23.3°SAN LUIS - Domingo 18 de Abril de 2021

23.3°SAN LUIS - Domingo 18 de Abril de 2021

EN VIVO

Paramos para luchar

El Día Internacional de la Mujer se dejó de “celebrar” hace relativamente poco. Fue la insistencia de los feminismos en hacer entender que no es un día para festejar nada, sino una jornada de lucha por los derechos que durante siglos nos han negado. Desde hace algunos años, también, la jornada se acompaña con un paro total de actividades por parte de las mujeres. Es para visibilizar nuestros lugares, nuestros trabajos remunerados y no remunerados, nuestro rol clave dentro de una sociedad que se mueve y funciona gracias a millones de mujeres y que no es reconocido.

 

El paro feminista tiene una total correlación con las tareas invisibles para el mundo que hacen las mujeres cada día. Actividades que se dan puertas adentro de casa y que son elementales para que el planeta siga girando. Desde alistar a los niños para ir a la escuela, hasta preparar la cena. Todas tareas que corresponden a los cuidados de quienes viven bajo el mismo techo (o no) que, por razones que tiene que ver con la división sexual del trabajo, estereotipos de género y mandatos, han recaído sobre los hombros de las mujeres.

 

 

 

También las desigualdades estructurales de género que hacen que, en nuestro país, la brecha salarial sea de un 27% en relación a nuestros pares varones. Además de que la desocupación y la pobreza afecta mucho más a las mujeres. El objetivo es demostrar las injusticias que se viven por cuestiones de género. Desde ganar menos que un compañero; tener mayores dificultades para avanzar en una carrera por tener que afrontar maternidades sin acompañamiento y tareas de cuidado que deberían ser compartidas; no poder trabajar en áreas o en sectores que tradicionalmente han sido vistos como “de varones” y arrastrar prejuicios y mandatos.

 

Ni hablar del flagelo que vivimos con la violencia de género, que se lleva la vida de cientos de mujeres cada año y, desde que arrancó 2021 hasta fines de febrero hubo 52 femicidios. Uno cada 27 horas. Por todo eso es que paramos cada 8 de marzo. Para gritar justicia por cada una de las que ya no están y para alzar la voz por los derechos y oportunidades que todavía no hemos alcanzado. Paramos para que se sienta nuestra fuerza y para que, paradójicamente, se sienta nuestra presencia en un mundo que se empeña a seguir dejándonos de lado.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...