13°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

13°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Señales de una estadía de mutuo aprendizaje

Los vestigios y los comprobantes documentados del paso de Domingo Faustino Sarmiento por San Francisco dejaron constancia del grato recuerdo que el sanjuanino tenía de San Luis.

Por redacción
| 14 de septiembre de 2020
Foto: El Diario.

Quien se interese por la figura de Domingo Faustino Sarmiento podrá encontrar en diversos medios una multitud de información de la más diversa índole y dudosa procedencia.

 

En la inmensa obra sarmientina, San Luis siempre estuvo presente, sobre todo su breve pero significativa experiencia en San Francisco del Monte. En principio se puede afirmar que fue el propio Sarmiento quien dejó el principal testimonio de su labor en tierras puntanas.

 

En dos de sus principales obras de alcance universal, "Facundo" y "Recuerdos de Provincia", Sarmiento dejó constancia de su accionar en San Francisco. En la primera escribía con orgullo en un pie de página: “El año 1826, durante una residencia de un año en la sierra de San Luis, enseñaba a leer a seis jóvenes de familias pudientes, el menor de los cuales tenía 22 años”. En la segunda, de 1850, describió en eternas páginas autobiográficas y con gran detalle sus añoradas experiencias junto a su tío, el presbítero José de Oro, donde afirma que en esta población de San Luis nació su vocación docente y civilizatoria.

 

Sin embargo, pocas o ninguna son las evidencias documentales que se han podido hallar sobre la experiencia educativa de Sarmiento en la localidad puntana en 1826. Solo algunas huellas rescatadas de entre sus escritos pueden comprobarse gracias a los documentos preservados en los archivos provinciales.

 

 

 

Tal vez el más importante y directo es una nota citada por Urbano Núñez, hoy lamentablemente desaparecida. Allí notables familias de San Francisco del Monte solicitaban autorización al gobernador José Santos Ortiz el 12 de octubre de 1825 para que el “cura presbítero don José de Oro, que va pasando por la jurisdicción, se detenga”. Los Camargo, Pereyra, Olguín, Espinosa, Sosa y Jofré pidieron retener al cura porque hacía mucho tiempo que carecían de “auxilios espirituales”.

 

Tras los pasos de su tío (quien estaba desterrado de San Juan por alzarse contra el gobierno provincial) fue Sarmiento a San Francisco, deseoso de completar su formación. De sus escritos, sobre todo en "Recuerdos de Provincia", es posible ratificar su presencia por medio de evidencias indirectas.

 

Sarmiento en estos escritos describe el estado de pobreza general de las campañas y travesías argentinas, incluyendo a San Francisco, la problemática del robo de ganado y la práctica de expulsar a la población sin oficio de los pueblos. Estas características se pueden ver claramente en las escasas comunicaciones que el delegadodel partido de El Pantanillo y San Francisco, Bartolo Luis Magallán o Magallanes, remitió al gobierno de San Luis en 1823.

 

En una refiere a la recaudación de impuestos de su distrito que alcanzó los 137 pesos de un total provincial de 2.287, lo que refleja el estado de pobreza en que se encontraba la provincia de San Luis. En otra, informa que bajo custodia del cabo Borjas Jofré y dos soldados, se remitieron a la ciudad de San Luis dos hermanos, uno de ellos desertor, dedicados al robo de caballos y solicita el envío de “un poco de papel”, otro signo de pobreza y escasez.

 

Otra nota posterior indica que se remitían “cuatro hombres que no tienen mayores ocupaciones; dentro de ocho dias mandare otros tantos”. Y finalmente informaba que fueron retenidos “dos mosos cuñados de un sargento mio que avianbenido de San Juan aver una ermana por q avia muerto la madre”. Los errores de ortografía pertenecen al original.

 

Todos estos datos referidos a San Francisco ratifican lo afirmado por Sarmiento: el estado de pobreza de San Luis, el problema del robo de ganado, la erradicación de la población sin oficio y la  comunicación habitual entre San Juan y San Francisco. 

 

Sin embargo, y como una tardía ratificación material de su estadía, fue en 1871, con Sarmiento ya presidente de la Nación, que se descubrió una prueba irrefutable de su presencia cuatro décadas antes. El gobierno de la provincia de San Luis acometió a comienzos de la década de 1870 la rectificación de la villa de San Francisco del Monte, que incluyó la apertura de la calle que unió las dos partes de la localidad divida por el río, tal como lo había proyectado Sarmiento en 1826. Para el trazado de las calles contrató a uno de los primeros ingenieros agrimensores de San Luis, Gregorio Gutiérrez.

 

 

 

En estas circunstancias se le informó al gobernador Juan Agustín Ortiz Estrada sobre el hallazgo de un madero que contenía la inscripción que Sarmiento había realizado por pedido del presbítero Oro en 1826, cuando se estaba reconstruyendo el templo de San Francisco destruido parcialmente por un rayo. El encargado de la Comisión de Reconstrucción, Francisco Bazquez, designado por el propio gobernador a mediados del año 1871, informaba detalladamente sobre los avances y costos de la obra, que incluyó la reparación del coro de la iglesia.

 

Este descubrimiento fue comunicado de inmediato al gobierno nacional y originó una importantísima carta que el presidente Sarmiento remitió a San Luis dando cuenta de su agradecimiento por el hallazgo producido que convalidaba de forma indudable sus palabras inmortales en "Recuerdos de Provincia".

 

 

Por: Guillermo Genini

 

Comentá vos tambien...