21°SAN LUIS - Viernes 31 de Marzo de 2023

21°SAN LUIS - Viernes 31 de Marzo de 2023

EN VIVO

Caminaron con la fuerza de la desunión y un reclamo común

En tres cuadras de fila, mujeres marcharon con pedidos similares pero en desacuerdo sobre la próxima sede.

Por redacción
| 20 de noviembre de 2022
Puntuales. A las 19 partieron de la plaza Independencia en un recorrido poco usual en las marchas de la ciudad. Foto: Inés Cobarrubia.

“Todas unidas, sede en Bariloche”. Ese fue el grito que salió de un grupo de mujeres que sostenía una bandera con la inscripción de la localidad patagónica e iba por todo lo ancho de la marcha del 35º Encuentro Nacional de Mujeres. Pero la disputa continúa, incluso dentro de la misma movilización había panfletos que “gritaban”: “Ni Bariloche, ni Cipolletti”.

 

¿Qué decidirán las convocadas? Es la incógnita que sobrevoló la marcha de este domingo y que se decidirá mañana en el cierre dispuesto en el Parque de las Naciones. Parece complejo, sino imposible, que las tres cuadras de fila que recorrieron la ciudad de San Luis lleguen a un acuerdo.

 

Sin embargo, las mujeres y disidencias ya decidieron. Lo hicieron en 2019, en el encuentro de La Plata, cuando en la votación de cierre definieron no solo que el nuevo espacio de reunión y lucha fuera San Luis, sino que la nomenclatura se modificara por Encuentro Plurinacional de Mujeres y Disidencias. Y lo reafirmaron en octubre de este año con las más de 120 mil concurrentes autoconvocadas que recorrieron los ocho kilómetros de marcha en una fila que abarcó 30 cuadras, diez veces más grande que la de anoche.

 

Un reclamo en el que se mostraron unidos los dos encuentros fue en el pedido de justicia por Guadalupe Lucero. Las marchantes salieron desde la plaza Independencia e hicieron apenas unas cuadras por la calle 25 de Mayo cuando la fila se paró abruptamente. Guardaron un minuto de silencio frente a un mural de la niña que tenía cinco años cuando desapareció. Luego, gritaron su nombre por la presencia, ahora y siempre, que tendrá en las manifestaciones del colectivo.

 

Una ausencia que resaltó por sus tonos vibrantes fue la de las pelucas fucsia iridiscentes de las socorristas, siempre activas en los reclamos feministas. Por lo demás, los bombos, los cantos y las mujeres con puños en alto revigorizaron los mismos reclamos que sus predecesoras: “Ni una menos”, “Emergencia nacional” y nombres en carteles que les pusieron rostro a los femicidios y desapariciones. Incluso las banderas de los pueblos originarios ondearon con la misma energía.

 

El recorrido evitó las zonas de enfrentamiento, la plaza Pringles y su garita policial; hasta el Poder Judicial, que estaba a media cuadra del punto de inicio de la concentración. La comisión organizadora, que lideró el paso, decidió esquivar el centro y optó por un camino que las hizo pasar por Belgrano al 100. En esa ubicación exacta está la casa donde vivía y fue apuñalada la docente Mónica Ramos. También presente, así se marcó la segunda parada de la movilización.

 

Ni el frío ni la llovizna que danzó itinerante entre los cuerpos evitaron que las y los curiosos salieran a la puerta o se asomaran por ventanas y balcones mientras la ola violeta pasaba. La mayoría recibió la marea con aplausos, a excepción de una vecina, quien cuando las marchantes le cantaron “Mujer, escucha, únete a la lucha” mostró su repudio con una mano alzada y gesto de desagrado.

 

Lejos de indignarse, continuaron la peregrinación, porque todo movimiento genera una respuesta opuesta. Quizás, si más integrantes del encuentro hubiesen presenciado la respuesta de la mujer no dudarían en pedir la unificación de los encuentros.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa
Comentá vos tambien...