18.8°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

18.8°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Huelga en Las Camelias: la toma de la panadería ya lleva 19 días

Los 21 empleados reclaman por sus salarios, el pago de la aseguradora y la obra social. Para cubrir sus gastos, elaboran viandas los fines de semana y hacen panificados todas las tardes.

Por redacción
| 07 de agosto de 2020
Con distanciamiento. Los empleados continuarán con la toma del comercio hasta que obtengan una respuesta.Foto: Héctor Portela.

Continúa el conflicto en la panadería Las Camelias. A más de dos semanas del inicio del reclamo, los veintiún empleados aún no obtienen una respuesta por parte de los propietarios. El miércoles tenían una audiencia en el Programa Relaciones Laborales, pero los dueños no se presentaron.

 

El pedido es puntualmente por la falta de pago de los salarios desde que comenzó la cuarentena, por irregularidades en la Aseguradora de Riesgos de Trabajo (ART) y de la obra social. Por ello, el personal sigue con la toma del comercio de la calle 25 de Mayo y Juan Llerena hasta que les brinden una solución que les convenga.

 

“Desde el lunes 20 estamos firmes en esta lucha de lo que pedimos y no vamos a aflojar. La patronal nunca tiene ofertas concretas y en cada encuentro que tenemos siempre pasamos a cuarto intermedio porque no llegamos a un acuerdo, y no creo que lo hagamos porque lo que nos ofrecen es una burla”, aseguró Karina Riquelme,  una de las empleadas.

 

 

Los dueños no se presentaron a una audiencia y pasó para el miércoles próximo.

 

La mujer también mencionó que desde ese día nunca abandonaron el interior del comercio y se fueron turnando, como una muestra de que no van a dejar el local hasta obtener una solución favorable.

 

Además, contó que los dueños tenían la intención de vender un inmueble para abonar una parte de los salarios. “A una sola compañera le deben medio millón de pesos. Con ese dinero no cubren ni siquiera la deuda de uno solo, porque desde que llegó la pandemia prácticamente ni nos pagaban”, dijo.

 

Como muchas de las familias dependen únicamente de ese ingreso, desde el fin de semana pasado elaboran comidas para vender y panificados para todas las tardes. “Obtuvimos un apoyo muy grande e impensado por parte de los villamercedinos, estamos muy agradecidos. Algunos colaboraron con alimentos y otros directamente comprando nuestras viandas. Lo primero que hicimos fue pollo al disco y para este sábado y domingo tendremos empanadas fritas y al horno”, detalló.

 

 

Para recaudar dinero. Los panaderos ofrecen panificados todas las tardes y viandas los fines de semana. Foto: Héctor Portela.

 

 

Riquelme destacó la colaboración de los compañeros del rubro panadero, quienes les prestan las instalaciones y maquinarias industriales para elaborar los productos. Todo lo que recaudan es destinado al fondo de huelgas para abastecer de insumos de primera necesidad y alimentos a los integrantes del grupo que más lo necesitan.

 

 

A veces uno aguanta este tipo de irregularidades laborales porque necesita la plata para poder vivir. (Natalia Vilches - empleada)

 

El martes participaron de una reunión con el intendente Maximiliano Frontera, en la que manifestaron su preocupación. “Tuvimos muy buena respuesta por parte de él y de la Secretaría de la Mujer, nos van a asistir con alimentos y con lo que necesitemos”, acotó.

 

Hasta el miércoles tuvieron un cuarto intermedio de una audiencia que tenían pactada, pero los dueños no se presentaron ante el organismo ministerial, así que fue reprogramada para la próxima semana. “Lo que quiere la patronal es cansarnos, como ha sucedido siempre en este tipo de conflictos, pero no vamos dar el brazo a torcer, porque necesitamos generar ingresos”, sostuvo.

 

Natalia Vílchez, otra de las trabajadoras, señaló que en su caso hace ocho años que está brindando su oficio de manera no regulada en el comercio. “Uno aguanta porque necesita la plata, pero últimamente hasta recibíamos maltrato por parte de uno de los encargados. Ahora sobrevivo económicamente porque empecé a trabajar en algunos domicilios particulares en tareas de limpieza”, resaltó.

 

En cuanto a su estado laboral, acotó que al principio estuvo cubriendo los francos, en turnos rotativos y el último tiempo estaba por la noche. “Como los nuevos horarios establecidos a raíz del coronavirus permitían la apertura hasta las 20, no me llamaron más, pero dijeron que me iban a seguir pagando y me dieron únicamente dos mil pesos durante todos estos meses”, agregó.

 

Comentá vos tambien...