35°SAN LUIS - Viernes 01 de Marzo de 2024

35°SAN LUIS - Viernes 01 de Marzo de 2024

EN VIVO

Nació prematuro, lo daban por muerto y hoy cumple 24 años

Se trata de Carlos Daniel Oscar Leyes. Su mamá compartió la historia de vida con El Diario de la República.

Por redacción
| 29 de noviembre de 2023
En familia. El papá, Oscar Rafael, el protagonista de la historia y la mamá, Viviana, en su casa del 500 Norte. Foto: Gabriel Lucero.

Carlos Daniel Oscar Leyes nació el 29 de noviembre de 1999, a los seis meses de gestación. Su mamá, Viviana Herrera, lo tuvo en el baño de su casa, en el barrio Rawson de la capital. Cuando la hermana se enteró de lo que estaba pasando, salió corriendo a buscar a una vecina enfermera, clamando auxilio.

 

“Empezó todo en la madrugada del 29, a las 2 y 20. Fui al baño y me senté en el piso, y ahí veo que nace Oscar. Se sintió que lloraba, era chiquitito. Mi hermana fue a llamar a una enfermera de la vuelta de casa, Gladis Gil, y ella me ayudó a sacar la placenta y todo eso”, recordó Viviana en diálogo con El Diario de la República.

 

“Sabía que estaba embarazada pero tenía seis meses recién, era prematuro, chiquito. Pesó un kilo 110 gramos. Cuando vino la ambulancia, el enfermero le dio los golpecitos y no reaccionaba, ya estaba muerto él”, agregó mientras miraba a su hijo con amor en los ojos.

 

Al llegar la asistencia, los llevaron al Policlínico Regional (actual Hospital Pediátrico San Luis). Viviana cargaba entre sus brazos a su bebé, quien todavía —según los pronósticos— seguía sin vida. Antes de llegar a la sala donde la atenderían, la mujer sintió los débiles movimientos del bebé y avisó inmediatamente la milagrosa situación.

 

Volver a nacer. En medio de aparatos y médicos, la vida le dio una oportunidad; nunca faltó la esperanza.

 

“Yo veía que buscaban una bolsita para meterlo. Mi hermana tenía un toallón grande y ahí lo envolvieron con la placenta aún. Él iba a la morgue. Si no me doy cuenta de que se movía, no sé lo que hubiera pasado”, recordó.

 

Carlos Daniel fue el nombre que eligió la hermana de Viviana para el bebé que creían muerto. “Resulta que me llevan al hospital, me dan la bolsita para que yo la lleve y se movía la bolsita. Y digo: ‘Se está moviendo’. Me contestan: ‘No puede ser, si ya está muerto’. No me creían. Entonces mi hermana pidió que abriera la bolsita y cuando la abren, estaba dando un suspirito. Cuando lo lleva el enfermero a neo y a mí me llevan a revisarme, va corriendo y diciendo que estaba vivo”, dijo la mamá, con emoción al recordar la historia.

 

“No me dieron ninguna explicación. En ese momento había un montón de niños prematuros. Él estuvo en neo, al otro día de internarnos me buscó la enfermera y me dijo que tenía que bajar cada tres horas para sacarme leche, porque el bebé estaba vivo y había que buscarle ropita también”, comentó Viviana.

 

El pequeño estuvo casi 4 meses internado. Tenía una afección en el corazón, por lo que requirió de traslado con urgencia a la provincia de Córdoba para ser intervenido (también tuvo alta la bilirrubina). “Antes de llegar a Sampacho se rompió la ambulancia. Después, nos buscaron y nos llevaron a un hospital en un pueblo cerca de capital, y ahí me acuerdo que las enfermeras juntaron dinero para traer una ambulancia para llevarlo a la capital. Esto fue pasando un mes de vida”, mencionó.

 

Según precisó, el bebé llegó a pesar 780 gramos. Cuando tuvo la complicación de salud, estuvieron casi una semana en el lugar donde lo operaron. Se trata de una vivencia atravesada por la incertidumbre, pero también por la alegría de la vida.

 

Aunque Carlos Daniel no es hijo único (tiene un hermano mayor y dos hermanas menores), para la familia recordar su historia es algo especial. “En ese tiempo estaba sola, sin el papá de Carlos. Pero el papá sí me acompañó a Córdoba”, aclaró.

 

El recuerdo. En la casa, un álbum repleto de retratos de gente que acompañó.

 

 

Oscar Rafael Leyes, el padre de Carlos, señaló que a pesar de haberse enterado un poco más tarde de todo, desde ese momento nunca dejó a Viviana. “Yo me enteré cuando ya estaba internado, un poco antes de que lo llevaran a Córdoba. Dos añitos tenía el más grande de los chicos. Para ella era todo nuevo, era muy chica”, contó.

 

Para Carlos Daniel, el protagonista de la historia, es una segunda oportunidad para vivir. “Yo creo que, por así decirlo, por algo estoy acá hoy en día. Puede ser como una señal. Yo lo veo desde ese punto de vista. En juntadas, cumpleaños, siempre se cuenta la historia de mi vida. Hoy soy un chico trabajador, estoy terminando la secundaria y tengo ganas de seguir viviendo”, afirmó con la voz llena de esperanza.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo