29.7°SAN LUIS - Miércoles 27 de Enero de 2021

29.7°SAN LUIS - Miércoles 27 de Enero de 2021

EN VIVO

Consejos para tener a raya al Cogollero del maíz

Muestra una tendencia marcada a adquirir tolerancia a las proteínas cry de los maíces transgénicos en corto tiempo, por eso es importante incorporar el control químico.

Por redacción
| 10 de enero de 2021
Preferencia. El Cogollero ataca en una proporción mayor a los maíces tardíos. Foto: Archivo.

Con la campaña gruesa en pleno desarrollo, siempre es importante revisar los consejos que brinda la Red de Manejo de Plagas (REM) de Aapresid, que plantea una serie de estrategias para un buen manejo del Cogollero (Spodopterafrugiperda) en las siembras tardías de maíz y sorgo, que ofrecen el escenario perfecto para el ataque de esta plaga.

 

Desde la aparición de los maíces transgénicos (Bt) el principal problema de plagas, el Barrenador del tallo (Diatraeasaccharalis), se puede decir que ha sido controlado. Pero no pasa lo mismo con el Cogollero, también conocido como Oruga Militar Tardía.

 

La aparición de maíces transgénicos terminó con el Barrenador del tallo, pero ahora la principal amenaza pasó a ser el Cogollero.

Hay que actuar pensando que cada decisión individual repercutirá en la sustentabilidad a escala regional, subrayan los técnicos de la Red en una nota publicada por Agroverdad. “Un relevamiento de Aapresid en el centro de Santa Fe y Entre Ríos de la campaña 2018/19 reveló que, mientras menos del 20% de la superficie de maíz temprano recibió aplicaciones para control de esta plaga, la superficie tratada en maíz tardío ascendió al 75%”, apuntaron los técnicos de la institución.

 

Para tener claro cómo actuar, la Red de Manejo de Plagas elaboró un resumen de las estrategias a tener en cuenta para hacerle frente al Cogollero, con consejos simples pero muy efectivos que permitirán transitar un verano más tranquilo.

 

Pensar en el manejo, incluso antes de la implantación. Uno de los temas será la planificación del cultivo, ya que el ataque del Cogollero está influido por el cultivo anterior, hacer un buen manejo del barbecho, detectar la posiblepresencia de malezas, estar atentos a la fecha de siembra y al material utilizado. “La rotación e implantación de cultivos y el manejo de rastrojos y de malezas son algunas de las tácticas a discutir”, comentan los técnicos.

 

Conocer el enemigo.Otro de los temas será la correcta identificación de la plaga. Los huevos se depositan en grupos en el envés de las hojas y están          cubiertos por pelos y escamas. Los técnicos resumen una serie de características, como el tamaño de la cabeza, el color y la longitud, entre otras.

 

Monitorear, monitorear… y monitorear. Previo a la siembra, hay que identificar las áreas enmalezadas que puedan actuar como reservorio del Cogollero. Allí deberá monitorearse desde la presiembra hasta la madurez fisiológica, tanto del maíz como del sorgo, cada siete días como mínimo. “En condiciones de altas temperaturas y presión de la plaga se recomienda monitorear cada 4-5 días. En cada visita que se haga a los lotes”, es la exigencia que habría que imponerse.

 

Además, la REM cree que “deben realizarse cinco estaciones de muestreo distribuidas en forma de X cada 60 hectáreas de igual manejo. Deberán revisarse al menos 50 plantas continuas en cada estación, registrando incidencia y severidad. Cuando se siembren maíces Bt, el refugio y la porción Bt del lote deben monitorearse separadamente”.

 

Aplicar el insecticida antes de que la larva entre al cogollo. El momento óptimo de control es cuando las hojas presentan lesiones de menos de 1,3 centímetro, sin perforaciones de membrana, mientras se ven larvas sobre las hojas. Cogollos con orificios y presencia de aserrín son sinónimo de que la larva ya ingresó a la planta y es demasiado tarde. Los criterios de decisión de aplicación son diferentes según se trate de refugio o de maíz Bt.

 

“En un refugio y/o maíz convencional se tratará cuando el 20% de las plantas tenga daño grado 3 (según escala de Davis) usando productos de baja persistencia y con un máximo de dos aplicaciones hasta V8”, explican los especialistas, que en cambio aconsejan que “en híbridos Bt se aplicará cuando haya un 10-20% de plantas con daño grado 3 utilizando productos de mayor persistencia y selectivos. Se recomienda rotar modos de acción entre ventanas de aplicación. Cada ventana dura 30 días y equivale a una generación de la plaga”.

 

Lograr aplicaciones de calidad. En este caso es vital la uniformidad de la aplicación, ya que garantiza la llegada a cada punto de la hoja. “Las aplicaciones nocturnas –y no más allá de la medianoche– permiten aprovechar el momento de mayor movilidad de la plaga”, subrayan.

 

Cuidar los eventos biotecnológicos. La precaución en el uso de estas valiosas tecnologías es responsabilidad de todos, y el uso de refugios la principal herramienta.

 

“Dada la movilidad del Cogollero, se recomienda el uso de refugios ‘estructurados’ en el 10% del área sembrada a no más de 1.500 metros con un híbrido no Bt de ciclo similar e igual manejo agronómico”, indican los técnicos de Aapresid.

 

Características del Cogollero

 

En estado adulto el gusano cogollero es una polilla con una expansión alar de 30 a 38 milímetros. Las alas anteriores son grisáceas o pardo grisáceas, en el macho mas claras y con máculas más contrastantes. Las alas posteriores son prácticamente blancas, con una línea de color castaño sobre el margen externo.

 

A los 2 o 3 días después de la cópula la hembra inicia la ovoposición, los huevos son colocados en grupos de 300 o más, generalmente en la cara inferior de las hojas, recubiertos por abundante pilosidad que la hembra produce. Asimismo, el estrato medio e inferior de la planta son los preferidos para la oviposición. Estas dos últimas características biológicas resultan de gran importancia al momento de seleccionar el producto y las pastillas adecuadas para realizar la aplicación.

 

Luego de 48 horas de efectuada la puesta eclosionan las larvas, que permanecen juntas, manifestando un alto porcentaje de canibalismo, sobreviviendo unas pocas que luego se dispersan y roen las láminas de las hojas jóvenes, respetando la epidermis opuesta.

 

Fuente: Agroverdad

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...