30°SAN LUIS - Domingo 16 de Enero de 2022

30°SAN LUIS - Domingo 16 de Enero de 2022

EN VIVO

Salieron de una relación violenta y pudieron reconstruir sus vidas

Al recibir una ayuda económica, empezaron emprendimientos para alejarse de los agresores y mantener a sus hijos.

Por redacción
| 07 de octubre de 2021
Mónica y Noelia se abrazaron para darse fuerza después de escuchar las historias de cada una de ellas.

Más de diez mujeres que fueron víctimas de violencia de género lograron alejarse de sus agresores por el apoyo de la Secretaría de la Mujer municipal y el Programa Acompañar, que les brinda una ayuda económica equivalente a un salario mínimo vital y móvil. En su proceso de superación y para mejorar su calidad de vida, invirtieron el dinero para comenzar nuevos emprendimientos que les permitan mantener a sus hijos y volver a empezar. El Diario reserva sus identidades por pedido de ellas, para contar sus historias de superación. 

 

Venta de cosméticos, de alimentos saludables, repostería y souvenirs son algunos de los proyectos en los que trabajan. "Es muy difícil para mí hablar de lo que viví, tengo 29 años, una hija chiquita de cuatro años, y hoy puedo decir que solamente pienso en nosotras dos. Después de mucho tiempo, me siento libre y tranquila. Hace tres meses que empecé a cobrar el programa y lo primero que hice fue comprarme una motito", contó con lágrimas en los ojos y la voz temblorosa, S.S., una de las beneficiarias.

 

 

Me costó entender que yo sirvo para otra cosa y no solo para tenerle la ropa limpia y complacerlo en todo (N.F)

La joven vivió seis años de maltrato por parte de su expareja y padre de su pequeña. Afirmó que la violencia no era solamente física, sino también psicológica y económica. "Tenía trabajo y él no me dejaba ir por mis propios medios a cumplir con mis obligaciones, me llevaba y me iba a buscar para que yo no me fuese a otro lado. Después, al llegar a casa eran gritos y golpes. Una vez me marcó por todo el cuerpo y casi me mata. Pedí ayuda, pero me sentía sola y pensaba que nadie podía entenderme. Hasta que me asesoré en esta dependencia y ahí pude decir que volví a vivir. Ahora estamos sin él, tengo mi movilidad para ir adonde quiera y llevar a mi nena también", continuó su relato, mientras el llanto la invadía.

 

La empatía está presente en el grupo de mujeres que buscan tranquilidad y no pasar por tormentos. Al escuchar las historias de cada una, la conmoción las lleva a abrazarse y darse fuerzas unas a otras.

 

"Yo estoy empezando un negocio personal, siempre hice trabajo doméstico, pero ahora con este subsidio tengo el proyecto de poner mi local de venta de ropa y me voy a inscribir en los microcréditos que anunció el Gobernador para poder concretarlo", explicó N.F, otra de las beneficiarias, quien empezó con la tienda de indumentaria en su casa desde que cobró el beneficio por primera vez.

 

 

Las inscripciones continúan abiertas, pero antes de darles el alta, les realizan entrevistas.

 

 

"Tengo seis hijos, una falleció y hace apenas cuatro meses pudimos irnos a alquilar una casita. Tuve una vida muy fea, sufrí violencia y abuso sexual desde chica y después con el padre de mis hijos. Me costó mucho entender que yo sirvo para otra cosa y no solo para tenerle la ropa limpia y complacerlo en todo. Por eso quiero ayudar a aquellas personas que están atravesando lo mismo, que sepan que no están solas, que se puede salir adelante, no es fácil, pero de a poco una va recuperando la sonrisa", sostuvo.

 

L.M. también es una nueva emprendedora. "Siempre me gustó la repostería, entonces me compré moldes y un horno. Todo lo saqué en cuotas, pero con esto lo puedo ir pagando. Ahora hago mesas dulces para eventos y me siento empoderada", expresó.

 

Supe del funcionamiento de la Secretaría de la Mujer porque una familiar recurrió pidiendo ayuda por lo que estaba viviendo y después se lo contó. "Cuando vine, ya estaba cansada, me manipulaba mucho con el tema del dinero, y me decía que si no estaba con él, nuestro hijo y yo nos íbamos a morir de hambre. Eso conté en la primera entrevista y enseguida empecé terapia acá mismo (en las oficinas de la delegación). Él siempre lograba que volviera a su lado, y desde que estoy acompañada no lo hice más, y me siento muy bien", detalló L.M.

 

 

Me siento libre y tranquila. Lo primero que hice cuando cobré lo del programa fue comprarme una motito (S.S.)

M.V., una mujer de 50 años, también narró su historia. Es madre de dos adolescentes y su expareja era violenta con los tres. Después de recibir ayuda profesional se convirtió en el sostén económico de su familia. "Invertí la plata en cosméticos, me dejan una linda ganancia y quiero ponerme un local", dijo.

 

En la ciudad son más de quinientas las beneficiarias del programa Acompañar, pero la inscripción continúa abierta y este mes podrían ser más de mil. En la secretaría informaron que antes de darles el alta en el sistema, les hacen entrevistas a las personas para determinar si pueden contar con el plan.

 

 

Redacción 

 

Comentá vos tambien...