7.5°SAN LUIS - Miércoles 12 de Agosto de 2020

7.5°SAN LUIS - Miércoles 12 de Agosto de 2020

EN VIVO

Está grave un adolescente que fue atropellado por un auto

Iba de acompañante en una moto. El conductor del coche huyó, pero luego se presentó ante la Policía. Estaba ebrio.

Por redacción
| 02 de agosto de 2020
Honda Tornado 250. El rodado era manejado por el hermano del menor, de 20 años, al momento del accidente. Fotos: Relaciones Policiales.

Hasta este sábado, Lautaro, de apenas 14 años, permanecía en la Terapia Intensiva del Policlínico Regional de Villa Mercedes. Desde que está allí, es decir desde la mañana del jueves, su estado clínico no mejora. Continúa grave por las heridas que sufrió ese día, cuando la moto que conducía su hermano fue embestida por un automovilista que, tras atropellarlos, no se detuvo a auxiliarlos, sino que huyó y, luego, se presentó voluntariamente en una dependencia policial.

 

Apenas fue ingresado en el área de Pediatría del hospital, el menor fue operado "por un fuerte golpe en el bazo", además de sufrir fracturas en numerosas costillas, informó una fuente policial. Pero a 24 horas de esa cirugía fue intervenido quirúrgicamente por segunda vez. Según trascendió del mismo informante, los especialistas tuvieron que extraerle el bazo. Pero su estado todavía era reservado porque tiene ambos pulmones y el hígado perforados.

 

El accidente por el que está en ese estado sucedió alrededor de las 5:45, en Zabala Ortiz y Bolivia. Cuando el personal de turno de Accidentología Vial llegó, en la esquina del siniestro ya trabajaban policías de la Comisaría 9ª. Los de esa seccional les informaron que, según los datos que recabaron hasta entonces, un auto y una moto habían chocado y el conductor del coche había escapado.

 

También les dijeron que los familiares de los jóvenes que viajaban en el rodado menor se habían allegado y llamaron a una ambulancia. Una vez que arribó la unidad del Sempro, a cargo del médico Leonel Aguilar, trasladaron al menor, que iba de acompañante en la moto, al policlínico.

 

 

 

En la esquina del choque, el único indicio que hallaron para localizar a los vehículos que colisionaron fue la chapa de una patente, que estaba a un costado del asfalto. El dominio era EVH 577. Dos horas después, a las 8, ya con la luz del sol, los investigadores regresaron a Zabala Ortiz y Bolivia para inspeccionar con mayor detalle el lugar. Esa segunda vez, encontraron piezas de plástico que podrían ser del rodado que se dio a la fuga.

 

A esa hora también, los efectivos terminaron de corroborar que el titular de la patente hallada era un hombre, de apellido Puebla, con domicilio en pasaje Chenau 986. Pero cuando el personal policial fue a la casa, allí los atendió un menor que les avisó que Puebla y su sobrino volverían al mediodía.

 

A las 12:30, Lautaro Gabriel Toro se presentó en la dependencia de Accidentología. El hombre de 23 años dijo ser quien conducía el Fiat Uno Fire del choque que sucedió en Zabala Ortiz y Europa. Al ver que las calles que mencionaba no coincidían con las del lugar del accidente y el muchacho lucía un tanto desorientado, los efectivos le hicieron un alcohotest. La prueba arrojó que estaba ebrio. Tenía 1,03 gramos de alcohol en sangre.

 

Más tarde, localizaron a Lucas Martínez. El joven de 20 años se identificó como el hermano del adolescente que estaba internado. Contó que él conducía la motocicleta al momento de la colisión y la entregó para que sea peritada. Es una Honda Tornado 250, roja.

 

Comentá vos tambien...