SAN LUIS - Jueves 26 de Mayo de 2022

SAN LUIS - Jueves 26 de Mayo de 2022

EN VIVO

La cuarentena impactó en forma negativa en la dieta

Según una nutricionista, en promedio durante el aislamiento las personas aumentaron hasta cinco kilos. Hubo un mayor consumo de harinas y alcohol.

Por redacción
| 02 de febrero de 2021
Ricos, pero poco saludables. El sobrepeso por el excesivo consumo de harina, azúcar y grasas trae aparejadas enfermedades como la hipertensión y la diabetes, entre otras. Piden incluir más frutas y verduras en la alimentación diaria. Foto: El Diario.

Ricos, pero poco saludables. El sobrepeso por el excesivo consumo de harina, azúcar y grasas trae aparejadas enfermedades como la hipertensión y la diabetes, entre otras. Piden incluir más frutas y verduras en la alimentación diaria. Foto: El Diario.

 

 El confinamiento del año pasado hizo que se perdieran los hábitos saludables porque muchos aprovecharon a cocinar en sus hogares, pero no de la forma adecuada, sino que hubo un mayor consumo de harinas y alcohol. Según una nutricionista, durante ese período en promedio las personas aumentaron hasta cinco kilos.

 

La especialista María Alejandra Streitenberger comentó que al principio muchos sentían que estaban de vacaciones y aprovecharon para cocinar, pero en vez de optar, por ejemplo, por pollo con verduras, hacían tortas, pan casero o postres, y también consumieron pan y facturas. Asimismo, remarcó que creció la ingesta de alcohol.

 

“Antes algunos se daban un gusto los fines de semana y en cuarentena lo hacían todos los días. Tampoco tenían horarios para comer, ya que no tenían una rutina”, dijo. Precisó que eso hizo que haya un aumento de peso considerable.

 

Streitenberger sostuvo que falta educación alimentaria  y que en las escuelas se tendría que implementar. “La forma de comer se transmite de generación en generación. Si un chico en su casa ve que se consume harina en exceso, lo más probable es que en un futuro él también lo haga”, acentuó.

 

Según la nutricionista, seis de cada diez argentinos tienen sobrepeso u obesidad. Esto trae aparejado un aumento de grasa en el cuerpo y enfermedades, como hipertensión, diabetes y hasta cáncer de colon.

 

 

Actualmente casi nadie consume los dos litros de agua por día que recomiendan. 

 

Además, señaló que la ingesta de líquido en la población es baja y no llega a los dos litros diarios. “Cuando se hace ejercicio se necesita un extra, porque sube la temperatura del cuerpo. Más del 60 por ciento de nuestro organismo es agua, por eso es importante estar hidratados”, detalló.

 

Para aquellos a los que les cuesta ingerir líquido hay otras maneras de hidratarse. Según Streitenberger se puede suplantar por infusiones de té livianas, jugos de frutas naturales sin azúcar o limonada casera. Destacó que al no hacerlo, los riñones no pueden realizar la depuración necesaria para su buen funcionamiento.

 

Otro punto que marcó la nutricionista es la incorporación de frutas y verduras de estación, las cuales le brindan al organismo lo que necesita en la época del año en la que esté. En verano se recomienda consumir berenjenas, tomates, pepinos, morrones, verduras de hojas verdes, como también sandía, que aporta una gran cantidad de líquido, entre otros beneficios.

 

“Mientras más variado, mejor. Las de color naranja o amarillo tienen vitamina C y caroteno. Las necesitamos en pocas cantidades, pero son fundamentales porque intervienen en muchos procesos del metabolismo”, explicó.

 

En una alimentación saludable no debe faltar una porción de hortalizas y frutas. Estas se deben consumir dos o tres veces al día. También, sumar un plato de vegetales crudos o cocidos. En este caso, excluir las papas y batatas, ya que forman parte del grupo de los cereales y su composición es parecida a la del arroz y los fideos. No puede faltar una porción de carne magra, cerdo, pescado o pollo, como tampoco lácteos descremados, huevo y cereales integrales.

 

 

Nuevos cambios

 

El objetivo del gráfico de la pirámide alimentaria es indicar de forma simple cuáles son los alimentos más necesarios para lograr una dieta equilibrada, y en qué cantidades deben consumirse.

 

Sin embargo, en el año 2000 Argentina dejó de lado el diseño y adoptó el óvalo. Esta tarea fue hecha por la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas (Aadynd), ya que la anterior pirámide proponía un plan de nutrición que no se adaptaba a las recomendaciones dietéticas del país.

 

La especialista manifestó que la que se conocía de décadas pasadas cambió, ya que antes su base contenía productos como el pan, cereales y pastas, mientras que actualmente en ese mismo espacio figuran en mayor proporciones las frutas y hortalizas; luego incluye cereales integrales, lácteos descremados, agua, un menor consumo de sal, actividad física y da como opcional las grasas y los dulces.

 

“Hay gente que consume mucha harina durante todo el día. En el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena. No es bueno abusar porque proporciona mucha energía y, por lo general, somos sedentarios y no llegamos a gastar esa cantidad, por eso la epidemia de obesidad en el mundo y en nuestro país”, dijo.

 

Comentá vos tambien...