9.8°SAN LUIS - Viernes 03 de Julio de 2020

9.8°SAN LUIS - Viernes 03 de Julio de 2020

EN VIVO

Las protectoras de la maternidad respetada

Como en gran parte del país, en San Luis existe La Casa de la Doula, un grupo de mujeres que se propusieron asistir a las futuras madres durante el embarazo, el parto y el puerperio. Un oficio que va acompañado por el amor, la entrega y la vocación.

Por María Florencia Baccello
| 27 de junio de 2020
Ilustración: Mailén Escudero.

La oscuridad de la noche la acompañó mientras llegaba al Policlínico con la bolsa rota y su hijo esperando por salir. El Hospital estaba vacío, las paredes frías y ella estaba ahí, vestida de verano, asustada y dolorida. El momento llegó y el bebé salió jubiloso del vientre. 3,700 kilos, 49 centímetros de largo y sensaciones entremezcladas de amor y dolor. A nadie pudo abrazar en uno de los momentos más importantes de su vida, solo al frío caño de la camilla, mientras que los médicos la retaban por no quedarse quieta, ni callada.

 

El parto no fue respetado. Fue apresurado. La información no era mucha, la experiencia tampoco y el acompañamiento nulo. El papá del bebé esperaba afuera junto con los demás familiares. Nadie le dijo que era su derecho abrazar a su hijo por primera vez a la par de la mamá. Luego llegó el puerperio y las emociones otra vez se entremezclaron entre lindas y no tanto. Un mundo de sensaciones que mutaban al compás del reloj.

 

Como esta historia hay miles que se repitieron por varios años.  Partos traumáticos, cesáreas innecesarias, ambientes hostiles, bebés recién nacidos arrebatados de sus madres sin explicaciones concretas o agresiones del personal médico hacia las parturientas fueron motivos suficientes para que las mujeres lucharan por un parto respetado, más humanizado. Y con ellos llegaron las doulas, un oficio ancestral que fue desplazado por la ciencia y la medicina y en la actualidad vuelve con más fuerza y gratitud.

 

En la antigüedad, doula significaba esclava o sirvienta, las elegidas para asistir a las madres a punto de parir como también a sus bebés. Pero en la actualidad, la palabra se resignificó. Hoy, una doula es una mujer que acompaña, aconseja y se pone al servicio de otra para brindarle el apoyo permanente que necesita para transitar el momento que está pasando.

 

En San Luis, como en todo el país, existe un grupo de mujeres que se dedican a acompañar e informar a las futuras madres, cuerpos gestantes y familias completas que desean traer al mundo a sus hijos de la mejor manera posible. La Casa de la Doula es una pequeña asociación que creció con el paso de los días y hoy cuenta con mujeres de toda la provincia que acompañan con su experiencia.

 

“No pensamos en la remuneración económica. Quizá una foto del momento del parto vale oro, mucho más que dinero", Florencia Larregle.

 

Florencia Larregle es una de ellas. Recibida como doula hace dos años, inició este camino luego de pasar por un embarazo traumático que le dejó un gusto amargo en la boca. Nada de lo que estaba planeado le sucedió, solo ver el rostro de su pequeña hija tan luminoso como se lo había imaginado.

 

"Transitaba por mi segundo embarazo y no quería volver a pasar por lo mismo. Me informé sobre el derecho al parto respetado. Traté de empoderarme, conocí el término doula y me dieron ganas de ser una de ellas", recordó Florencia que luego conoció a Belén Enrique, doula de Entre Ríos encargada de formarla en San Luis.

 

Belén realiza formaciones por todo el país y en una de ellas se recibió Florencia junto con un grupo pequeño de mujeres residentes de San Luis capital y Villa Mercedes. "Fue un momento mágico. Un día me enteré que el curso se realizaba y me inscribí. Durante cuatro meses viajé con mi tercera hija de 45 días que me acompañó en todo el proceso y ahora soy una de ellas", agregó.

 

Las doulas se identifican como las maestras de la maternidad. Las guías y las experimentadas que desde el amor ayudan a las mujeres.

 

"Acompañamos y empoderamos a las madres o personas gestantes. Algunas trabajan desde la búsqueda del hijo y otras con el embarazo como hecho. La mayoría de las intervenciones que viven las mujeres en el hospital son innecesarias, no solo en el embarazo, sino en el momento del trabajo de parto y el postparto. La finalidad es que tengan la libertad física, emocional y psicológica para poder lograr un parto lo más natural posible", explicó Larregle.

 

Su experiencia como doula la vivió muy pocas veces, pero con gran intensidad y emoción. "El día que me recibí de doula mi cuñada me esperaba en casa con la noticia de que estaba embarazada. No dudé en acompañarla durante todo el proceso. Luego, una pareja de desconocidos me llamó para asistirlos. Es increíble. Un oficio lleno de amor, empatía y amorosidad", contó Florencia.

 

En la actualidad, en plena época de distanciamiento, las doulas siguen su camino. Por videollamadas o mensajes de WhatsApp informan a las madres, que cada día son más las interesadas en contar con su experiencia.

 

"No todas somos mamás. Hay chicas que aún no tienen hijos, pero se quisieron formar. Lo importante es la vocación y sentir esto como propio", concluyó Larregle.

 

La próxima formación de doulas será el 23 de julio vía online y lo dictará Belén Enrique. Las interesadas podrán informarse por las redes sociales de La Casa de la Doula San Luis o al 2664771053.

 

Comentá vos tambien...