23.9°SAN LUIS - Sabado 06 de Marzo de 2021

23.9°SAN LUIS - Sabado 06 de Marzo de 2021

EN VIVO

¿Y ahora qué sigue?

¿Y ahora qué sigue? Es la pregunta que se generó tras la aprobación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en el Senado de la Nación. El cuestionamiento es casi un juego de palabras porque en realidad esto recién empieza. Si bien el aborto legal, seguro y gratuito ya es un derecho para todas las mujeres y cuerpos con capacidad de gestar en la Argentina, habrá que continuar por este camino para garantizar que se cumpla y que todas las que deseen esa alternativa tengan la garantía de poder hacerlo.

 

Parece ilógico que se tenga que seguir velando por un derecho ya conquistado. Hoy ya no es un tema tabú, pero aun así la sociedad muchas veces sigue juzgando. La falta de información, los mandatos y el dedo acusador del resto, sumado a la “objeción de conciencia”, pueden hacer difícil el acceso al aborto seguro para quienes así lo deseen. Por eso, los feminismos y los grupos que militaron esta causa continuarán con el tema en agenda.

 

Por otro lado, pensar que acá termina la lucha es circunscribir las cuestiones de género solo al tema del aborto. Nadie lo ve así. Es imposible pensar que ya está todo solucionado. Garantizar el acceso a una interrupción voluntaria del embarazo era prioritario y hoy nos pone dentro de la lista de países que están a la vanguardia en derechos sexuales. Pero también hay muchos otros temas que los feminismos continúan poniendo sobre la mesa.

 

 

 

La desigualdad de género tiene muchas aristas y sin duda una de las principales era poder ganar autonomía sobre nuestros cuerpos. Cuerpos que son atravesados por imposiciones, hipocresías y mandatos. Cuerpos violentados. Y esa violencia ya no estará, por suerte, bajo la obligación de gestar, parir y criar, pero seguirá de otras formas, por ejemplo, con las 298 mujeres asesinadas en manos de varones durante 2020. Más de un 80% de ellos eran pareja, expareja, familiar o conocido de la víctima.

 

La desigualdad de género tiene una base en la pirámide que sin duda es la violencia y ese es el principal blanco de esta lucha. Morir por el solo hecho de ser mujer. Morir por no querer ser madre y someterse a un aborto clandestino. Morir por decir que no. Hasta que eso no cambie no habrá igualdad. Esto recién empieza.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...