19.9°SAN LUIS - Miércoles 30 de Septiembre de 2020

19.9°SAN LUIS - Miércoles 30 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Academia "La Sajuriana": la danza de la herencia

Carlos Adorno la fundó en 1975 y en la actualidad su hija Marina sigue sus pasos. Una academia que  crece y deja huellas.

Por redacción
| 26 de mayo de 2020
Bailarines de "La Sajuriana" la academia de danzas folclóricas que nació como una propuesta de dos amigos y siguió su rumbo en manos del legado familiar. Foto: Gentileza.

Dos bailarines que formaban parte del ballet provincial, allá por 1975, decidieron desprenderse de la rutina y seguir sus propias reglas. Jorge Piquillem y Carlos Adorno se dieron cuenta que enseñar danzas folclóricas era una posibilidad que latía dentro de sus corazones y que la pasión por la tradición debía propagarse lo más pronto posible.

 

Así fue que en marzo de aquel año formaron "La Sajuriana", academia que sigue vigente hasta la actualidad, con 45 años de trayectoria y una cantidad notable de bailarines que pasaron por diferentes festivales y competiciones de todo el país.

 

Jorge le dejó a Adorno las riendas de la academia y el profesor sigue hasta hoy custodiando el legado. Aunque en la actualidad no se dedica a la docencia, su hija Marina lo reemplazó con un cuerpo de profesores aconsejados por el propio Carlos, que no deja de asistir a una sola clase solo para empaparse y mirar orgulloso cómo su academia crece a medida que pasa el tiempo.

 

"Comenzamos con Jorge por la asistencia de muchas personas que querían que nos largáramos a enseñar. Nos convencieron y empezamos con poquitos alumnos, todos infantiles. La academia creció y en 1976 nos animamos a nuestra primera presentación competitiva en la que participaron cuatro parejas. Fue una experiencia gratificante que nos impulsó a no parar esta máquina de tradición", expresó Adorno.

 

 

“ Mirar a los alumnos en cada clase me reconforta. Es una pasión que no puedo dejar de lado".  Carlos Adorno.

 

 

La vida y el tiempo no dejaron que Carlos armara su propio salón de baile. Siempre fue en busca de una escuela, un lugar amplio o un espacio alquilado para que sus alumnos pudieran expresarse cómodamente. Hasta que en 2008 llegó Marina y lo convenció de que había llegado la hora de cambiar el rumbo.

 

"Le dije a mi hija que ya estaba cansado de tanto enseñar y ella se hizo cargo. En 2009 pudimos inaugurar nuestro salón en el que actualmente dictamos las clases. Un momento muy esperado por todos los que integramos la familia de 'La Sajuriana'", recordó el director.

 

El año pasado, la academia terminó con ochenta alumnos. La pandemia logró que cerraran las puertas por un tiempo, pero después de vivir un verano intenso representando a San Luis en el Precosquín y el Festival Nacional de Laborde. "Estamos a la espera de bailar nuevamente, la próxima semana largaremos con las clases de malambo", adelantó Adorno.

 

Comentá vos tambien...