23°SAN LUIS - Martes 07 de Febrero de 2023

23°SAN LUIS - Martes 07 de Febrero de 2023

EN VIVO

En medio de incipientes combates, los talibanes están muy cerca de formar gobierno

La comunidad internacional espera con expectativa cómo será la nueva administración "inclusiva" que prometieron, pero también están atentos a las medidas en materia de género y derechos humanos.

Por redacción
| 01 de septiembre de 2021
El movimiento talibán anunció que terminó con la ronda de conversaciones con otros líderes afganos y está cerca de forma gobierno, dos días después de la retirada estadounidense. Foto: Télam.

El movimiento talibán anunció este miércoles que terminó con la ronda de conversaciones con otros líderes afganos y está cerca de formar gobierno, dos días después de la retirada estadounidense y en medio de incipientes combates al noreste de Kabul, la capital del país, con los grupos armados que prometen resistir al retorno de los islamistas al poder.

 

La comunidad internacional, principalmente las potencias occidentales y la ONU, espera con expectativa cómo será el gobierno "inclusivo" que prometieron los talibanes, pero también están atentos a las medidas que toma en materia de género y derechos humanos.

 

Dos semanas después de la toma del poder por los talibanes, algunas afganas volvieron este miércoles a sus trabajos tras la promesa de los nuevos líderes de ser más tolerantes con las mujeres que en su pasado gobierno (1996-2001), que estuvo marcado por la brutalidad y la discriminación.

 

Trabajadoras del sector sanitario y de la educación aseguraron que no hubo mayores cambios en relación a principios de agosto, antes de la llegada de los talibanes. El viernes, el nuevo Emirato islámico, como se autodenomina el régimen talibán, pidió a las mujeres que retomaran el trabajo "con normalidad" en centros de salud, dado que los médicos varones no pueden examinar a las mujeres.

 

Pero empleadas de otros sectores aguardan la autorización para volver al trabajo, a la espera de ver cómo los talibanes les permiten retomar sus actividades dentro de la ley islámica (la sharia), es decir, separadas de los hombres. En algunas oficinas donde sí volvieron, se encontraron con espacios segregados, donde ya no ven o tienen contacto con sus colegas, jefes o cualquier varón.

 

Aunque estos primeros gestos son seguidos de cerca dentro y fuera del país, el verdadero del futuro se conocerá una vez que se forme gobierno y se empiece a tomar decisiones.

 

Haibatullah Akhundzada, líder del movimiento talibán que tomó la capital de Afganistán el pasado 15 de agosto, encabezará el gabinete afgano, informaron este miércoles altas fuentes de la milicia radical.

 

"Él (Akhundzada) será el líder del gobierno, no debe caber ninguna duda al respecto", dijo el miembro de la comisión de cultura de los talibanes, Anamullah Samangan, citado por el canal de televisión Tolo News.

 

El grupo islamista expresó su deseo de formar un "gobierno representativo", una promesa cuyo cumplimiento o incumplimiento será para la comunidad internacional una primera señal de cuánta confianza se puede depositar en ellos.

 

Otro punto que puede marcar tanto el humor internacional como el futuro interno del gobierno afgano es la incipiente lucha con grupos que se resisten a aceptar el nuevo régimen islamista, principalmente exfuncionarios del ejecutivo derrocado hace dos semanas y señores de la guerra que en los años '90 pelearon contra los talibanes en la guerra civil que siguió al fin de la ocupación soviética.

 

 

La resistencia en el valle de Panjshir

 

Los talibanes instaron a los combatientes en el valle de Panjshir que depongan las armas para evitar una guerra sangrienta, luego de registrarse los primeros combates.

 

"Hermanos míos, hemos hecho todo lo posible para resolver el problema del Panjshir mediante conversaciones y negociaciones, pero lamentablemente ha sido en vano", señaló dirigente talibán Amir Khan Muttaqi en un mensaje de audio en la red Twitter dirigido a los resistentes afganos del valle.

 

"Ahora que las conversaciones han fracasado y los muyahidines (talibanes) rodean Panjshir, aún hay gente (en el valle) que no quiere resolver los problemas pacíficamente", continuó.

 

"Les toca a ustedes hablarles. A aquellos que quieran luchar, díganles que ya es suficiente", añadió, citado por la agencia de noticias AFP.

 

Panjshir, un feudo antitalibán de larga data, es un valle remoto y de muy difícil acceso, ubicado en medio de las montañas Hindu Kush, cuyo extremo sur se encuentra a unos 80 kilómetros al norte de Kabul, por lo que nunca fue capturado por las fuerzas invasoras soviéticas en 1979 ni por los talibanes durante su anterior gobierno, entre 1996 y 2001.

 

Rusia, una de las dos potencias junto con China que ven en el retorno al poder de los talibanes una posibilidad de alianza geoestratégica, no escondió su preocupación por una posible nueva guerra civil en Afganistán y declaró que espera que el diálogo político entre talibanes y otros dirigentes nacionales evite nuevas confrontaciones.

 

 

Télam / NTV.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa
Comentá vos tambien...