15.9°SAN LUIS - Sabado 08 de Agosto de 2020

15.9°SAN LUIS - Sabado 08 de Agosto de 2020

EN VIVO

Responsabilidad y dinero

Por redacción
| 01 de julio de 2020

Cuando aún no está clara la eficacia de la respuesta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ante la COVID-19, esa institución necesita 31.300 millones de dólares para abarcar a todos los países con su proyecto de pruebas, vacunas y medicinas contra la pandemia, planteó su director, Tedros Gebreyesus.

 

Para controlar al nuevo coronavirus y salvar vidas “está claro que necesitamos diagnósticos, vacunas y terapias eficaces, en cantidades sin precedentes y a una velocidad sin precedentes”, expuso Tedros.

 

La iniciativa “Acelerador de herramientas de acceso a la COVID-19” reúne a gobiernos, científicos, empresas, sociedad civil y filántropos con el objetivo de llegar cuanto antes al fin de la pandemia.

 

“Todos queremos que esto termine, todos queremos seguir con nuestras vidas, pero la dura realidad es que esto ni siquiera está cerca de terminarse”, dijo la máxima autoridad de salud de Naciones Unidas.

 

Según el plan de la OMS, se necesitan 500 millones de pruebas para los 127 países de ingresos medios y bajos hasta mediados de 2021, 245 millones de tratamientos y 2.000 millones de dosis de vacunas, de las cuales la mitad se destinará a esas naciones hasta finales de 2021.

 

Del dinero requerido, hasta ahora se han comprometido 3.400 millones de dólares, algo más de 10 por ciento. La OMS admitió que los 31.300 millones de dólares que se requieren “es una cantidad significativa, pero pálida si se compara con el costo de la pandemia, menos de 10 por ciento de lo que la economía mundial pierde cada mes”, dijo la OMS.

 

Recordó que, según el Fondo Monetario Internacional, la economía mundial pierde mensualmente unos 375.000 millones de dólares por efecto de la pandemia. Además, ya murieron más de 500.000 personas y, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se pierden horas de labor equivalentes a 10 por ciento de los empleos en el mundo.

 

El programa de la OMS tiene cuatro pilares, el primero de los cuales es de diagnóstico y tiene como objeto “salvar nueve millones de vidas y evitar 1.600 millones de infecciones adicionales, a través del acceso equitativo a pruebas simples, precisas y asequibles”.

 

La idea es llevar al mercado dos o tres pruebas rápidas de alta calidad, capacitar a 10.000 profesionales de la salud en 50 países y establecer pruebas para 500 millones de personas en países de ingresos bajos y medianos, para que puedan establecer estrategias de prueba, rastreo y aislamiento.

 

El pilar terapéutico procura acelerar el desarrollo y la entrega de tratamientos en todas las etapas de la enfermedad.

 

El pilar de las vacunas busca “garantizar que las vacunas se desarrollen lo más rápido posible, se fabriquen en los volúmenes correctos sin comprometer la seguridad, y se entreguen a quienes más las necesitan”.

 

Finalmente, el cuarto pilar comprende la protección de los trabajadores de la salud, las tareas de administración e innovación en los programas, y el fortalecimiento y conexión entre los sistemas de salud involucrados en la lucha contra la pandemia.

 

La OMS es cuestionada por su papel ante la COVID-19; es probable que esta reacción sea una respuesta a esas críticas. El tiempo dirá, con relativa certeza, cuál fue su responsabilidad ante la salud global y en el manejo de los fondos correspondientes.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...