21°SAN LUIS - Lunes 26 de Febrero de 2024

21°SAN LUIS - Lunes 26 de Febrero de 2024

EN VIVO

Ramona cumple 101 años con una memoria intacta y el afecto de su familia

Este sábado celebrará junto a su hija, nietos y bisnietos en el lugar que la vio nacer y ser feliz.

Por redacción
| 07 de diciembre de 2023
Con sus nietos en su hogar. Construyó la casa en donde actualmente vive tejiendo colchas y buzos para los vecinos a cambio de materiales. Foto: Inés Cobarrubia

La casa de Ramona Ambrosia Pérez está de festejo. Y no es para menos. La nacida en Villa General Roca —hoy Los Manantiales— en 1922 este jueves cumple 101 años de vida. Este sábado lo celebrará junto a su única hija, Elba Mercau, sus nietos y bisnietos en el lugar que la vio nacer, crecer y ser feliz.

 

"Yo nací el 7 de diciembre, en un campo que se llama Los Baldes. Tengo 9 hermanos y uno de crianza, todos han muerto, he quedado yo no más. Me acuerdo cómo era vivir en el campo, cuidábamos vacas, chivas, con mi mamá y mi papá. Vivíamos todos juntos. La pasábamos bien, éramos todos muy unidos, nos queríamos mucho", comenzó a relatar Ramona, sentada en la silla de ruedas que hoy le permite moverse, aunque a veces tiene ganas de pararse y utiliza el andador.

 

Es hija de Mauricia Funes y Alejo Pérez. Como contó, tuvo 8 hermanos de sangre: María Antonia, Nicanora, Estanislao, Gilberto, Andrés, Eusebio, Jesús y Alejo; y uno de crianza, José Gómez. Con ellos disfrutó muchos años viviendo en el Departamento Belgrano hasta que conoció a Angelino Mercau, con quien pasó 6 años de noviazgo y decidieron casarse.

 

 Hace un año. Festejó los radiantes 100 años y espera que sean más. Foto: Gentileza

 

 

"Siempre en casa había mucho respeto. Después ya me puse de novia y me casé con Angelino ya hace más de 72 años —recordó con ayuda de su nieta Daniela—. En el 51 nació Elbita. Vivimos un tiempito en el campo, después nos fuimos a Mendoza, allá nació mi hija. Se me enfermó allá y mi mamá nos dijo que nos viniéramos a San Luis que había un médico muy bueno. Así que nos vinimos de allá con mi marido".

 

"Esos años fueron muy lindos, trabajábamos, pillábamos vacas, hacíamos quesos. Trabajamos mucho. Mi hija estaba con nosotros. Pasábamos una vida linda en el campo, era lindo", dijo con nostalgia en los ojos, pero mucha alegría en su corazón.

 

Cuando uno de sus primeros nietos, Ricardo, tiene que comenzar el secundario, decide mudarse a San Luis y hacer su casita, que es en la que todavía vive en la calle Raúl B. Díaz 2347. Su esposo ya había fallecido para ese entonces.

 

"Tengo 6 nietos: Ricardo, Armando, Carina, Romina, Daniela y Vilma. Yo me vine y compré el lotecito e hice esta casa y nos vinimos a vivir acá porque mi mamá vivía al lado y necesitaba de alguien que la cuidara", comentó.

 

"Tantos años que han pasado. En el campo teníamos muy buenos vecinos, éramos unidos. En San Luis vivo bien, gracias a Dios, estoy con los niños siempre, al lado de ellos. Tuve la mala suerte de que murió mi marido. Acá —en San Luis— tejía, hacía obras a mano, al crochet", agregó.

 

Cumplir 101 años para Ramona es una bendición y, entre risas, señaló que es ponerse más vieja. "Ya mis fuerzas van para atrás, pero gracias a Dios voy tirando. Me sabía gustar mucho cocinar, hacer inventos, aprender. Ahora ya no cocino nada. Ahora vivo muy agradecida de mis nietos, son muy sinceros, muy buenos. Mañana —por hoy— que llegue y pase, es un año más", añadió entre alegría y complicidad con Daniela, la nieta que hoy la cuida.

 

 Junto a la familia. Ramona es el sostén y ejemplo de todos. Foto: Gentileza

 

 

Un mensaje para Ramona

 

"Quien la conoce la llama nona. Yo estoy con ella desde los 12 años, prácticamente. Es como mi segunda mamá, yo para ella y ella para mí para todos lados. Tenerla es una alegría y así como ella está, lúcida. Ojalá si cada persona pudiese tener a su abuela así, como yo, sería re lindo", expresó Daniela.

 

Ramona es un símbolo de lucha y fuerza para toda la familia. "Construyó la casa tejiendo. Ella cosía y tejía, y no recibía plata sino ladrillos. Así fue haciendo su casita. Con ella, tanto mi mamá y yo, como mis 6 hermanos, agradecidos siempre de ver cómo la lucha día a día. Quien tenga a su abuela que la disfrute y cuídenlos como si fuesen un tesoro", agregó con los ojos vidriosos y mirando a Ramona.

 

Redacción/MGE

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo