13°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

13°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Motivos para querer a Banksy

“Hola, Pía. He leído tu historia en los periódicos y suena fantástica. Soy un artista del Reino Unido y he trabajado un poco sobre la crisis migratoria. Obviamente no puedo quedarme con el dinero. ¿Podrías usarlo para comprar un barco nuevo o algo así? Por favor, házmelo saber”. Pía Klemp, una activista que como capitana de distintos barcos rescató a miles de personas en el Mediterráneo, recibió este mensaje que al principio le pareció una broma.
Nadie sabe quién es realmente Banksy, aunque en realidad todos saben muy bien quién es. El artista británico famoso por sus grafitis era el autor de la nota. El pintor es conocido, además, por hacer de su arte una sorpresiva forma de protesta social: así lo hizo en el muro que divide a israelíes y palestinos, como también en varios murales que hacen específica mención al tema de los refugiados.
En uno de ellos unas palomas sostienen carteles para alertar a otro pájaro de no entrar en su territorio: “Migrantes no son bienvenidos”, “Vuelvan a África”, y “Dejen en paz a nuestros gusanos” es lo que se puede leer como mensaje disuasorio. En 2014 la obra fue borrada por error, un error imperdonable teniendo en cuenta que las obras de Banksy son rematadas por millones de dólares y sus murales callejeros cuidados como patrimonio invaluable allí por donde se presentan.
En 2018 el grafitero sorprendió con otro mural. Steve Jobs era pintado como un refugiado saliendo de un campo en Francia, lo que causó revuelo y sirvió a muchos para conocer su historia: Jobs era hijo de un inmigrante sirio que logró entrar en EE.UU. "A menudo tratan de hacernos creer que la migración es una carga para los recursos del país, pero Steve Jobs era el hijo de un migrante sirio. Apple es la compañía con más ganancias del mundo y solo existe porque alguien le permitió la entrada a un joven de la ciudad de Homs", dijo entonces el artista.
Su activismo en el arte pasó a la acción y, tras su ofrecimiento, Banksy financió la compra de un barco de rescate que ya el primer día en el mar salvó a 89 personas. Al presentar esta embarcación, que también fue intervenida por él, dijo que “todas las vidas negras importan”, en clara alusión a que muchos de los migrantes que llegan a Europa provienen de África, y al olvido en el que tanto medios de comunicación como sociedad en general tienen a los miles que perdieron (y siguen perdiendo) su vida en el mar. El hecho de que no las veamos no significa, bajo ningún punto de vista, que no existan.
Para hacerlo más visible, Banksy decidió convertir su protesta en beneficio para alguien más. El barco, llamado “Louise Michel” en honor a una anarquista feminista francesa, salvó a cientos de personas y busca salvar a miles más.
Por eso, además de su arte, hay otros cientos, miles de motivos para querer a Banksy. 
 

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...