comidas rápidas. Sin embargo, en otras provincias existen servicios de mensajería que también llevan productos de farmacia o accesorios para celulares y ropa que compran por internet”, contó Imanol al recordar los comienzos, que se materializaron en noviembre de 2019.

Arrancaron con tres choferes y una plataforma de internet que ofrecía algunas ofertas de los primeros clientes que comenzaron a estar vinculados con Ágil. Tuvieron casi cinco meses para practicar en el rubro. “Después del 20 de marzo, cuando se decretó la cuarentena obligatoria, terminamos siendo alrededor de ocho cadetes. Yo también tuve que salir a repartir para poder abastecer la demanda que teníamos. Es decir que para nosotros explotó el negocio. Fue un lindo lío”, recordó uno de los dueños. Aseguró que la gente está en camino de adoptar cada vez más esta nueva forma de consumo. 

En la página agildex.mitiendanube.com tienen algunos de los clientes con los que trabajan. “Son muchos los comercios que nos acompañan, algunos de manera temporal a los que les llevamos cuando necesitan. Después tenemos clientes permanentes, como Dospu, a la que le llevamos medicamentos”, dijo Imanol sobre lo que para ellos recién empieza.

 

Logín