12°SAN LUIS - Sabado 18 de Mayo de 2024

12°SAN LUIS - Sabado 18 de Mayo de 2024

EN VIVO

Un mundo mejor con energías renovables

Por redacción
| 06 de noviembre de 2023

Un sistema energético impulsado por energías renovables será mucho mejor, de entre 2 a 16 veces, para las personas, la vida silvestre y el planeta proyectó un estudio divulgado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF en inglés).

 

Para el organismo “los resultados nos ayudan a centrarnos en el panorama general y dejar claro que las energías renovables son significativamente mejores para la naturaleza y las personas, ahora y en el largo plazo”.

 

La primera conclusión es que un sistema energético impulsado por energías renovables tendrá un impacto positivo en una variedad de recursos, incluidos la calidad del aire y el agua, la salud humana, la biodiversidad y los ecosistemas.

 

Los mejores resultados ocurren en 27 de las 30 métricas de impacto medidas.

 

Las mayores diferencias son observables las áreas mineras, la calidad del aire y el agua, la pérdida de biodiversidad, la tierra perdida y degradada por los impactos climáticos, el riesgo de pobreza, la exposición a la escasez crónica de agua, los cambios de bioma, el estrés por calor y el riesgo de inundaciones.

 

Esos mejores resultados son posibles en gran medida gracias al desmantelamiento de las minas de carbón, la reducción de la quema de combustibles fósiles y los menores impactos del cambio climático en un futuro de transición rápida.

 

El estudio proyecta que una rápida transformación creará el doble de puestos de trabajo, lo que tendrá un impacto positivo en la fuerza laboral.

 

También, que reducir la frecuencia y la intensidad de los desastres provocados por el cambio climático ahorrará dos billones (millones de millones) de dólares al año en daños a la infraestructura.

 

Señala que la transición a las energías renovables podría imponer demandas adicionales sobre el uso del agua, la huella de la tierra y los ríos que fluyen libremente, pero el informe describe estrategias para evitar o minimizar drásticamente estos riesgos.

 

La demanda de metales críticos (litio, níquel, grafito, neodimio, cobre, cobalto, acero, silicio, plata, aluminio) aumentaría entre dos y 15 veces. Sin embargo, solo representarían cinco por ciento de la producción mundial total de metales en 2050.

 

Para entonces, el escenario de transición rápida tendría 30% menos de superficie total de tierra dedicada a la minería (76.000 kilómetros cuadrados en vez de 115.000) y de minas activas (2.300 en lugar de 3.400) en comparación con el de mantener la actividad como ahora, debido principalmente al desmantelamiento del carbón.

 

El estudio sostiene que, en un futuro impulsado por combustibles fósiles, la cantidad de tierra perdida por inundaciones, desertificación e incendios forestales será considerablemente mayor que la huella del desarrollo de energías renovables.

 

En cuanto a calidad del aire, el escenario de transición rápida implica una quema significativamente menor de combustibles fósiles, lo que se traduce en grandes mejoras en la calidad del aire y la salud humana.

 

También proyecta hasta 90% menos de eutrofización de agua dulce (exceso de nutrientes inorgánicos procedentes de la actividad humana), al disminuir la minería del carbón y de los vertidos directos de aguas residuales, y una disminución de hasta 76% de los riesgos para la biodiversidad.

 

Con otras métricas, la transición rápida puede crear hasta 36 millones de empleos al año en lugar de los 14 millones, con la economía como hasta ahora, y los costos en infraestructura y suministro de alimentos bajarían hasta un 50%.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Temas de nota:

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo