SAN LUIS - Sabado 18 de Mayo de 2024

SAN LUIS - Sabado 18 de Mayo de 2024

EN VIVO

Una dupla ganadera que también produce alfalfa

Luciano Muñoz y Ayelén Lucero comparten mucho más que una vida juntos, ambos se dedican a la reproducción y cría de la raza aberdeen angus. Además producen forrajes.

Por María José Rodríguez
| 04 de junio de 2023
Luciano Muñoz y Ayelén Lucero administran el establecimiento El Charito. Fotos: Inés Cobarrubia.

El establecimiento El Charito, se destaca por su impecable distribución y el orden. Dos aspectos fundamentales para administrar bien un campo. Ayelén Lucero heredó de su padre las tierras que hoy trabaja junto a su pareja, Luciano Muñoz. Juntos llevan adelante todas las decisiones y tareas que tienen que ver con el manejo de ganado de cría y la producción agrícola en la que se destaca la alfalfa.

 

En el ingreso hay un cartel que invita a pasar la tranquera, después de hacer una “ele”, y atravesar la enorme alfombra verde de alfalfa,  hay una cálida casa que sirve de refugio cuando la familia decide pasar allí sus días. Casi en el centro hay otra vivienda que es ocupada por quienes cuidan el campo. Además hay otros animales que conviven en la tranquilidad de la zona: las gallinas pastorean libremente, hay caballos para trasladarse y ovejas que saludan simpáticas desde un corral ubicado al  lado de los terneros.

 

 

El Charito tiene 620 hectáreas de las cuales 200 se alquilan, en 45 se produce alfalfa y el resto se destina a la ganadería.

 

El Charito, está emplazado a unos 35 kilómetros al noreste de Villa Mercedes, en la cuenca media alta de El Morro, este campo tiene 620 hectáreas, de las cuales 200 están en alquiler para agricultura y en las otras se trabaja la ganadería la alfalfa.

 

“Actualmente contamos con 200 madres aberdeen angus, tenemos negras y coloradas, esta es la raza que mejor se da por acá. Para alimentarlas hacemos diferentes tipos de forraje durante el año, entre ese forraje que les damos tiene un papel preponderante la alfalfa”, explicó Muñoz, que fue quien se animó a hablar con la revista El Campo, mientras tanto a un costado, Ayelén escuchaba, observaba y aportaba datos importantes.

 

Cuidados. Luciano Muñoz y Ayelén Lucero administran el establecimiento El Charito.

 

La dupla de productores está más abocada a la ganadería, “porque es lo que más nos gusta, es un modo de vida, por ahí los números no tienen el impacto que sí tiene la agricultura, pero lo vamos llevando”, reconoció Muñoz y contó que desde que tomaron las riendas del establecimiento los asesora el veterinario Francisco Gabutti, siempre enfocados en mejorar la genética.

 

“Empezamos con un 20% de inseminación, que es un proceso largo porque hay que ordenar el campo para lograr buenos resultados. Hasta que pudimos lograrlo con servicio estacionado, llevamos entre 3 y 4 años haciéndolo que es el 80%, 90% del rodeo inseminado, más un repaso de toros, siempre los días de servicio se van acortando para lograr una buena homogeneidad de los terneros ya sea cuerpo y cabeza de todo el rodeo”, indicó y afirmó que obtuvieron muy buenos resultados a nivel preñez, “en un promedio fue del 94% todos los años. Este 2023 nos va a pegar un poco duro, quizás la cifra disminuya, por la falta de lluvias, incluso estamos viendo que están saliendo del destete con unos veinte kilos menos de lo que veníamos  logrando en años anteriores”.

 

 

Estamos abocados a la producción ganadera porque es lo que más nos gusta, este es un modo de vida aunque a veces los números no den.  Luciano Muñoz

 

Además, Luciano dijo que todos los toros que adquirió son de la cabaña La Benedicta de Francisco Gabutti que es quien los asesora y, además, es muy reconocida por la calidad de su genética en Villa Mercedes. “También formo parte del grupo Cambio Rural, en el que somos alrededor de 10 integrantes, nos reunimos todos los años y es nuestra primera opción de compra, cuyos resultados estamos viendo año a año, con los kilos logrados al destete”, aseguró.

 

Ambos productores agropecuarios tienen mucho trabajo, pero también tienen tiempo para soñar cuando los objetivos son claros: “Si bien tenemos 200 madres, buscamos llegar a las 300, estamos evaluando la posibilidad, ya que con la seca primero hay que obtener el pasto para llegar a ese número, para que los animales no sufran. No queremos que nos pase como este año, que si bien teníamos el pasto para darles, es decir rollo de alfalfa, la helada nos pegó fuerte a todos y en nuestro caso, nos quedamos sin el alimento como consecuencia de la seca”, lamentó.

 

Con toritos. En 2019, 2021 y 2022 en la Fiesta Provincial del Ternero lograron los titulos de gran campeón y subcampeón.

 

El trabajo de la reproducción

 

Con respecto a la inseminación, Muñoz contó que primero tuvo algunos años previos de trabajo intenso para ordenar el rodeo. El segundo paso que dieron fue comprar toros en La Benedicta y “luego inseminamos el 20% del rodeo, cuando la vaca que parió hasta el primero de octubre, entraba a inseminación el primero de diciembre, es decir que la cuidamos alrededor de 60 días para que esa madre llegara bien con su ternero criando y poder preñarla nuevamente. Hicimos el repaso de toros, en aquellas vacas que fueron inseminadas, pero también en aquellas que no llegaron, iniciamos el proceso con 75 días y ahora lo hacemos en 60, como mencioné”, explicó: 

 

El productor agropecuario añadió que ya hace cinco años que trabajan de esta manera: inseminando entre el 80% y 90% del rodeo, “esta práctica nos favorece en la obtención de kilos en el destete y en la homogeneización de los animales, es decir que podemos lograr mejor cabeza y cuerpo de parición y casi nada de cola”, especificó.

 

 

10
En la zona de los corrales había un pequeño grupo de ovejas, “son poquitas y las tenemos como cortadoras de césped.  Por ahí consumimos alguna, pero las tenemos porque a mi suegra  le gustan”, indicó Luciano Muñoz.

 

En 2019 la dupla ganadera participó con  machos capados en la Fiesta Provincial del Ternero. “Nos llevamos una inmensa alegría al lograr el título de gran campeón y el segundo lugar. En 2021 y 2022 repetimos ambos logros”, expresó emocionado.

 

 Este año los productores no pudieron participar de la fiesta “porque se nos atrasó el destete debido a la seca, más la helada de marzo del año pasado, esperamos volver a lograrlo el año que viene”, adelantó.

 

La producción de alfalfacomo primera opción

 

“La posibilidad de trabajar en esta pastura surgió como puntapié inicial en 2018, gracias al impulso que le dio el Gobierno de la provincia a los pequeños productores al proponer el Plan Plurianual de Alfalfa, que lanzaron a través de San Luis Logística”, dijo Luciano.

 

Contó que en un principio recibieron los insumos y semillas para trabajar sobre quince hectáreas. “Con financiamiento propio sumamos quince más. Eran del grupo 8, la planta ya está en su cuarto año de desarrollo y por eso estamos pensando en poner otro tipo de cultivo, para después seguir con la alfalfa. Consideramos que ahora es momento de sembrar maíz o sorgo, para darles a las vacas. Después la idea es continuar con la alfalfa porque eso es beneficioso, no solo para el productor ganadero de esta zona, sino también pensando en la erosión que sufrió el suelo. Hemos comprobado que la pastura absorbe toda el agua y eso favorece de alguna manera seguir trabajando. Dentro del problema ambiental que se produjo buscamos esta ventaja para salir fortalecidos y la verdad es que la propuesta funciona”, expresó el productor agropecuario.

 

Recomendaciones. Francisco López Rosas observa en detalle una planta de alfalfa.

 

“En la actualidad tenemos 45 hectáreas implantadas, después de rotar un poco los cultivos para fortalecer y nutrir el suelo vamos a seguir haciendo la pastura. Dependemos de dos aspectos fundamentales, uno es el dinero y el otro es el clima. Cuando los pronósticos indican que será un año llovedor tratamos de hacer todos los barbechos posibles para lograr una buena implantación de alfalfa”, especificó.

 

 

Francisco López Rosas es el ingeniero agrónomo que asesora a los productores del grupo Cambio Rural de la zona de Villa Mercedes y alrededores.

 

Muñoz agregó que por estos días buscan desarrollar un plan B, “es decir tenemos que tener un tipo de pastura como alternativa porque el invierno es la época del año que más pega a la producción agrícola. Esto no significa que en el verano nos sobre pasto, pero hay algunos cuadros con llorones, que es un cultivo perenne que dura varios años que tenemos en cuenta como una buena alternativa forrajera. Además contamos con otro lote de pasturas naturales donde cuidamos el suelo del monte para no seguir erosionando”, aseveró parado en medio de un campo con alfalfa.

 

De fondo se percibe el cerro de El Morro. Hay viento, pero sirve para cortar un poco el calor del sol del mediodía.

 

Una vez más, Luciano y Ayelén mencionan que van tras un objetivo claro: “Queremos continuar por este camino, ojalá lleguemos a las 300 madres y contemos con las pasturas posibles para hacer un buen manejo”, afirmó el productor y añadió: “Sabemos que para tener una buena ganadería tenemos que tener cubiertas las cuatro patas de la mesa: buen manejo, sanidad, alimentación  y genética. Fortaleciendo esos cuatro puntos, considero que vamos por buen camino”, dijo. 

 

Grupo 8. La pastura lleva su cuarto año de desarrollo, ahora pondrán maíz o sorgo.

 

 

El énfasis en El Charito está puesto en la etapa de cría, “también buscamos dar otro paso más importante haciendo recría, eso implica también mejorar la infraestructura. Contar con un buen silo de chapa para el maíz, que es el alimento principal del ganado. Y la compra de maquinarias para darle al animal su comida”, dijo Muñoz.

 

Otro aspecto que tienen en cuenta para crecer es que necesitan mano de obra, “contar con la ayuda de los empleados, en el campo se está haciendo muy difícil, porque son muchas personas las que prefieren mudarse a la ciudad. La mayoría de los que están ahora trabajando en la ruralidad son personas grandes, ojalá se fomente el tema de volver a las actividades de campo, que es el que produce y aporta una gran parte de dinero al país”, opinó.

 

 

Integrante de Cambio Rural

 

“En 2018, por recomendación de Claudio Sáenz, especialista del INTA, nos dijo que formemos el grupo Cambio Rural. Nos ayudó a poner la pata en el acelerador para agruparnos, somos todos pequeños productores que tenemos el inconveniente ambiental de la Ccuenca del Morro y estamos buscando solución para las zonas afectadas, intentando darle una vuelta de rosca a la situación para que las zonas perjudicadas por el exceso del agua no queden en bañados, sino que podamos utilizar estos espacios para la ganadería”, indicó.

 

Este tipo de iniciativas une a los productores, les sirve para enriquecerse y poder crecer, se reúnen una vez al mes y actualmente son 10 integrantes.

 

“El productor asesor que acompaña al grupo es Francisco López Rosas, nos da las pautas para todo lo que tiene que ver con la producción, además, le hacemos consultas y nos quita las dudas. La mayoría de los integrantes del grupo, son ingenieros o futuros ingenieros que cursan la carrera, entonces logramos un feedback. Con la tecnología con la que contamos estamos comunicados, entonces es invaluable el apoyo laboral y social. Cuando uno sufre una manga de piedra, tratamos de colaborar y resolver lo que va aconteciendo”, detalló.

 

 Una de las problemáticas que trabajan y es la que más les preocupa es la inseguridad.

 

Algo para destacar del trabajo de Cambio Rural, “es que tenemos una gran participación de mujeres, con Ayelén pasamos varias horas trabajando con la hacienda y es conocedora de todos los detalles, además es contadora del grupo. También hay ingenieras, administradoras y productoras de establecimientos. Ellas proponen ideas, cumplen un rol fundamental en el aporte de ideas y ayudan a tomar decisiones”, expresó Muñoz.

 

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo