19.6°SAN LUIS - Viernes 10 de Julio de 2020

19.6°SAN LUIS - Viernes 10 de Julio de 2020

EN VIVO

Libre como el mar

Alfonsina Storni nació en Suiza el 29 de mayo de 1892, pero a los 4 años se mudó con su familia a Argentina. Tuvo una vida marcada por las necesidades económicas, la depresión y la soledad. Sus desórdenes mentales pudieron reflejarse en sus poemas, en los que pudo expresarse y, también, hacerse oír en contra de las desigualdades de género de la época.

 

Escribió su primer poema a los 12 años, fue madre joven y soltera y se ocupó de encabezar los primeros movimientos de mujeres a favor del voto femenino y otros derechos. Sus ataques de nervios y depresión la acompañaron siempre, pero no le impidieron publicar en 1916 su primer libro: "La inquietud del rosal". Allí comenzó una seguidilla de obras prácticamente autobiográficas con las que intentó derribar estereotipos y opresiones de las que eran víctimas las mujeres.

 

“El rosal en su inquieto modo de florecer/va quemando la savia que alimenta su ser. ¡Fijaos en las rosas que caen del rosal: tantas son que la planta morirá de este mal!/El rosal no es adulto y su vida impaciente/se consume al dar flores precipitadamente”, decía Storni desde las páginas de su primer libro y abría una nueva puerta para la poesía femenina.

 

Su estilo era diferente al de las otras mujeres de la literatura ya que sus poemas no presentaban devoción a Dios o al hombre, sino todo lo contrario, aspiraban a la emancipación.

 

En su poema “Tu me quieres blanca” expresó su disconformidad con las preferencias (y exigencias) masculinas de la época, que pretendían mujeres puras y castas. Cánones de la sociedad de esos años que no eran iguales para hombres y mujeres.

 

Alfonsina representó la lucha de la mujer por hacerse un lugar en el mundo literario. Por su género y su clase fue un gran desafío, pero su estilo literario se convirtió en un ícono mundial. También representó a miles de mujeres que por ese entonces buscaban un cambio social, mayores derechos y equidad en las relaciones. Bregó por la educación de la mujer y por su independencia emocional.

 

Tras una vida de desamores, depresiones y ataques de nervios, le detectaron cáncer de mama y ese fue su límite. Su neurosis, paranoia y soledad se incrementaron. Después de algunas cirugías y con el cáncer invadiéndole todo su cuerpo, el 25 de octubre de 1938 se adentró en el mar para no volver.

 

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...