27°SAN LUIS - Jueves 28 de Octubre de 2021

27°SAN LUIS - Jueves 28 de Octubre de 2021

EN VIVO

Un investigado por el caso Guadalupe fue detenido en Córdoba por otra causa

En un celular y una computadora que le secuestraron tenía material de abuso sexual infantil. Corroboraron que no estaba en San Luis el 14 de junio, cuando la nena desapareció.

Por redacción
| 24 de septiembre de 2021
El 22 de septiembre de 2019 casi fue linchado por un grupo de personas en un camping Potrero de los Funes, ya que lo acusaron de abusar de dos niñas. Foto: Captura de video.

Tras la desaparición de Guadalupe Lucero Cialone, el juez Penal 2, Ariel Parrillis, comenzó una investigación con múltiples líneas. Una de ellas, que se sostuvo en referencias dadas por vecinos de la zona sur, apuntaba hacia un hombre que supo residir en ese sector de la ciudad capital, Pablo Osmar González, a quien vinculan con casos de pedofilia. La casa de una pariente fue una de las varias que la Policía allanó en esa parte de la Capital tras iniciar la búsqueda de la pequeña, y allí no lo encontraron. También revisaron un domicilio de calle Córdoba, en donde al parecer, supo residir hasta el año pasado. Sus allegados refirieron que para la fecha en la que desapareció la nena de 5 años, es decir, el lunes 14 de junio de 2021, González, de 37 años, no estaba en San Luis, sino en Córdoba. Por la pesquisa que inició en San Luis por Guadalupe, él era buscado y los efectivos de la vecina provincia lo ubicaron. Y si bien, por distintos indicios, se descartó que haya estado aquí cuando la pequeña fue vista por última vez –y por ende, que guarde relación con su desaparición–, quedó detenido por otra causa, tenencia y producción de material de abuso sexual infantil.

 

Es que, además del celular, le secuestraron una computadora portátil, y en ambos dispositivos tenía contenido de ese tipo, que fue analizado en el lugar por la Policía Judicial. También se incautaron ropa de niños.

 

La línea de posible ataque de un pedófilo es una de las hipótesis sobre las que los investigadores del caso Guadalupe indagan, y en una de las líneas estaba mencionado González. Una fuente judicial explicó que en un segundo allanamiento, que se hizo en el domicilio de una pariente directa del hombre, le secuestraron a ella un celular, medida que les permitió tener el número de teléfono del sospechoso.

 

Obtuvieron la geolocalización rastreando las IP –es decir, las direcciones que permiten identificar una red o dispositivo en internet– desde donde se conectaba a wifi y luego se solicitó la colaboración a la Policía de Córdoba, explicó la fuente. La información marcaba que estaba en General Deheza. Pero como no lograban ubicarlo, eso alimentaba la duda de que pudiera haber estado en San Luis. “Entre ayer (por el jueves) y anteayer (el miércoles), lograron dar con este hombre, en un inquilinato (NdP: es en Berutti al 200). Se allanó y se le secuestró el celular y una computadora. La posibilidad de que haya estado en San Luis el 14 de junio quedó descartada, ya que estaba allá, según surge de testimonios y análisis de teléfonos”, refirió.

 

Se constató que entre González y esta pariente que vive en San Luis hubo un intercambio de mensajes en esa fecha, ya que la mujer le iba a enviar una encomienda, que tuvo como destino una localidad de Córdoba próxima a Deheza. Y él recibió el envío allá y con su celular se sacó una foto cuando lo recibió. Y al empleador de González en la vecina provincia le tomaron testimonio y dijo que en la fecha en la que desapareció la nena estaba allá.

 

 

Casi lo lincharon

 

La de ahora no es la primera vez que González protagoniza una noticia, y quienes residen en la zona sur tuvieron presente un hecho anterior en el que se vio involucrado y se lo recordaron a la Policía. Hace dos años, el 22 de septiembre de 2019, él casi fue linchado por un grupo de personas en un camping Potrero de los Funes, ya que lo acusaron de abusar de dos niñas. Ese acto, en el que la gente quiso hacer justicia por mano propia, fue filmado por testigos y se difundió en los medios y en las redes sociales. Y González fue hospitalizado, por las lesiones que le causaron.

 

Según lo que contaron los allegados a las niñas, disfrutaban del día en ese lugar cuando ellas se alejaron un poco, para jugar. Según denunció uno de los padres, su hija estaba con dos chiquitos más y en un momento se cruzaron al otro lado del río. Al rato, una de las nenas volvió y pidió a la madre que la llevara al baño. En eso, la otra niña le comentó a la mujer que estaba apurada porque quería ir a jugar “con el señor”.

 

Cuando le preguntaron de quién hablaba y a qué jugaban, el padre de una de las criaturas sospechó que el desconocido podía haberle hecho algo a su hija. Por ello fue a buscarlo, y cuando fue a increparlo, González escapó. Lo persiguió hasta alcanzarlo. El presunto abusador quedó acorralado por la gente ofuscada  y recibió una golpiza. Luego llegaron los efectivos, que lo trasladaron al Hospital San Luis.

 

La madre de la nena le pregunto si el hombre le había hecho algo, si la había tocado o le había expresado algo. Le comentó que le había dicho que “iban a jugar al chuchú”. Y le mostró cómo el desconocido “le había puesto las manos en la cintura”, al parecer sobre las caderas. Aparentemente, González habría estado bajo los efectos de alguna sustancia, dijo la Policía ese día.

 

En otra oportunidad, según una pariente, tuvo problemas por exhibiciones obscenas.

 

Comentá vos tambien...