28°SAN LUIS - Viernes 28 de Enero de 2022

28°SAN LUIS - Viernes 28 de Enero de 2022

EN VIVO

Murió el juvenil de Barracas Central que fue baleado por la Policía

Tres efectivos de la Policía de la Ciudad fueron apartados de las tareas operativas en la fuerza y se les inició un sumario administrativo.

Por redacción
| 18 de noviembre de 2021
Los padres de Lucas pidieron justicia por la muerte de su hijo. Fotos: Télam.

El joven futbolista Lucas González, de 17 años, murió este jueves a la tarde en el hospital El Cruce, de Florencio Varela, a donde había sido trasladado en gravísimo estado luego de ser baleado por efectivos de la Policía de la Ciudad en el barrio porteño de Barracas.

 

El deceso del joven fue confirmado por su tío en momentos en que se llevaba a cabo una manifestación en Barracas en reclamo de justicia.

 

Los padres de Lucas iban a ser recibidos a las 19 por el presidente Alberto Fernández en Casa Rosada, aunque se canceló más tarde debido a la conmoción provocada en la familia por la muerte del chico.

 

Fuentes de la Casa Rosada precisaron que el Gobierno estará "en permanente contacto" con la familia y que la reunión se producirá "cuando ellos lo decidan".

 

El futbolista jugaba en las divisiones inferiores de Barracas Central, mientras que otros tres jóvenes que lo acompañaban resultaron detenidos, pero fueron liberados poco después.

 

"Esto fue gatillo fácil. Simplemente esto. Me lo acribillaron a mi hijo. Le metieron dos balazos en la cabeza. Yo no busqué esto. Quiero justicia por mi hijo porque es una buena persona", enfatizó el papá de Lucas.

 

Un allegado a la familia, llamado Emanuel, contó que los cuatro jóvenes habían salido de entrenarse en el club y relató cómo se desencadenó el hecho en el cual terminó malherido el adolescente.

 

"Ellos venían de la plaza Pereyra y cuando doblaron se les cruzó un auto adelante, ni siquiera le dieron la voz de alto, los encañonaron y los chicos se asustaron porque pensaron que les iban a robar el auto", indicó Emanuel en declaraciones televisivas.

 

 

Lucas González jugaba en las divisiones inferiores de Barracas Central. Foto: NA

 

 

Manifestación en la Comisaría de Barracas

 

 

 

Decenas de adolescentes de las divisiones juveniles de Barracas Central, acompañados por socios del club, organizaciones barriales y amigos de Lucas, se movilizaron a la Comisaría 4D con una bandera que decía "Justicia por Lucas".

 

Los manifestantes llegaron hasta el vallado que había sido colocado para proteger la comisaría, del que colgaron distintas banderas con reclamos de justicia mientras se reunían en distintos grupos para abrazarse y contenerse.

 

Entre llantos, muchos de los jóvenes concentrados frente a la sede policial ubicada en California al 1800, se sumaron al sonido de los bombos y redoblantes con canciones de repudio al accionar policial, mientras que del otro lado de la valla se alineaba la guardia de infantería.

 

 

 

Policías a disponibilidad

 

Los tres efectivos de la Policía de la Ciudad que participaron del episodio en el que murió Lucas, fueron este jueves apartados de las tareas operativas en la fuerza y se les inició un sumario administrativo.

 

El ministro de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, dio una conferencia de prensa para dar detalles de la investigación. “Quiero hacerle llegar mi más profundo pésame a los papás de Lucas, a los familiares y a los amigos”, comenzó el funcionario.

 

El ministro destacó que los policías involucrados fueron separados apenas conocida la noticia, y sentenció: “Seremos inflexibles con los policías que actúen fuera de la ley”.

 

“Ayer (el miércoles), anoticiado del hecho, inmediatamente ordené a la Oficina de Transparencia y Control Externo que se realice el sumario administrativo correspondiente, a los efectos de deslindar las responsabilidades, el desarme de los efectivos, los separamos de función operativa y el pase a disponibilidad”, continuó el ministro, quien remarcó que para “transparentar las medidas probatorias que van a llevar a esclarecer este hecho se dio la orden de que las pericias las realice la Policía Federal Argentina”.

 

“Como lo hicimos siempre, nos van a encontrar apoyando al policía que realiza las cosas bien y créanme que son la gran mayoría. De la misma manera, seremos inflexibles con el policía que actúa fuera de la ley”, sostuvo D’Alessandro.

 

 

La manifestación llegó hasta el frente de la Comisaría de Barracas. Foto: Télam.

 

 

Las versiones del hecho

 

Eran las 10 del miércoles 17 de noviembre y a pocos metros de uno de los ingresos a la villa 21-24, en el barrio de Barracas, tres policías de civil de la Comuna 4D, a bordo de un móvil no identificable, un Nissan Tiida, observaron un Volkswagen Suran que salía del asentamiento y lo cruzaron. Según la versión oficial, le dieron la voz de alto para identificar a sus ocupantes pero, supuestamente, el coche no frenó.

 

Fue entonces que comenzó una persecución. Siempre según lo que indicó la Policía, en la intersección de las avenidas General Iriarte y Vélez Sarsfield, frente a la Basílica del Sagrado Corazón, los agentes de civil lograron colocarse a la par del auto en el que viajaba Lucas y sus amigos, pero los jóvenes, en respuesta y siempre en base a la versión oficial, embistieron contra la puerta del conductor del Nissan y lastimaron a uno de sus ocupantes.

 

En ese momento fue cuando se inició el supuesto tiroteo entre los policías y los presuntos delincuentes. Luego, los sospechosos aceleraron el auto y escaparon, pero fueron detenidos a unas cinco cuadras, en el cruce Alvarado y Perdriel. Detuvieron a los jóvenes y notaron que uno de ellos, Lucas, tenía una herida de bala en la cabeza. El chico fue trasladado al hospital Penna, desde donde fue derivado al hospital de El Cruce de Florencio Varela, donde murió este jueves.

 

Un allegado a la familia contó que los cuatro jóvenes habían salido de entrenarse en el club y relató cómo se desencadenó el hecho en el cual terminó malherido el adolescente: "Ellos venían de la plaza Pereyra y cuando doblaron se les cruzó un auto adelante, ni siquiera le dieron la voz de alto, los encañonaron y los chicos se asustaron porque pensaron que les iban a robar el auto", indicó Emanuel en declaraciones televisivas.

 

Y continuó: "En una esquina le dijeron a la Policía ´nos están disparando y nos mataron a un compañero´ porque pensaron que estaba muerto Lucas. Era un auto de civil, no le dieron voz de alto no les dijeron nada. Son chicos que venían de practicar, de jugar a la pelota y pararon para comprar jugo".

 

Por su parte, el padre del joven que manejaba el auto señaló: "Mi nene y otro amigo están bien, pero el que venía de acompañante con él tiene dos tiros, uno en la cabeza y uno en el ojo".

 

"El auto es mío, mi hijo manejaba y tiene todo en regla. Ellos fueron a entrenar y cuando salen los intercepta un auto que no tiene identificación de nada, se bajaron tres personas apuntándoles, ellos escaparon y los otros arrancan a los tiros. Mi nene paró para decirle a la Policía que le querían robar y que el amigo estaba herido y los terminan deteniendo a ellos", dijo.

 

 

NA / Télam /

 

Comentá vos tambien...