38°SAN LUIS - Martes 07 de Febrero de 2023

38°SAN LUIS - Martes 07 de Febrero de 2023

EN VIVO

La afición por el vino los reunió para investigar el suelo

La Mesa Vitivinícola Provincial busca caracterizar el ambiente en el que se desarrollan las vides de diferentes zonas de la provincia y elaborar un mapa. El punto de partida fue Sol Puntano.

Por María José Rodríguez
| 09 de octubre de 2022
Minerales. El agua de riego, que es por aspersión en el predio de la colonia agrícola, ingresa al predio desde el dique Chico. Fotos: Prensa Ministerio de Producción.

Con la convicción y evidencias firmes de que San Luis posee un inmenso potencial para desarrollar su propia industria vitivinícola, el Ministerio de Producción creó la Mesa Vitivinícola Provincial, y convocó a representantes de instituciones locales y nacionales a formar parte de ella. Para avanzar en el proyecto resolvieron estudiar el suelo de aquellos espacios en los que ya se cultivan uvas viníferas. El primer paso fue en el predio experimental de Sol Puntano.

 

“Hicimos una calicata, que es una especie de pozo específicamente ubicado cerca del viñedo, para observar el desarrollo de las raíces de la planta. En este caso trabajamos sobre la variedad con la que elaboramos cabernet sauvignon. Tuvimos a geólogos, técnicos y especialistas analíticos, en el predio que extrajeron muestras de suelo y sus distintos estratos. El siguiente paso es analizar el estado nutricional que posee”, explicó Alfredo Cartellone, jefe del Subprograma Colonia Agrícola del establecimiento y también presidente de la Asociación Vitivinícola Provincial.

 

 Minucioso. Buscan obtener información para la producción eficiente de vinos.

 

 

Presidida por Agustín Martínez, jefe del Programa Marca San Luis, la Mesa está integrada por miembros de la Asociación Vitivinícola, del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Agropecuarias (FICA) de la UNSL, del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

 

“A la información obtenida la vamos a incorporar a un mapa de aptitud que realizaremos junto a todos los participantes de la Mesa, para luego poder analizar cada uno de los viñedos que se den en distintas zonas de la provincia según la descripción y las características de suelo, de agua de riego y de condiciones agroclimáticas. Estos datos que nos permitirán referenciar nuestros vinos e ir conociéndolos en detalle”, explicó el ingeniero agrónomo.

 

“La información que obtengamos nos permitirá dibujar un mapa con las características del suelo,  clima y agua de riego”, Alfredo Cartellone (Jefe del Subprograma Colonia Agrícola)

“Específicamente en Sol Puntano de uvas viníferas tenemos tres hectáreas y media, de las cuales una es de malbec, una de cabernet sauvignon, otra es de chardonnay y la media restante es una colección de nueve variedades para investigación. Además tenemos una hectárea más con uva de mesa, que es para consumo en fresco”, explicó Cartellone y añadió que las vides tienen alrededor de 12 años.

 

Además el presidente de la Asociación Vitivinícola Provincial, aclaró que la toma de la muestra fue una prueba para ajustar el método de calicata para aplicar en todos los viñedos de San Luis y así obtener información específica de cada uno.

 

 Al desnudo. Una calicata es un pozo que se abre en medio de la raíz del cultivo para conocer de cerca sus propiedades.

 

 

En esta oportunidad la encargada de tomar las muestras de suelo fue Gisela Borgatello, licenciada en Ciencias Geológicas e integrante del grupo de estudios ambientales GEA, del Instituto de Matemática Aplicada, dependiente del Conicet y la Universidad Nacional de San Luis.

 

“Este trabajo tan minucioso busca determinar las características físico-químicas en esta zona de producción de viñedos. Estuvimos trabajando en una calicata, determinando los distintos estratos en el perfil del suelo, para caracterizar inicialmente. Luego, tomamos muestras a distintas profundidades a los que se le aplicarán análisis químicos y texturales”, detalló la especialista.

 

La calicata que realizaron en Sol Puntano sirvió para ajustar el método de obtención de información que replicarán en los viñedos de toda la provincia.

“Contamos con un montón de instituciones que están brindando su conocimiento y capacidad para generar un impulso a la vitivinicultura provincial y generar un escenario propicio para futuras inversiones que van a llegar seguramente a la provincia”, destacó Cartellone y puso énfasis, nuevamente, en el potencial productivo que tiene San Luis para el desarrollo de la industria del vino. “Es una provincia que cuenta con muchísimas condiciones: agua subterránea disponible, agua de diques, un suelo espectacular y condiciones agroclimáticas muy interesantes. Estos datos son preliminares y permitirán posicionar a la vitivinicultura como un sector de calidad y emergente en la provincia”.

 

 Capas. La conformación del suelo es muy importante para cada vid.

 

 

Por su parte la doctora en Química, Soledad Cerutti, investigadora principal de Conicet y profesora titular de la Universidad Nacional de San Luis, aseveró que este trabajo marca el inicio de actividades científicas planificadas por quienes conforman la Mesa Vitivinícola Provincial, “la idea es poder caracterizar física y químicamente, no solamente los suelos, sino que buscamos sumar distintos tipos de muestras en agua de riego, de la vida del cultivo y del producto terminado, que es el vino, para poder lograr un perfil que luego sirva para establecer un mapa a nivel provincial”.

 

La investigadora que además forma parte del Instituto de Química de San Luis, especificó que las muestras del agua también son un factor clave, ya que a través de ella, la planta recibirá los nutrientes necesarios para su posterior desarrollo.

 

“Podríamos decir que luego vamos a iniciar estos trabajos minuciosos dentro del proceso de cultivo de la vid, ahora estamos en una etapa inicial, la planta que está creciendo, pronto surgirán los racimos, luego vendrá la cosecha, entre febrero y marzo del año que viene. Es todo un proceso a través del cual iremos acompañando científicamente los estadíos enológicos de la planta y luego el producto terminado, que ya formaría parte de la industria vitivinícola en la provincia de San Luis, con sus atributos especiales”, aseguró.

 

La doctora en química destacó dos aspectos: “Aunque este proyecto inició en la colonia agrícola experimental de Sol Puntano, la Asociación Vitivinícola está conformada por 14 productores más, la idea es replicar los mismos análisis en todos esos terrenos. Luego cuando hablo de caracterización físicoquímica, este proceso comprende una gran cantidad de análisis de distintos tipos de naturaleza, de modo tal que cuando se la interprete vamos a estudiar un perfil, nos referimos a la caracterización y a dar las respuestas necesarias desde el punto de vista agronómico para llevar a cabo el cultivo de la vid. Es decir que vamos a extender estos estudios a todos ellos, con la posibilidadque si se suman más productores, poder brindarles este mismo servicio”.

 

El estudio de los atributos ambientales para el desarrollo de la vid es muy importante porque sienta un precedente.

“Un hecho muy importante es que en nuestra provincia estas capacidades no están desarrolladas, no existen, estamos iniciando con este proyecto totalmente nuevo, que no tiene precedentes y las  capacidades de trabajo en el laboratorio están dadas para llevarlo adelante. Como la vid es un cultivo nuevo para la provincia, todo está por hacerse, con la posibilidad de brindar esta información en tiempo real a la gente. Porque muchas veces a las decisiones hay que tomarlas rápidamente y tener un laboratorio que brinde ese conocimiento, con el tiempo de análisis que se requiere, representa una gran ventaja”, indicó.

 

Son muchas las variables que aportarán a la caracterización de la vid y al vino. “El clima, el agua y las variables que forman parte del cultivo serán determinantes. Además de las buenas prácticas agronómicas, incluye todo, cuando ya tenés el producto final podés pensar que el vino tiene su propio cuerpo, sus propios atributos y características propias, cada partecita hace a un todo que termina dando lugar a poder interpretar y definir el perfil que tienen o van a tener nuestros vinos puntanos, todo esto hace a la impronta de San Luis”, dijo Cerutti.

 

La doctora en Química, orgullosa de formar parte del proyecto destacó que todo está por hacerse, “es una posibilidad emergente dentro de nuestra provincia dado que San Luis no es aún una provincia vitivinícola por excelencia, en comparación con otras provincias. Este es un cultivo que a partir del 2000, y por la modificación de la Ley, ahora se le da lugar a otras provincias y ya son 18 las que están explotando estas posibilidades”.

 

Cerutti opinó que debido a la particularidad de que no hay registros propios de esta actividad “todos los estudios van a ser válidos y van a sentar un precedente en cuanto a las características para el cultivo vitivinícola. Es decir que se van a establecer cuáles son las particularidades que distinguen a San Luis de otros lugares”.

 

 Hay expectativas. Los estudios generaron entusiasmo en los investigadores.

 

 

“Decimos con fuerza que nuestra tierra tiene un gran potencial porque hay evidencia científica de que contamos con un recurso tan especial como es el agua, en otras provincias vitivinícolas por excelencia hay escases de este recurso; San Luis tiene cuenta con acuíferos y medios de riego que serían sumamente aptos y óptimos para cultivar vid”, destacó y añadió que el Instituto Nacional de Vitivinicultura reconoció que  los suelos de la provincia que están registrados para la práctica vitivinícola son óptimos.

 

La especialista indicó que el clima también es un factor importante “debido a la variabilidad de distintos que tiene toda la provincia, esto da la posibilidad de establecer uvas y distintos varietales de distintas características y se destacan el malbec y el cabernet sauvignon. También lo hacen las blancas”, dijo y agregó que “la provincia está identificada por su clima árido, el sol es diferente en las distintas etapas del año y el viento, aunque muchos no lo crean y opinen que no es agradable, en particular para algunos cultivos suele ser beneficioso. El entorno como un todo, no se puede dividir. Las variables, las buenas prácticas agrícolas y la posibilidad de tener la caracterización de cada etapa del proceso y el seguimiento, aseguran que van a darse de manera excelente en San Luis”.

 

“Este trabajo no termina aquí, son 14 los miembros de la Asociación Vitivinícola, tomaremos muestras en cada uno de los proyectos”, Soledad Cerutti (Doctora en Química, investigadora principal del Conicet)

Por último, Cerutti expresó que para ella es importante destacar, “algo que me da mucha tranquilidad y que pocas veces surge. La situación de trabajo conjunto y el acompañamiento de diversas instituciones, es sumar saberes, perspectivas, experiencias en pos de algo mejor. Es un trabajo colaborativo, multidisciplinario donde básicamente se tiende a lograr la excelencia en lo que cada uno pueda aportar, y esto no se da siempre, es una situación particular. Es muy agradable el ámbito de trabajo, no es menor el esfuerzo de la Mesa Vitivinícola al unir los diferentes espacios”, concluyó.

 

Con un total aproximado de 200 hectáreas destinadas al cultivo de vides, el Gobierno provincial apuesta a trabajar fuertemente el desarrollo de este sector.
 

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa
Comentá vos tambien...