SAN LUIS - Martes 18 de Enero de 2022

SAN LUIS - Martes 18 de Enero de 2022

EN VIVO

El trabajo remoto redefinió la actividad laboral en la era digital

Según un estudio de la consultora Adecco, la mayoría de los argentinos prefirió el teletrabajo y lo encontró más productivo. Los directivos prefieren un esquema de trabajo híbrido.

Por Romina Oddone
| 28 de noviembre de 2021

El trabajo remoto llegó para quedarse. Por lo menos eso es lo que opina el 60% de los puntanos que, ante la posibilidad de volver a las oficinas, prefieren continuar sus tareas en sus casas. Pero no solo son los empleados los que ven las ventajas de teletrabajar: también las empresas comenzaron a aggiornarse a esta modalidad y, en pos de retener o atraer nuevos talentos, son cada vez más flexibles a esta solicitud.

 

Tras el confinamiento que comenzó en marzo del año pasado, muchas compañías tuvieron que adaptarse a una nueva forma de trabajo. Algunas estaban más preparadas y pudieron sortear el desafío con más solvencia que otras. Según un estudio realizado por la consultora Adecco durante el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), la mayoría de los argentinos prefirió el trabajo remoto y lo encontró más productivo que el presencial. Además, pese a las incomodidades que para algunos pudo traer esta nueva forma de trabajo, el 57% de los encuestados lo sigue considerando como un beneficio. Además, el 63 por ciento aseguró que gasta mucho menos dinero al no tener que concurrir a las oficinas, y solo un 32% lo ve como una desventaja por tener, como consecuencia, que trabajar más horas y no lograr desconectarse. Sin embargo el 52%, es decir uno de cada dos argentinos, afirmó que quiere regresar a la presencialidad para tener contacto con sus colegas.

 

Asimismo, en otra encuesta realizada por la misma consultora a mediados de este año a 8.000 trabajadores y empleadores, arrojó que el 74% de ellos hoy elige un esquema híbrido, con días de trabajo a distancia y otros en la oficina, y en efecto el 80 por ciento de los directivos de las grandes empresas consideró que la flexibilidad que aporta a sus empleados es un beneficio para sus compañías.

 

En San Luis el panorama no fue diferente. En una consulta realizada en las redes sociales de El Diario, el 60% sobre un total de 366 personas afirmaron que prefieren realizar “home office” en vez de volver a la presencialidad. Algunos de los motivos que expusieron por esta modalidad fueron ganar tiempo en traslados y gastar menos dinero en transporte, sentirse más relajado a la hora de trabajar, hacer las cosas más rápido y tener más tiempo con sus familias, y también tener la posibilidad de trabajar y estudiar al mismo tiempo.

 

La pandemia aceleró un proceso que tanto a nivel mundial como nacional ya se estaba desarrollando. Gustavo Defilpo es CEO de BeClever, una empresa de software con sedes en Buenos Aires y San Luis que se dedica a dar soluciones para compañías financieras, específicamente fintech, bancos y retail. Comentó que antes de que se sospechara que una pandemia podría confinar a todo el mundo, ya utilizaban el teletrabajo. “Para nosotros es bastante común trabajar conectados, porque tenemos clientes en diferentes países, con lo cual para nosotros no fue muy difícil trabajar desde nuestras casas. Sí vimos que algunos empleados que trabajaban en áreas que son cien por ciento en la oficina sufrieron un impacto por un tema de comodidad y de dinámica laboral. Cuando trabajar en remoto fue una obligación, aparecieron algunas dificultades que fuimos resolviendo. Por ejemplo, antes el que hacía sus tareas desde la casa utilizaba su propia computadora, entonces les proporcionamos a todos un equipo para que se lo puedan llevar a sus hogares y, además, les aportamos un pago para los gastos adicionales como la luz y el internet”, recordó.

 

Sin embargo, advirtió que mucha gente quería volver a la oficina “porque no tenían un lugar cómodo para trabajar". "No solo eso, sino que también tenían a los hijos en sus casas, porque no es solo me levanto y estoy conectado, sino que tener un lugar cómodo se termina transformando en un problema. Y otro tema fue la conexión a internet. En el caso particular de San Luis y La Punta no había buena conexión, entonces hablamos con el PILP —Parque Informático La Punta, donde tienen una de sus sedes— y conseguimos la excepción para que gran parte del equipo que trabaja ahí y que quería volver, pudiera hacerlo”, añadió Defilpo.

 

“Contemplamos a los que simplemente se quieren quedar en la casa trabajando y es sumamente válido; de hecho estamos sumando provincias y tuvimos postulaciones abiertas para trabajar desde cualquier lado, incluso desde otros países. En ese escenario estamos y se está viviendo una situación donde hay pocos recursos humanos formados en tecnología; de hecho, hay más proyectos que personas preparadas para abordarlos, no solo en San Luis y en Argentina, sino en el mundo, entonces implementamos unos mecanismos bastante piolas de trabajo remoto, porque hoy para nosotros es prácticamente lo mismo”, sostuvo Defilpo.

 

Martín Machado es desarrollador de software y trabaja en una empresa multinacional con sede en la ciudad de La Punta. Su experiencia fue similar a lo que sucede en BeClever. Contó que una semana antes de que se declarara la cuarentena, empezaron a hacer home office. “Primero nos dejaron trasladar los monitores de la oficina a nuestras casas para poder trabajar más cómodos, y a mitad de año nos dieron un bono de 500 dólares para comprarnos equipamiento, todo lo que consideramos necesario para poder trabajar desde casa”, explicó.

 

“Como la mayoría de los empleados vivimos en San Luis, y tenemos 45 minutos de ida y otros de vuelta, gran parte de la oficina está trabajando en remoto. Generalmente la gente que volvió tiene familia en su casa y les falta espacio físico donde se puedan aislar, como una oficina propia, entonces ellos están volviendo. Pero es opcional, por ahora. El año que viene si está todo bien, seguro volveremos todos”, afirmó Machado. Indicó que además de los perfiles IT como los desarrolladores de software, la parte de legales, contaduría y los empleados de administración, también trabajaron desde sus casas.

 

A pesar de que cumplir con su horario laboral en las oficinas le ordena la jornada, ya que a veces trabaja de más, Machado asegura que si fuera por él haría trabajo 100 por ciento remoto. Del mismo modo manifestó que “más allá de que se plantee, ellos siempre nos dicen que todo es charlable y que se puede evaluar según la situación de cada uno en particular. No hay una línea dura y rígida sobre eso”.

 

“Las ventajas de ir a la oficina es reunirse con los compañeros, le puedo sacar provecho a las reuniones y preguntarles lo que necesito. También las charlas random de camaradería de oficina. Pero más allá de eso, a nivel productivo, yo creo que soy mejor trabajando en mi casa”, reafirmó.

 

 

Una decisión astuta

 

Para Defilpo, el teletrabajo es la posibilidad de darle un empleo a alguien que vive lejos. “En San Luis tenemos un chico que vive en Carpintería y como nos encanta cómo trabaja, podemos emplearlo. En Buenos Aires tenemos más gente que vive un poco lejos de las oficinas y nos piden ser full remoto, y eso para nosotros es una ventaja, porque podemos contratar gente que vive lejos”, expresó.

 

“Las desventajas pueden ser cuando hay problemas de conectividad, eso es lo más común. Además, hay ciertos eventos de trabajo que hacemos donde simplemente somos más productivos si nos sentamos en una mesa, nos vemos la cara y tiramos ideas en conjunto. Ahora estamos haciendo otra oficina al lado de las otras dos que tenemos en el PILP, donde vamos a tener un espacio de trabajo conjunto, con un par de barras donde va a estar el sector de café con unos sillones. También vamos a agregar un área más descontracturada con algún juego, para que haya un espacio que se pueda usar para trabajar, pero también para tomarse un tiempo de ocio en la mitad del día, que muchas veces es necesario. Pensamos que puede tener un puntito más de atractivo para venir a trabajar con nosotros".

 

"No es solo para que vengan a trabajar presencialmente, sino más bien para transmitir lo que somos como empresa y que otras personas quieran trabajar con nosotros”, enfatizó Defilpo.

 

Comentá vos tambien...