15.3°SAN LUIS - Viernes 03 de Julio de 2020

15.3°SAN LUIS - Viernes 03 de Julio de 2020

EN VIVO

Matías Quiroga: el "Chiquito" que se hizo "Gigante" con goles

Tiene un largo camino en el fútbol con tres ascensos a Primera. Actualmente está en Defensores de Belgrano.

Por Daniel Valdés
| 28 de junio de 2020
Apasionado del fútbol. El festejo, una sana costumbre del puntano.

Matías Quiroga es un apasionado del fútbol y enamorado del gol. Dicen que los delanteros viven del gol y "Chiquito" es un "Gigante" a la hora de convertir. Surgió de BAP de Batavia. No hizo inferiores. Un día le salió la chance de ir a probarse a Juventud —por medio de su tío Juan que le consiguió esa posibilidad— y aprovechó su momento. Facundo Quiroga dio el "Ok" para que quedara en el "Juve" y ahí comenzó a construir su carrera. Actualmente juega en Defensores de Belgrano, pero antes de desembarcar en el "Dragón" jugó en Audax Italiano de Chile. Después pasó por Unión, Patronato, Gimnasia de La Plata, Gimnasia de Jujuy y Atlético Rafaela. Consiguió tres ascensos a Primera División. Y cumplió su mayor sueño: jugar contra Boca y River.

 

"De Juventud tengo los mejores recuerdos. Pude crecer. Empecé jugando en la liga local. Después jugué en el Argentino A y gracias a los goles y a la vidriera que fue Juventud se me abrió la puerta para ir a Audax Italiano de Chile, algo que es muy difícil, ya que no es habitual que un jugador de la tercera categoría del fútbol argentino pase a un club de Primera de otro país", comenzó diciendo.

 

El primer tiempo en Juventud no fue bueno. El arco no se abría. El delantero que habían traído para hacer goles estaba con la pólvora mojada y los hinchas lo miraban de reojo. "Era muy cuestionado al comienzo. El que me bancó fue Gerardo Quiroga. Me dio confianza. Me dio minutos. Yo no hacía goles y él insistía conmigo, hasta que vinieron las buenas y pude hacer una seguidilla de goles", recuerda.

 

 

 

“Juventud me abrió las puertas para comenzar la carrera que hice. Tengo muy buenos recuerdos del club”.

 

 

 

De cuestionado en los primeros tiempos en Juventud pasó a ser un jugador importante. El fútbol se mide en goles. Matías comenzó a hacerlos; los hinchas lo aceptaron y coreaban su nombre. La buena racha derivó en una venta. Un nueve corpulento, de 1,96 metro y goleador era un arma de seducción para cualquier DT o institución. Los goles de "Chiquito" comenzaron a cotizar en bolsa y se fue a Audax Italiano, donde tuvo un debut soñado. "Ingresé a los 80 minutos contra Colo Colo y a los 85’ hice el gol del triunfo. Ganamos 2-1. Mejor no pudo ser mi carta de presentación. Salió todo redondo", dice. En Chile creció mucho como jugador. Lo tuvo de DT a "Pomelo" Marini, un entrenador muy capaz y conocedor del puesto, ya que en su época de jugador se desempeñaba como nueve. "Marini me enseñó mucho. Con él aprendí a acomodar el cuerpo, a forcejear. Sacó provecho de mi físico y de mi altura, y me dio varios tips que pude incorporar a mi juego", asevera.

 

Si bien tiene una extensa carrera como jugador, Matías dice que su mejor versión se vio en Unión de Santa Fe y en Patronato. En el "Tatengue" fue goleador y pieza clave para conseguir el ascenso a Primera División. En Patronato también tuvo un buen rendimiento. Llegó como refuerzo. Tuvo un semestre con muchos goles. Esa temporada estaba River en el Nacional B, y el "Patrón" con Matías en cancha lo derrotó 1-0 con gol de Acosta.

 

Todavía se acuerda de su mejor gol. "No me caracterizo por hacer goles lindos, pero el que le hice a Instituto jugando para Gimnasia de Jujuy fue un golazo. Sacó el arquero nuestro, la peleé con un defensor, la pelota queda picando, giré y saqué un zurdazo que se clavó en el ángulo de Julio Chiarini", comenta.

 

 

 

 “Gerardo Quiroga fue el DT que más me marcó. Me dio minutos y confianza cuando las cosas no me salían”.

 

 

 

Tiene como mayor virtud el juego aéreo. No es para menos. Es un jugador voluntarioso que las lucha todas y nunca da una pelota por perdida. Sigue jugando con el hambre de gloria que tenía cuando empezó en su Batavia natal.  "Soy un apasionado. Si volviera a nacer elijo el fútbol de nuevo. Miro partidos todo el tiempo. Me gusta mucho. Por más que tenga 34 años siempre se aprende algo nuevo. Soy muy observador", asevera.

 

Cumplió el sueño de jugar en Primera y en el exterior, pero tiene una espina clavada: jugar en Europa. "Es la cuota pendiente. Me hubiese gustado ir al fútbol europeo, no tuve esa chance, y a mi edad es muy difícil que lo logre, pero uno nunca tiene que dejar de soñar", asegura el hombre que dice que una vez que cuelgue los botines va seguir ligado al fútbol.

 

Ese pibe, que en los potreros de Batavia soñaba con ser futbolista profesional, pudo cumplir su sueño. Matías Quiroga, el "Chiquito" que se hizo "Gigante" con goles.

 

 

 

9 equipos contaron con Matías Quiroga. Empezó su carrera en BAP de Batavia. Después pasó por Juventud de San Luis, Audax Italiano de Chile, Unión, Patronato, Gimnasia de La Plata, Gimnasia de Jujuy, Atlético Rafaela y Defensores de Belgrano.

 

 

 

En el "Dragón": el equipo de Núñez disfruta de un delantero de primera. Le sobra jerarquía al puntano.

 

 

Comentá vos tambien...