24°SAN LUIS - Jueves 01 de Diciembre de 2022

24°SAN LUIS - Jueves 01 de Diciembre de 2022

EN VIVO

Alquileres: sacaron el 70% de los inmuebles que estaban en oferta

Aseguran que el porcentaje que quedó disponible no alcanza a dar respuestas a la amplia demanda.

Por redacción
| 11 de febrero de 2022
Cambios. La mayor parte del sector inmobiliario, al igual que propietarios e inquilinos, remarcan la necesidad de modificar las normativas vigentes. Foto: El Diario.

Conseguir un espacio para vivir en la ciudad no es tarea sencilla: el sector inmobiliario no alcanza a abastecer la demanda. Distintos referentes estiman que el 70% de los inmuebles que estaban en oferta para alquilar, se retiraron del mercado. El factor tiene una estrecha relación con las disconformidades que advierten los propietarios sobre la Ley de Alquileres 27.551, que fue sancionada en junio de 2020.

 

“La oferta existente es prácticamente nula, bajó muchísimo. La demanda es grande. Hay gente que estudia, familias y profesionales que vienen a trabajar, que buscan trasladarse. Un ejemplo es el de algunos médicos del Hospital Central, que buscan alquiler y lamentablemente no les podemos solucionar el tema habitacional porque no tenemos capacidad o inmuebles para disponer”, expresó el titular del Colegio de Martilleros Públicos, Fernando Olcese.

 

De acuerdo a lo que referenció, hay dos puntos de la legislación vigente sobre los que hay discordancia. Por un lado, la normativa establece que el tiempo contractual se define en 36 meses. Tanto el sector inmobiliario, como los propietarios y varios inquilinos, quieren que se modifique a 24 meses, como era antes. El segundo motivo de discusión tiene que ver con el formato de actualización, que fluctúa de acuerdo a un índice del Banco Central. Aseguran que es totalmente contradictorio.

 

 

La Ley 27.551 no atraviesa a la parte comercial. Solo se aplica en viviendas familiares.

 

 

“No es redituable ese parámetro. Puede ser para el propietario si es acorde a la inflación, pero para el inquilino no. Nosotros, inmobiliariamente, jamás habíamos trabajado con esos importes, siempre se trató de una suba del 30% o un 35%, quizá un 38% como tope. En la libertad de acciones que había con la ley anterior, se podía dar a elegir el período de actualización de valores cada 6, 9 o 12 meses. Le dábamos la elección al inquilino, que optaba según sus ingresos. Todo esto que se debate es exigible en un 100% en las viviendas familiares, no ocurre lo mismo con la parte comercial, que está liberada”, remarcó.

 

En la última actualización de precios, las subas se posicionaron en un 52%.

 

Aseveran que la oferta y la demanda incide en los montos, los valores se encarecen porque no tienen comparativos. Además, muchos propietarios no quieren correr los riesgos que pueden surgir a instancias de la legislación. Un ejemplo tiene que ver con los DNU que se impulsaron para congelar valores en tiempos de pandemia. Aseguran que el primer decreto que se aplicó estuvo correctamente dispuesto. Consideran que el resto no era necesario y que ello contribuyó al faltante de alquileres.

 

El martillero Guido González opinó que el escenario de San Luis no es el mismo que el de Buenos Aires, donde se advierte un fuerte fenómeno de retiro de inmuebles del mercado. Afirmó que todavía hay un porcentaje de dueños que prefieren que sus propiedades sean administradas por inmobiliarias a modo de garantía de asesoramiento y cumplimiento contractual. Coincidió en la disconformidad en torno a la duración de los contratos y el parámetro de aumento.

 

“Si comparamos la rentabilidad del inmueble con respecto al valor del mercado, no es rentable. ¿Cuál es el valor real de un inmueble en una economía tan inestable y dolarizada? La Ley de Alquileres fue aprobada en pandemia, donde hubo muchos factores que incidieron en la relación contractual, con un contexto totalmente diferente. Habría que pensar en una nueva ley, que sea más federal”, sostuvo.

 

Por su parte, Olcese remarcó que el porcentaje de inmuebles que aún se encuentra en el mercado, lógicamente no puede soportar la demanda. Los que ya estaban en alquiler renuevan contratos, los que cumplen con los períodos de contrato se suman a la oferta, pero son alquilados inmediatamente: hay pedidos con anticipación.

 

Varios referentes coinciden en que los propietarios que optan por retirar sus inmuebles, lo hacen por miedo o incertidumbre. Algunas de las propiedades que se sacaron del mercado se pusieron a la venta. Sin embargo, las inversiones son materia de un análisis profundo. Muchas veces los clientes que invierten en dólares tardan muchos años en recuperar el dinero. Asimismo, coinciden en que invertir en ladrillos es una alternativa que tarde o temprano vuelve a posicionarse.

 

MM

 

Comentá vos tambien...