25°SAN LUIS - Domingo 05 de Diciembre de 2021

25°SAN LUIS - Domingo 05 de Diciembre de 2021

EN VIVO

Lo condenaron por abusar de su hijastra, pero seguirá libre

Por el monto (tres años de prisión) la pena es de ejecución condicional. Admitió que manoseó a la víctima.

Por redacción
| 28 de octubre de 2021
Ayer al mediodía. La Cámara Penal 1 dio a conocer el veredicto. Fotos: Juan Andres Galli.

César Damián Arenas reconoció ante la Cámara Penal 1 de Villa Mercedes que efectivamente, la tarde del 6 de diciembre de 2014, abusó de C., la hija de quien era su pareja en ese momento. Pero la confesión que hizo ante el tribunal que lo juzgó por ese delito no fue la primera: hace cuatro años le dijo lo mismo a una profesional del Poder Judicial que lo entrevistó para una pericia psicológica. "Sí, lo hice. Y estoy arrepentido. Sé que le arruiné la vida a la nena, a su madre y espero no habérsela arruinado a mi hijo. Si pudiera volver el tiempo atrás... Pero ya está, ya lo hice", manifestó y se mostró dispuesto a acatar la condena que los jueces le impusieran. Eso último no le será difícil. Este miércoles, los camaristas lo declararon culpable de abusar de su hijastra, pero lo sentenciaron a tres años de prisión. Por el monto, la pena es de ejecución condicional. Esto quiere decir que continuará en libertad.

 

El hombre de 36 años fue condenado por "Abuso sexual simple calificado por la situación de convivencia preexistente". No obstante, como suele suceder en los casos que una persona es beneficiada con una ejecución condicional, Arenas deberá cumplir con las pautas que el tribunal fije. Son, entre otras, abstenerse de mantener contacto directo o indirecto con la víctima, quien ahora tiene 15 años, hacer tratamiento psicológico y no consumir drogas ni abusar de bebidas alcohólicas.

 

Arenas llegó al debate oral procesado pero en libertad, con un pedido de pena de cuatro años de prisión. Lo particular del juicio fue que el mismo el fiscal que estuvo en la etapa de instrucción de la causa, Maximiliano Bazla Cassina, también cumplió el rol de fiscal de Cámara.

 

Ayer, cuando tuvieron lugar los alegatos, si bien mantuvo la acusación, Bazla Cassina requirió que el hombre fuera sentenciado a tres años, un año menos de lo que había solicitado antes. Pero no especificó que tal condena fuera de cumplimiento efectivo en la cárcel o en suspenso.

 

Durante los alegatos, todas las partes, incluido el defensor oficial que representó al acusado, Víctor Endeiza, señalaron que el abuso existió y que, más allá de la confesión del hombre, había sobradas pruebas de eso.

 

Hasta se dio algo que, por lo general, no ocurre ante un hecho de abuso sexual: un testigo, subrayó la defensora de Niñez y Adolescencia, María Cortázar Furnari. Esa testigo fue la propia madre de la víctima. La mujer entró al dormitorio que ella compartía con Arenas y sus dos hijos, y sorprendió a su pareja en la cama, tocando a la niña.

 

Ese hecho generó en la víctima "angustia, culpa e inseguridad", indicó Cortázar Furnari. Además, le quitó a la niña la oportunidad de convivir con su madre y su hermano, pues tras el abuso ella se fue a vivir con su abuela.

 

También provocó en C. confusión, dado que al poco tiempo de denunciarlo, su madre perdonó a Arenas y el hombre volvió a estar bajo el mismo techo con la mujer y el hijo que tienen en común, por un par de años más.

 

Por todo eso, la defensora le requirió a la Cámara que mantuviera el pedido de pena hecho en la etapa de instrucción.

 

Luego llegó el turno de Endeiza, quien solicitó que su representado fuera sentenciado a tres años de prisión en suspenso, tal como resolvió la Cámara.

 

Comentá vos tambien...