11.3°SAN LUIS - Jueves 29 de Octubre de 2020

11.3°SAN LUIS - Jueves 29 de Octubre de 2020

EN VIVO

Juicio por abuso: declararon dos hermanas de la víctima

Una dijo que, aunque jamás vio que él se propasara con la chica, él mostraba preferencia hacia ella.

Por redacción
| 22 de agosto de 2020
Debate oral. El defensor oficial, Víctor Endeiza, y el fiscal Néstor Lucero durante el juicio en la Cámara Penal 1. Foto: Archivo.

Dos de las hermanas que Y. tiene y que vivían con ella cuando Luis Mario Vélez habría cometido los abusos por los que es investigado declararon ayer ante la Cámara Penal 1 de Villa Mercedes, en el juicio que el hombre afronta por los ultrajes.

 

Las dos coincidieron en que nunca vieron que el acusado se propasara con la joven. Tampoco la víctima les confió que eso hubiera sucedido. Sin embargo, una de las testigos comentó que siempre le había resultado sospechoso el hecho de que Vélez mostrara una marcada preferencia por Y.

 

Las jóvenes que declararon ayer a mediamañana son dos de los seis hermanos que convivían con Y. a principios de 2012, cuando ocurrieron los hechos, según la denuncia. Ahora son adultas, pero en el momento de los abusos tenían 10 y 12 años.

 

Ambas contaron, en líneas generales, lo mismo que habían dicho hace años cuando fueron interrogadas en la Cámara Gesell. Es decir, que ninguna vio ni escuchó nada que les hiciera pensar que el acusado, en los meses que residió en su casa, abusaba de su hermana mayor, resumió el defensor oficial, Víctor Endeiza.

 

Señalaron que Y. jamás les dijo ni dio indicios que les hiciera sospechar de Vélez. De hecho, luego de que fue denunciado y excluido de la vivienda, le preguntaron sobre los abusos, pero ella nunca dijo nada al respecto. Tal vez no se animaba a hablar.

 

Es más, las testigos comentaron que en un momento tuvieron dudas sobre lo denunciado. Fue porque, luego de que la víctima declarara en Cámara Gesell, les dio a entender que había dicho eso para que de una vez por todas Vélez se fuera de su domicilio.

 

Conseguir que el acusado se mudara era lo que esperaban todos. El hombre se había instalado ahí a fines del 2011, luego de que su amigo, el padre de las jóvenes, falleciera. Todos los testigos coincidieron en que vivir con él era una pesadilla.

 

Las chicas relataron que era muy violento. Le tenían miedo. Contaron que se iba, volvía borracho y les pegaba no solo a ellas, sino también a los tres hermanos discapacitados que tienen. Dijeron que varias veces su madre lo echó y que no había caso, él continuaba allí. La Policía iba y lo sacaba del domicilio, pero después regresaba.

 

Pese a que Y. nunca le confió nada sobre los abusos, una de las hermanas, la que tiene 18 años, indicó que siempre le había llamado la atención el modo en que el acusado trataba a su hermana. "Siempre le hacía algún regalo, le compraba ropa y a las otras no", recordó. Esa es una conducta típica de los abusadores, que intentan acercar, manipular o silenciar a las víctimas con obsequios.

 

El juicio seguirá el miércoles. Si Vélez no declara, el fiscal y la defensa expondrán sus alegatos y luego, la Cámara dará el fallo.

 

Comentá vos tambien...