25°SAN LUIS - Jueves 29 de Febrero de 2024

25°SAN LUIS - Jueves 29 de Febrero de 2024

EN VIVO

Lo juzgan por amenazar de muerte y golpear a una mujer

Para la fiscal Virginia Palacios, el hombre también la privó de su libertad y pidió ampliar la acusación. Él está libre.

Por redacción
| 16 de noviembre de 2023
De espaldas. Primavera, de azul, entre sus defensores, Agúndez y Molina. A la izquierda, la fiscal Virginia Palacios. Foto: El Diario.

Bruno Renzo Primavera comenzó a ser juzgado ayer por arremeter a golpes contra quien presuntamente era su pareja, en julio de este año. El acusado llegó al debate libre y sindicado como autor de lesiones agravadas por el vínculo y por mediar violencia de género. En su presentación en la apertura de debate, la fiscal de Juicio Virginia Palacios amplió la acusación con los delitos de amenazas, privación ilegítima de la libertad y lesiones graves agravadas por violencia de género.

 

Los hechos que se debaten habrían ocurrido entre el 8 y 9 de julio de este año. Según relató la fiscal, Primavera y la víctima estuvieron en un festejo el sábado 8 desde las 17, en el barrio Eva Perón. Allí, el hombre le habría planteado una escena de celos. Luego, se condujeron en el vehículo de la mujer hacia la casa de ella, en el barrio República, pero en el camino, siempre según los dichos de la denunciante, él frenó en Justo Daract y ruta 147, la insultó y golpeó dentro del auto al punto de que ella perdió un diente. Incluso la habría amenazado con prenderle fuego al vehículo con ella adentro.

 

Ambos continuaron camino hacia el barrio República y cuando iban cruzando el barrio San Martín, el hombre frenó y bajó a comprar cigarrillos. Fue en ese momento en que la mujer envió mensajes y audios a unas amigas pidiendo auxilio, pero Primavera volvió y llegaron finalmente a la casa de la mujer.

 

Cerca de las 7 de la mañana, alertada por una de las amigas de la víctima, efectivos del Comando Radioeléctrico y de la Comisaría 4ª ingresaron a la morada, que estaba cerrada por dentro, y detuvieron al agresor.

 

La defensa de Primavera, ejercida por los abogados Pedro Agúndez y Franco Molina, no negó los hechos de violencia, pero sí plantearon objeciones respecto de la figura delictiva inicial y a la ampliación de la acusación fiscal. “No hay pruebas de cargo para mantener la calificación. No hubo privación ilegítima de la libertad ni existen lesiones graves. También vamos a demostrar que no son pareja y que nuestro defendido no tiene antecedentes de violencia”, dijo Agúndez.

 

Tras la palabra de la fiscalía y de la defensa, el tribunal, presidido por María Eugenia Zabala Chacur y compuesto por los vocales Hugo Guillermo Saá Petrino y Ariel Parrillis, dio apertura a la etapa probatoria.

 

El primer testigo que compareció en el estrado fue el inspector Emanuel Enríquez, el primer efectivo del Comando Radioeléctrico en llegar al barrio República. El policía relató cómo llegó y cuál fue el panorama que encontró, y contó que una amiga de la víctima le indicó cuál era la vivienda. También, que nadie acudió al llamado de la puerta y que vecinos de la mujer se congregaron en la entrada e irrumpieron a la fuerza. Tras eso, el efectivo redujo a Primavera, quien se defendía del ataque de los vecinos, mientras ella yacía en un rincón con la cara ensangrentada y moretones en su cuerpo.

 

 

"Tené cuidado"

 

Luego pasó por el estrado la amiga de la víctima que llamó a la Policía, de apellido Bracamonte, quien adujo que su amiga le había escrito “Renzo me desfiguró”, por lo que se dirigió a lo de la joven y halló su auto y casa con llave. La defensa le consultó si sabía si a su amiga le faltaban piezas dentales. “Tenía un perno”, respondió.

 

Luego, una mujer de apellido Carlos, prima de la damnificada y policía retirada de la provincia de Jujuy, le explicó a la fiscal que su pariente le había presentado a Renzo como su pareja, pero que no había compartido mucho con él, ya que la relación era reciente. “Una vez vi que la miraba mal, con celos, con bronca”, dijo, para luego agregar: “Ese día le dije que no se le ocurriera tocarla porque me iba a conocer”. Además, mencionó que le había advertido a su prima sobre la actitud del hombre: “Tené cuidado”.

 

La defensa fue incisiva con las preguntas hacia Carlos a tal punto que la presidenta del tribunal tuvo que advertirle que no hostigue a la testigo. “¿Usted cómo sabe que la miraba con celos?”, inquirió Agúndez y la mujer le remarcó que fue sargento primero en Jujuy y que trabajó en el Ministerio de la Mujer de dicha provincia: “He visto estos casos muchas veces”, aseguró.

 

Luego, fue el turno de la víctima, quien pidió estar acompañada de Bracamonte durante la declaración. La mujer relató los hechos, pero le resultó difícil entrar en detalles, por lo que Palacios le recordó algunos pasajes de lo que declaró cuando hizo la denuncia. “Me dijo que iba a prender fuego el auto y cuando pasamos por el barrio San Martín me dijo que era su territorio, que me podía matar tranquilamente”. También, que cuando ya estaban en su casa continuaron discutiendo y que él, que estaba fuera de sí, le dijo “si quiero te acuchillo, pero no lo voy hacer”.

 

Agúndez le preguntó si en algún momento ella se sintió atrapada y por qué no intentó huir. “Es mi auto y mi casa, no tengo por qué irme ni dejar mis cosas”, respondió. Molina, por su parte, le consultó por las piezas dentales. “Cuando nació mi hijo me hice un tratamiento de conducto y después me puse un perno. A veces el diente se me despega”, fue la respuesta.

 

Luego, comparecieron la trabajadora social del Poder Judicial, Carina Sabeti, y una perito informática, Débora Suárez, quien se encargó de preservar los chats entre el acusado y la víctima. Ante preguntas de la fiscalía y la defensa, la primera explicó que la mujer ya había sido víctima de violencia en una relación anterior y que por eso no habría dimensionado las actitudes celopáticas y de acecho. Palacios le consultó sobre la posibilidad de que la víctima se retracte en sede judicial y la profesional respondió que es probable.

 

El debate continuará hoy con los últimos dos testigos: una médica y otra amiga de la víctima.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo